miércoles, 16 de julio de 2008

Lecciones de Infrasexum


Me encontré este minicontrato para entrar al cine en Dark Roasted Blend. Se refiere a la declaración que había que asumir para poder disfrutar (es un decir) de la película Infrasexum. Me he molestado en indagar un poco sobre este film, de 1969, un típico ejemplo se sexplotation, que probablemente si hoy se emitiera en televisión diríamos que es aburrida y no hay rasuración que es cosa de nuestro tiempo.


Particularmente creo que el porno ha hecho más por la libertad de expresión que muchos grandes pensadores pero eso podemos discutirlo otro día (u hoy mismo, ahí en los comentarios). Si hago referencia a esta nota es porque me ha emocionado su inocencia, particularmente los puntos 7 y 8 que dicen: "Creo que ninguna persona, legal o física, a prevenirme sobre ver una película que deseo ver (...)" y "apoyo el supremo derecho del pueblo a gobernarse a sí mismo y expresar su voluntad".
Lo tendremos que volver a repetir ahora que tanta gente nos quieren volver a decir qué podemos o no ver, ya sea con amenazas de integristas irritados, empresas que retiran la publicidad por presiones de fundamentalistas, o asociaciones de privilegiados que promueven su particular revuelta de notables ante los avances de internet.

No hay comentarios: