viernes, 5 de diciembre de 2008

Sí, pero con jamón

No es nada nuevo. En tiempos recientes la gente que no es racista en España ha presumido de ser un país de mezcolanza, con mucha sangre mezclada, así que está bien que se sepa cuánto hay de herencia compartida entre los españoles contemporáneos y las comunidades judías sefarditas y norteafricanas. En Asturias no somos menos, aunque tanto loco se piense cristiano viejo. Y, sin embargo...


Sí, es una casualidad editorial. Pero por mucha herencia hebrea y mora que tengamos, el jamón que no nos lo quite nadie.

1 comentario:

Small Blue Thing dijo...

De hecho, nosotros en el sur comemos el cocido al revés que vosotros a ver si se iba el señó inquisidó.

¿Y qué pasaría se entraran en colisión el jamón y otra acción prohibida como me pasó a mí ayer? ¿eh? :D