domingo, 4 de enero de 2009

¿Peor es robar?


"Es muy triste pedir, pero peor es robar", es el lema clásico de los mendigos en tránsito, de los que piden aprovechando que la clientela viaja en un vagón, lo mismo en tren que en metro, sin posibilidad de escaqueo. Algo así, pero a niveles industriales, es lo que nos reclaman ahora algunos de los principales potentados de la economía global. Atrapados como estamos en una crisis en la que cada estación de salida es un escándalo financiero y la próxima parada la amenaza del ERE, los fabricantes de automóviles, los magnates del acero, gente así pone cara de circunstancias y reclaman ayudas del Estado.
Es muy triste pedir, sobre todo después de décadas de proselitismo neoliberal; lo que no está tan claro es que sean muy sinceros si la otra opción peor sería la de robar. Más aún teniendo en cuenta que la industria del automóvil que hoy pide más ayudas, se ríe de las Administraciones y se carcajea de los trabajadores huyendo a países sin derechos laborales después de haberse embolsado aquí subvenciones contra la deslocalización. En Asturias, según publicó ayer LA VOZ, hay hasta 41 ocupaciones especializadas en las que, oh milagro!, no sobra trabajo sino que falta. Sesudos expertos harán sus análisis y habrá muchas causas. Yo aporto aquí la mía, se han ofrecido sueldos de becarios a profesionales muy cualificados, y formados con esfuerzo público en la Universidad o en FP. A ver qué proponen para la crisis si en época de bonanza lo mejor que ofrecieron fue el mileurismo. Que poca pena nos dan los ladrones.
(Aquí me las den todas, 04-01-09)

No hay comentarios: