lunes, 13 de julio de 2009

Aguirre pica (¿o no?)


Lo que comenzó como una serie de informaciones sin fuente conocida, revelaciones de charlas en pasillos sobre el malestar de Bárcenas por cómo le trataba Rajoy, saltó hoy a la categoría de noticia con micrófonos y todo gracias a Esperanza Aguirre que que ha pedido "de rodillas" que digan todo lo que tengan que decir de ella, que no teme nada.

Nunca he sabido bien si Aguirre es demasiado lista o demasiado tonta, ha jugado los dos papeles de buena gana. Primero como boba simpática en el primer Caiga quien caiga como personaje de lujo en las gamberradas de Pablo Carbonell; pasó después a ser la pérfida Cruella de Vil de la asamblea de Madrid, capaz de hacer repetir unas elecciones y pulirse sin contemplaciones lo mismo a propios y extraños que se le pusieran por delante. Trató de tocar el cielo en la última derrota de Rajoy en las generales pero enseñó sus cartas demasiado pronto y se plantó en mitad de la jugada; ahora en esa confusión (para el común de los mortales) de un caso de espionaje (también a propios y extraños) en Madrid; y los tentáculos de Gürtel de la capital a Valencia, decir que juega a tres bandas sería quedarse demasiado corto.

Aguirre ha dado hoy su altavoz a especulaciones que, por bien fundamentadas que pudieran estar, hubieran sido más fáciles de manejar si nadie les pusiera réplica con la cara por delante, ¿ha picado un señuelo jugoso la lideresa? o ¿no será más bien que intuye que en este río tan revuelto ella no será pez sino pescador cuando se calmen las aguas? Pero lo más importante de todo es, ¿cuándo sabremos los mortales qué hay en esas profundidades abisales de la tesorería del PP?

No hay comentarios: