sábado, 20 de septiembre de 2008

ZP no es blanco

No seguí con mucho interés la polémica sobre la confusión de McCain acerca de España y Zapatero hasta que saltó a la blogosfera. Reconozco que no me he parado a escuchar la entrevista por la radio, más bien me han llamado la atención las reacciones que ha provocado. Aquí , un blog norteamericano dedicado a política, atribuyen la confusión al marcado acento hispano de la entrevistadora (de radio Caracol, Colombia) y más bien ahondan que por qué hace meses el candidato yayo republicano dijo que no tendría problema en reunirse con ZP y ahora se desdice, quizá para cubrir el error.



Otros blogs se estiran hasta especular con que McCain confundiera Zapatero con Zapatista, lo cual es la risión, de momento más por aquí que siempre nos sentimos ofendidos porque en EEUU crean que España está en Latinoamerica, aunque en los propios debates electorales norteamericanos ya se preguntan si necesitan otro presidente sin nociones de geografía.



Por decir algo más original quisiera hacer referencia a cómo esa confusión traspasa numerosos ámbitos de manera que, en la peculiar distinción étnica que domina las clasificaciones sociales en EEUU, aún falta una guerra para que a los hispanos (aquí incluyo a los españoles) se les considere blancos. Mirad este gráfico encontrado en el genial blog Sociological Images:



El gráfico se refiere a la visión que tienen blancos, negros e hispanos acerca de la dureza del trabajo de los inmigrantes. No me interesa tanto la reacción de cada grupo como la nota que que dice "blancos incluye sólo a los blancos no hispanos. Negros incluye a los negros no hispanos. Hispanos son de cualquier raza". Tomad ya, racistas españoles, un poco de vuestra propia medicina.

Ahora un momento de calma, la blancura norteamericana se gana en varias generaciones y con mucha sangre en cada guerra. No fue hasta la de Secesión y la terrible batalla de Gettysburg que los irlandeses (esos chicos pecosos y pelirrojos) comenzaron a ser reconocidos como blancos en la américa de Lincoln. Hay un libro dedicado a este asunto que yo conocí gracias a Juan Carlos Castillón y su libro Extremo occidente (muy recomendable). Y hablo de que la blancura se gana en la guerra porque cada generación de inmigrantes en EEUU ha logrado la asimilación a través del ejército. A los hispanos les toca Irak. O ya veremos.

1 comentario:

unmundodecine dijo...

Ay... y les ayudamos a ganar su Independencia...