lunes, 23 de marzo de 2009

El oficio más antiguo de la galaxia Gutenberg


No ha sido algo premeditado, pero como José Manuel Lara, editor de Planeta, se acercó a Oviedo, aprovechamos para darle una vuelta de tuerca más a los retos que plantea el lanzamiento del libro electrónico y que abordamos la semana pasada. En la entrevista con Lara tocamos el temor de la industria editorial ante un fenómeno que no acaba de entender y su tentación de frenarlo antes que de unirse a él, también del ejemplo del cine y la música, que las editoriales no quieren repetir y, de las presiones que aumentarán para que las administraciones blinden los derechos de la propiedad intelectual, "hasta equipararla a la propiedad física" (esto que me dijo Lara no aparece en la entrevista publicada).


Hay varios puntos que me parecen interesantes en este campo que se abre. No sólo editores, también los libreros, temen que la "piratería" (o lo que ellos entienden por piratería, es decir el P2P) se extienda al texto escrito. No está tan claro, probablemente el libro electrónico sea rentable en los campos de consulta (enciclopedia, libros de texto), leyes, etc; y menos en la literatura de bestseller; resulta difícil imaginar que la gente se descargue masivamente La sombra del viento antes que leerlo en papel.

No, el problema de verdad es, de entre el editor, el librero y el autor, ¿quién venderá el libro? ¿Por qué bajarme un libro electrónico desde la web de una tienda, si ya me lo ofrece la web de la editorial? ¿Y si el autor es bastante conocido y no lerdo en nuevas tecnologías como para ofrecerlo por sí mismo? "Lo que hoy vale 18 euros, mañana valdrá 2 ó 3", dice Lara pensando en la reducción de costes. Pero también es mucho menos pastel para repartir. Ahí es donde veo la relevancia de que un nuevo sector, la industria editorial, se vaya a sumar al frente industrial que presiona para que se pongan cortapisas a las descargas en la red, hasta el punto de que puedan cortarnos la conexión. No es broma, quizá las casas discográficas y algunos directores de cine sean unos panolis, pero los editores no. Ellos practican el oficio más antiguo de la Galaxia Gutenberg.

No hay comentarios: