martes, 10 de febrero de 2009

Descansa en paz


Se murió Eluana como era su deseo y el de su familia. Siempre he sido partidario del "recto morir" que es la etimología de eutanasia, y que yo entiendo por poder marcharte de este mundo como a ti te dé la gana. Nadie debería meterse en eso.


Por supuesto no todo el mundo comparte estas ideas, lo que hemos visto en Italia es la enésima batalla por imponer la fe religiosa de unos, no ya por encima de las creencias de otros, sino pisoteando la ley y las instituciones del Estado. Tengo poco más que decir sin repetirme, me sirven aquí los mismos argumentos que he utilizado contra los objetores a EpC, o a quienes se opusieron a los matrimonios homosexuales.


Sólo un último apunte, sabeis que no soy religioso, pero quienes sí lo sois decidme qué os parece este cardenal, Javier Lozano, presidente del Pontificio Consejo para la Sanidad, que ayer zanjó: "Esperamos que Dios le abra la puerta del paraíso". Fijaos que yo he titulado la entrada Descansa y no Descanse. Es que yo estoy seguro de que por fin lo hace, y creo que debe ser pecado de soberbia, incluso para los cardenales pontificios, ponerse a pontificar sobre quién entra o no en los cielos.

1 comentario:

Small Blue Thing dijo...

Amén, amén os digo a esto último. De hecho, mientras leía el post pensaba en comentar "no es fe, sino pura soberbia y ansia de poder". El hombre o la mujer creyentes han de esforzarse por comprender al otro: esa es la pura base de lo que creemos, ya seamos jainistas, musulmanes o cristianos.

Ahora, que la culpa última la tuvo el médico que no administró sedación en su momento, insisto.