domingo, 2 de noviembre de 2008

Banqueros morosos


Tardó un poco Aznar en hablar de la crisis económica, que se hizo esperar a esta semana, y se hubiera creído que tanta demora fuera para decir algo bien reflexionado, pero no parece el caso. Dice el expresidente que no se podrá arreglar con "socialismo simpático" ni con intervención en la economía, pero podemos responder rápido que si la crisis tiene una causa no es otra que "neoliberalismo antipático" y que, de momento, la intervención la están pidiendo los propios bancos.
Vamos, que yo, de un hombre al que no le gusta que le digan cómo tiene que conducir, y que insulta el noble adjetivo de escéptico para negar que exista el cambio climático, hubiera esperado otra cosa. Pasan los meses y aún no hemos escuchado a un liberal decir lo que se esperaba de él. Que como el mercado se autorregula que es un primor y que no hay más ley que la del más fuerte, no tiene sentido ofrecer rescates a la banca, que quiebre quien se lo merezca y allá se arrase el mundo entero que la mano invisible de la ley de la oferta y la demanda lo va arreglar todo ella sola, ¿no?
Pues parece que no. Que nadie se atreve a decir cosa semejante y debe de ser porque no están tan seguros de la fiabilidad de las manos invisibles, y si no se lo creen ellos, ¿por qué lo vamos a creer nosotros? La banca española ya ha dicho que sí, que quiere las ayudas, pero que no se diga quien las recibe. Oiga, no. Que ese es mi dinero, y hay que saber quién va a hacer uso de él. Es un concepto que conocen bien los banqueros, se llama lista de morosos, ¿no les suena?



(Aquí me las den todas, 02-11-08)


No hay comentarios: