domingo, 20 de julio de 2008

Exconxuraos del 11m


Sobre el 11M queda ya muy poco que decir, tan poco que el Supremo ha ratificado los puntos esenciales de la sentencia de la Audiencia Nacional. Ni etarras, ni orquesta Mondragón, ni ácido bórico. Elvis no esta vivo y Paul McCartney no está muerto. De lo que queda mucho por decir es de los autores intelectuales de la teoría de la conspiración y del inmenso rebaño de borregos que les ha reído la comedia. Hubo un tiempo en que hubiera bastado con dejarlo estar y cubrir con un tupido velo tanta estupidez. Ya no, y menos aún cuando, con orgullo pollino, todavía esta semana los hay que hacen alarde de sentirse tan a gusto que no se van a bajar de la burra.
En la conspiranoia ha habido un poco de todo, desde luego afán de ganar dinero (ya sea con venta de periódicos o de libros y libelos) a costa de la tragedia de 200 personas; también un despreciable interés político dispuesto a llevarse lo que sea por delante con tal de restar legitimidad al resultado de unas elecciones. No menos importante ha sido la pura maldad de gente corriente (que es la más pura de todas) y que es la que ha logrado sostener esta milonga durante tanto tiempo.
Tanta mala baba no se puede olvidar fácilmente, sobre todo porque ha sido muy larga y constante. Por eso se hace exigible un propósito de enmienda y que sea llamativo. Casi tanto como los exconxuraos de Llanera, que tuvieron que ir vestidos con sacos y calzaron un capirote en la cabeza camino de la Catedral, aguantando los insultos. Hagan algo que no se nos olvide, algo a la medida de su infamia.
(Aquí me las den todas 20-07-08)

No hay comentarios: