miércoles, 1 de octubre de 2008

Menéame, una perspectiva periodística

*Esta imagen pertenece a Kurioso


¿Qué es una noticia? En la facultad de periodismo le dedicábamos tiempo a esta pregunta. No tiene una respuesta definitiva porque los intereses del público cambian con el tiempo; en todo caso, y a modo de resumen, diría que una noticia lo es más o menos en función de a quién va dirigida (en un periódico de Soria es más importante la muerte de un soriano que una estampida con centenares de fallecidos en la India), es decir cercanía espacial y, sobre todo temporal (las noticias son nuevas, en castellano antiguo, y todavía en el inglés reciente, news). Hay otros criterios que siempre se balancean en el filo de la navaja, noticia es lo que interesa al público pero también lo que, con un criterio lo más cercano a la objetividad del editor, debería ser conocido por el público a pesar de que, en principio, no manifieste mucho interés (los experimentos del CERN son muy relevantes aunque no sean motivo de discusión en la barra del bar).


Y en estas llegó Menéame. No sé si se estudia en las facultades de periodismo, desde luego en mi opinión debería hacerse. Voy a empezar por destacar las virtudes de este sitio que me parecen muchas: primero que roza la democracia perfecta en la relación emisor-receptor (todos los usuarios pueden enviar noticias, conocerlas y comentarlas), su actualización es constante y dinámica; y es un hecho que influye notablemente y cada vez más en medios tradicionales (sobre todo en televisiones, me consta que leo noticias en Menéame por la mañana y las veo en mi pantalla por la tarde. Sirve además como una fuente interesante para el periodista, yo a veces lo hago).


Vamos a los defectos, que también los hay. ¿Qué es noticia en Menéame? Lo que votan los usuarios y punto. Si Borges es autor del cínico dicho que la democracia es la tiranía de la estadística, lo cierto es que Menéame lo fía casi todo al algoritmo. Así, llegará a portada un complejo análisis de las causas de la caída de las hipotecas subprime; pero también fotos chachis de rayos y tormentas. Y, la verdad, eso no es una noticia, aunque mole, aunque sea guay para mi blog (mea culpa). Digo esto porque, aunque no creo en las mafias de menéame (tengo dicho que el hundimiento de noticias se debe más a la desidia que a las malas artes) no deja de ser cierto que los meneadores tienen sus filias y fobias. Las segundas bastante claras para el observador ocasional: nada de noticias del corazón (¡bien hecho!); odio a los obstáculos al P2P (eso es ir con el siglo); y siempre mejor Linux que Microsoft-Firefox que Explorer (sinceramente, esto es para iniciados). A esto se suma un cierto desprecio por el periodismo en general. No una sino dos veces he visto recientemente presumir de que no se leen periódico y fardar en plan integrado (en la terminología de Umberto Eco) de que bastan los blogs y menéame para estar informado.


La verdad, nunca se está bastante bien informado. Es mejor leer dos periódicos que uno, y mejor tres que dos. Si a eso se suma pasar por menéame, algún blog y oír la radio mejor que mejor, o sea óptimo. Pero es demasiado integrado (y en exceso es tan malo como ser apocaliptico) creer que basta con el algoritmo para saber lo que pasa en el mundo.


Insisto en lo del algoritmo a causa de una noticia nueva, de ayer mismamente. Empezó con Escolar poniendo el dedo en la llaga sobre una noticia falsa que llegó a portada. En general, la mayoría de usuarios de menéame se toman bien las críticas (los editores, lo siento, no). En el debate hubo de todo, aunque quiero destacar este comentario del autor del invento Ricardo Galli que me parece muy significativo. O sea, que da igual que la noticia sea falsa "porque se ajusta a las normas", sí es correcto el enlace. Lo más triste es que unos días antes fue la risión de Menéame Andy, de Andy & Lucas, por la misma equivocación en la que cayeron quienes menearon esta falacia.


¿A dónde voy con esto? Yo le veo más gloria que pena a Menéame, pero no basta para presentarlo como vanguardia de los mass media y espejo del futuro de la comunicación. ¿Por qué llega a portada la bolsa y una foto de un Boeing descapotable? Pues porque lo ha votado la gente, ni más ni menos, y eso es loable; pero no es un criterio periodístico de información general que sirva para un público lo más amplio posible (el objetivo de los medios tradicionales). Sería interesante conocer un estudio demográfico de los usuario de Menéame. Hasta entonces, y sin datos ciertos, diría que la mayoría son muy jóvenes, habitantes de ciudades antes que de nucleos rurales, y más varones que mujeres. Y eso se nota tanto en las noticias que llegan a portada como en los comentarios. Está muy bien, pero no es "el público". De verdad, adoro Menéame, pero me resisto a ser un integrado que piensa que con esto le basta y le sobra. Un poco más de humildad a los que han crecido en la era de los medios digitales, todavía la mayor parte del planeta usa los tradicionales, y nuestros hijos se reirán de esta prehistoria tecnológica con la que tanto flipamos. Sería objeto de otro artículo pero menciono aquí la importancia de que la generación joven (la que más usa menéame) sirva de puente entre una cultura basada en el papel que va a disminuir y otra audiovisual que está por llegar. No sirve de nada enfrentarlas sino que hay que aprovechar lo mejor de ambos mundos.


Un caso de salto de menéame a los medios lo protagonicé sin querer. Este pdf con el pleno del ayuntamiento de Oviedo llegó a portada en Menéame. De allí saltó a dos medios (uno y otro) digitales; y de allí a la prensa escrita. Hay, o debería haber, más sinergia que enfrentamiento. Como periodista he sacado más de una noticia de Menéame. Este caso por ejemplo, me llegó a través de un blog. Bien por él, pero la página se corrigió cuando la noticia apareció impresa en papel, lo tangible, todavía, tiene más influencia que lo digital. Menéame, no podría ser de otra manera, flojea en la información local y regional, quienes en sus comentarios despotrican contra los periódicos nacionales olvidan que no toda la prensa se reduce a El País, El Mundo, la SER y la COPE. Será el periódico de tu región el que te diga si hay pocas farmacias en tu ciudad, o cuanto alumnos se meten en cada aula. Eso no llega a los medios nacionales, y dificilmente a menéame. Falta la cercanía espacial porque sus receptores forman una comunidad virtual. Esto no es malo, es nuevo y hay que estudiarlo con calma.


(Un inciso final, desde la humildad del usuario neófito. Dado que los criterios de selección de noticias son tan vagos, eliminaría el negativo de irrelevante, ¿qué es irrelevante si vale lo mismo un descubrimiento científico que un gift de lalalalala?; y también el de spam. Creado con muy buen criterio para evitar abusos, se ha acabado abusando de ese negativo. Se dice que no se está en contra de la autopromoción siempre que no sea lo único que se envía, pero en la práctica es imposible la autopromoción que siempre se tildará de spam. ¿Es el hombre un lobo para el hombre o somos buenos por naturaleza? Me inclino más a lo segundo aunque meta algún mordisco, confío tanto en Menéame que estoy seguro de que con el simple voto de los usuarios sólo los envíos de spam interesantes llegarían a portada. Porque lo habría votado la gente, lo que es Menéame, ni más ni menos)

4 comentarios:

unmundodecine dijo...

Estoy de acuerdo contigo en toda la reflexión a la que te ha llevado el fenómeno Menéame y lo noticiable del asunto. Y tampoco puedo estar más de acuerdo en lo referente al spam, si la noticia es de interés prosperará (algunas mías lo hicieron cuando lo utilizaba) y si no, estará condenada a no elevarse nunca.

Anónimo dijo...

TL;DR
enjoy

Nemigo dijo...

un par de puntualizaciones
En los inicios de menéame el voto spam y autobombo eran el mismo. Se ponía así Spam-autobombo
Luego se suprimió lo de autobombo y quedó spam sólo
Hay quien dice y vota que spam y atobombo es lo mismo. Spam quizá sea lo que no sirve para nada. Algo inutil y que no aporta nada

La prensa "seria" tambien publica información falsa, erronea y manipulada. No se rasgan vestiduras por ello

El que dice ¡Ni! dijo...

Muy de acuerdo. Y creo que el punto principal es el plantearse que el sistema de votaciones populares solamente es una forma más de regulación distribuida de la información, no la mejor ni la más justa. Y como dices, las noticias más valoradas sólo lo son para el perfil medio, muy "tecno-sesgado", del usuario que usa Menéame. Muchas noticias se adaptan a los votantes, lo que se busca es "subir" porque da relevancia en el grupo. Los titulares frívolos e intrascendentes atrapan más miradas. Por eso no tomo demasiado en serio a webs similares.


Lo que me da miedo es, como siempre, la Inercia, el dejarse llevar... que se traduce en falta de rigor, falta de esfuerzo en comprobar la veracidad de una noticia, y sobre todo, falta de capacidad crítica. Temo que, ante la avalancha de información, mucha gente sin tiempo de contrastar tiende a creerse ciegamente los titulares de la web igual que ha aprendido a hacerlo con los de la televisión o la prensa escrita. Porque por ese camino se llegará con el tiempo (siguiendo con las leyes físicas) por acción-reacción, al extremo contrario de no creer jamás una noticia o sospechar siempre de fraude, montaje o intereses personales.

Como tú dices, lo mejor es leer mucho y variado, papel y pixels, y hacerse la idea en conjunto para promediar las "desviaciones".