viernes, 13 de junio de 2008

Cascos, polígamo sucesivo


El debate ideológico del PP está más enrevesado que la trama de Perdidos. La leña al fuego que aportan hoy es la reclamación de Álvarez Cascos para que el partido se defina como inspirado en "el humanismo cristiano de tradición occidental". Vamos lo que defendía el que fuera gran capo del PP asturiano a comienzos de la democracia, lo que pasa que entonces con demasiados matices al nuevo régimen.

En vano he tratado de encontrar el cartel electoral de una de las primeras elecciones en Asturias en las que Cascos aparecía defendiendo ese humanismo cristiano con una vehemente oposición al divorcio (hace años lo tenían colgado para mofa y befa en la sede de IU en Oviedo, algún alma caritativa que me lo mande). A falta de pan, aquí estas mis tortas: una entrevista publicada en la extinta Hoja del Lunes asturiana y donde el Cascos concejal de Gijón defiende con toda su jeta que la familia "es indivisible".
No una sino dos veces se divorció este buen hombre, y da que pensar que el 2004 le pilló muy madurito porque sino, se arranca y en un arrebato se casa de nuevo con un efebo, aprovechando que hay matrimonio homosexual.
Bueno, quizá no tanto. En todo caso, que sepa este defensor del humanismo cristiano como le definirían los evangelizadores: polígamo sucesivo, tal que así, verdad revelada de la buena.

No hay comentarios: