miércoles, 3 de diciembre de 2008

Cultura de la subvención

Me asombra el titular de portada de hoy en La Nueva España, no desde luego por la orientación facha de su línea editorial (que es lo propio) sino por dar pávulo a semejante desvergüenza de la patronal asturiana.



La noticia completa está aquí. En ella la Federación asturiana de empresarios pide premura a las ayudas estatales, necesitan que la administración les saque las castañas del fuego. Gente que hace poco pedía "un paréntesis en el mercado", gente que pide cada día facilidades para despedir a los trabajadores. Son los mismos, por cierto, que en la última década aburrieron al personal con el mantra de que Asturias vivía en la perpetua "cultura de la subvención". Hay muchas referencias en la red, directamente del propio Vigón he encontrado esta a la que añado este pantallazo:




Y fíjense bien en lo destacado, menos ayudas "a colectivos desfavorecidos" para que tengan una actitud activa hacia el empleo. Pues eso le pido yo a la patronal, que no se le dé ayuda ahora que se siente desfavorecida porque no me parece que tenga una actitud muy activa para mantener los empleos. No, no es el diamante, ni el titanio. No hay nada más duro la que la cara de un empresario.

2 comentarios:

Velda Rae dijo...

Eso es lo que se llama libre mercado a medida, es decir, sólo cuando le interese a los empresarios. Si no socializaron los beneficios, que los han temido y multimillonarios, ¿por qué debemos socializar las pérdidas?

Odysseo dijo...

Y no sólo desfachatez (bueno... en realidad, 'fachatez' como bien apunta el comentario) empresarial: también, periodística. Porque evidentemente el titular con más peso de la actualidad del día eran las cifras del desempleo, a las que la voraz demanda patronal viene traída por los pelos.