viernes, 14 de noviembre de 2008

In media res

A la pregunta de ¿En qué orden debería mostrar a mi hijo la saga de Star Wars? los lectores de este blog han respondido:


--En el orden de los números naturales: I, II, III, IV, V y VI: 15 (20%)

--En el clásico: IV, V, VI y luego I, II y III: 45 (61%)

--Primero las impares y luego las pares para fomentar su capacidad de completar elipsis: 2 (2%)

--No tienes nada que hacer frente a Harry Potter: 11 (15%)







Mil gracias por vuestra participación, de mi parte y también de la del pequeñajo. Creo que os haré caso, no en vano la decisión mayoritaria coincide con mi criterio. El orden crononólogico deja fuera de juego grandes hallazgos de la saga, primero descubrir que el gran maestro de los Jedis es un enano verde con pinta de duende que habla con mala sintaxis y vive en una ciénaga; segundo, no hay nada comparable a vivir por primera vez la sorpresa de saber que el archienemigo de Luke Skywalker es su propio padre. Nada impide que veamos las películas en este orden y luego en el otro; y como yo aprecio tanto a los Beatles como a los Rolling Stones y tengo a los Sex Pistols al lado de Pink Floyd, creo que sabré defender a los clásicos mientras disfrutamos juntos de las andanzas de Harry Potter, que también tienen su cosica. (Particularmente considero La piedra filosofal como una de las mejores películas infantiles que he visto)

1 comentario:

José Luis dijo...

En esta ocasión he coincidido en la votación con la opción mayoritaria:) Así Mario disfrutará en el mismo orden en que lo hicimos nosotros, en mi caso habiendo llegado a tiempo de ver la segunda y la tercera en la sala de cine el día de su estreno. Así que sugiero que si no tienes todavía proyector, te compres uno, desnudes alguna pared de la casa, la pintes de blanco si es de color oscuro y realices una proyección de las dos trilogías como Dios manda.

Un abrazo y que la fuerza te acompañe.