domingo, 15 de junio de 2008

Los chicos con las chicas


La edad de piedra ya pasó, al menos por aquí. Los chicos con las chicas tienen que estar. Así decía una canción de Los Bravos hace ya 31 años pero el Tribunal Supremo lo dio por sentado esta semana. Vamos que deja al arbitrio de cada comunidad autónoma si concede conciertos educativos a los colegios que segregan sus alumnos en función del sexo. No se sabe muy bien por qué.
En los dos casos de Asturias, uno para la genitalidad interna y otro para la externa, hemos escuchado distintos argumentos a veces contradictorios. Unas veces, la separación sexual se apoyaba en el bizarro argumento de que las chicas maduran antes y, estando todas ellas sin varón a la vista, estudian mejor. Es una tesis que defienden con igual pasión miembros y miembras de colectivos religiosos integristas y feministas fundamentalistas, quizá porque les une mucho más de lo que les separa.
Otras veces, agotada ya la pedagogía-ficción, se esgrimía el mero cinismo: no había chicos en el colegio femenino (o viceversa) porque ningún padre había querido llevar allí al retoño, pero no había impedimento real. La culpa es de los padres que las visten como colegialas.
Tampoco es que el tribunal se haya mojado mucho, deja que se mojen los consejeros de Educación. Llegará la hora en la que el Principado con Riopedre a la cabeza tendrá que decir si está dispuesto a pasar la edad de piedra o volverá a achantarse como con el horario de Religión y sin explicaciones. Vivimos como en la película El exorcista , "el poder de Cristo te obliga". Y punto en boca.



(Aquí me las den todas 15-06-08)

1 comentario:

Small Blue Thing dijo...

¿Ha sido la Semana Internacional de la Gilipolluá y yo no me he enterado o qué?