martes, 23 de diciembre de 2008

Justicia tuerta

Dos sentencias importantes se han hecho públicas hoy, que nos pongamos a compararlas es cosa de los jueces que las han hecho coincidir. Porque las dos iban sobre jueces, para más inri. Luego que no se quejen.

El coscorrón del Consejo General del Poder Judicial al juez Tirado quedará como un ejemplo de corporativismo. Se viene a decir que fue un error insuperable, que podría haberles pasado a cualquiera de ellos. Pusieron sus barbas a remojar sin querer pelar las del vecino, que era su trabajo. Pero no dejan de reconocer que lo hizo mal, porque hay sanción.

Mejor ha estado el Tribunal Superior de Murcia con la inhabilitación por dos años del juez Calamita, aunque mejor que mejor es óptimo, y sería una suspensión de por vida. No exagero, que este integrista envíe a un amigo a oír la sentencia para excusar su crimen con la "cristofobia" lo rebaja al nivel de la izquierda abertzale cuando balbucea explicaciones para los asesinatos. Trata de vestir de víctima al verdugo, como si el castigo a su odio destructivo fuera arbitrario. Y sólo ellos lo son.



No exagero, conductas así de infames reciben a diario el espaldarazo del brazo político de estos vándalos. El mismo B-16 acaba de cargar contra la transexualidad, que lo que Dios ha puesto en la entrepierna no lo separe el hombre. Debe de ser que ahora se ha enterado de los chistes que se hacen en internet con esta foto y no le han hecho gracia.


Otros chistes, lo que le identifican con la perfidia de los Sith no los entiende o no le molestan. O al menos todavía no nos ha amonestado por esperar que la fuerza nos acompañe. Y nos va hacer falta.

2 comentarios:

Small Blue Thing dijo...

Lo digo donde Fétido y lo sostengo:

Premio Cojonazos del Año para Juanca por lo del "esfuerzo de todos" y para Benito ex aequo por lo de "2009 año contra la pornografía infantil".

Y luego dices que eres ateo: ¿qué son esos discursos sino una gran broma sobrenatural? Tanto talento no puede venir del hombre ;D

Small Blue Thing dijo...

De los jueces, por vergüenza, paso de hablar, no me vaya a pasar como al Buda de Bamiyán y explote.