jueves, 30 de julio de 2009

El buroboli


¡Paren las rotativas! En el Grupo Z --empresa en la que trabajé hasta el ERE del pasado marzo-- han encontrado la solución a la crisis de la prensa.

No, no se trata de repensar si cobrar por los contenidos online, ni de desplegarse en la red repensando la edición en papel, en realidad no se trata de repensar nada, ni de pensar simplemente, que ya sería un esfuerzo excesivo, la solución es la burocracia aplicada a las nimiedades. ¿Que algún ejecutivo se rebaje mínimamente su multimillonario sueldo? ¿Están locos, son comunistas o qué?

Así, a partir del 15 septiembre se pondrá un estricto control sobre su pérfida y derrochadora plantilla. La parte lógica se centra en los recortes en viajes y alojamientos (tres estrellas para los mortales curritos, cuatro para los directivos, aún hay clases); vale. Extraña más que se haya creado una ficha oficial de solicitud de material, lo cual, en el caso de una redacción normal de un periódico, no suele pasar por más de un bolígrafo, o una libreta de notas, todo lo más pilas para una grabadora; en fin, lujos asiáticos.

Como fui cocinero antes que fraile me consta que podría llegar septiembre sin que mis ex compañeros hayan logrado que se les entregue un bolígrafo Bic --hubo un tiempo en que daban Pilot, pero eso pertenece a un recorte de gastos anterior (es real, no es broma); y tendrán que ir tirando con bolis patrocinados por El bodegón de Manolín, Sidra Trabanco, u otros honorables comercios. Propongo una medida de represalia, que el 14 de septiembre nadie acuda con bolígrafos ni lápices ni otros artefactos de escritura de ningún tipo; y que reclamen uno para poder rellenar la ficha con la que solicitar un idem. Con un desafío lógico de este calibre se rompe Matrix, o al menos quedan en evidencia los que confunden la inteligencia con ser listillos.

De nada.

No hay comentarios: