domingo, 19 de octubre de 2008

Despidan al gerente


En apenas dos semanas todo el mundo se ha vuelto socialdemócrata. Todos los gobiernos de Europa, sin importar su color político, han pasado del dogma liberal a requerir el control estatal de la economía en un abrir y cerrar de ojos. Tantos cambios repentinos les sientan verdaderamente mal a los más extremados y así, los neocon estadounidenses y españoles están en un tris de hacerse directamente bolivarianos ; los primeros nacionalizando la banca y los segundos clamando contra que se les ayude, que parece que si en tu país no quiebra un banco no eres nadie. Ya son ganas.
Como el descrédito de los economistas es manifiesto, porque ni uno acertó con la que se veía encima y ya son muchos años de oír "desregularización" y "liberalización" como palabras mágicas, quisiera yo --que no tengo mucha idea de economía, pero no creo en la magia, ni en las manos invisibles del mercado-- ofrecer algún consejo para capear el temporal.
Por supuesto me refiero a que tiene que haber despidos. Muchos. No voy a salirme del guión de estos años, cuando todo se arreglaba mandando al personal a la calle. Lo que pasa es que deberíamos pensar bien en a quiénes tenemos que despedir. Pensemos en esa casta de chuloputas engominados que se han repartido cargos de gerentes, directores generales, asesores de la dirección y ejecutivos en general, y que son quienes nos han traído la ruina. Despedir a uno solo de ellos sale más a cuenta que unos 200 salarios de trabajadores corrientes. Imagínese qué ahorro si los larga a todos a la vez. De nada.


(Aquí me las den todas, 10-10-08)

No hay comentarios: