domingo, 15 de marzo de 2009

Un sector en auge


Al menos, el sector de los conferenciantes se ha visto beneficiado por la crisis. No hace mucho, el exdirector del FMI Rodrigo Rato ofreció una charla en Oviedo para evaluar la catástrofe financiera, y esta semana los mismos motivos han hecho coincidir --invitados por la Confederación de Empresarios de Andalucía-- al nobel Paul Krugman y al expresidente Aznar al frente de un atril. Quizá no hemos sido justos cuando le echamos en cara a la patronal que se haya quedado paralizada pidiendo ayudas estatales por la mañana y el despido libre por la tarde cuando, en realidad, están incentivado sinergias (esta gente habla así) en el área de las disertaciones. No se rían, hacen falta ujieres que dispongan y rellenen vasos de agua en cada charla, alguien debe conectar los cables de los micrófonos de los oradores, la venta de corbatas no se verá afectada. Hay que ver la botella medio llena.
Porque la mitad vacía la ocupan los resultados efectivos de todos estos análisis macroeconómicos. Todos son igualmente valiosos --desde la apuesta de Krugman de caminar hacia otro New Deal con gran inversión pública, a la de Aznar de privatizar todo lo que aún es estatal--; es decir, no valen nada ninguno de ellos y lo cierto es que los emprendedores (esta gente habla así) que se sientan a escuchar entre el auditorio aplauden con la misma intensidad una propuesta y la contraria. El ladrillo está definitivamente acabado, y las nuevas tecnologías son muy complicadas, aún es incierto invertir en ella. El futuro empresarial es para los audaces que se curten en la moqueta.


(Aquí me las den todas, 15-03-09)

No hay comentarios: