jueves, 16 de julio de 2009

Family Simpson


Suenan tambores de guerra entre Evergreen Terrace y la avenida Spooner allá donde residen respectivamente los Simpson y los desestructurados de Padre de familia (Family Guy) ¿Por qué tendríamos que optar por unos o los otros? Yo presumo de amar por igual a los Beatles y los Rolling Stones, en mi torre de CD están juntos Pink Floyd y los Sex Pistols... Pero es un conflicto que viene de largo.

En la revista Mad se ríen un poco de la originalidad de Family Guy, al fin y al cabo, tal y como ya revelaran en otra de mis series de culto, South Park (de lejos la más transgresora), no hay nada que no hayan hecho antes los Simpson (the simpsons did it). Pero piquilla sí debe de haber, para muestra ese episodio especial de Halloween de los habitantes de Springfield en el que Homer crea clones de sí mismo gracias a una hamaca mágica, la cosa se descontrola y decide abandonarlos a todos en las afueras, donde se clonan entre ellos. En un barrido de cámara que rastrea la multitud de Homers se puede apreciar fácilmente que uno de ellos es Peter Griffin (en esta versión acelerada del episodio se puede observar en el minuto 3.12), ¿pican eso ajos?

Calma, calma, tenemos amor para los dos gordos y su progenie. Al fin y al cabo, como ya dijo Hernán Casciari mejor de lo que yo podría hacerlo, no habría una serie sin la otra, y si las carcajadas que nos produce Griffin son más sonoras ahora que las salidas de Simpson no es porque el buen Homer se ha hecho viejo, somos nosotros los que hemos crecido y nos hemos hecho más cafres.

2 comentarios:

Fet dijo...

No podría estar más de acuerdo. Bueno, sí, pero ya sería sospechoso.

Small Blue Thing dijo...

Tambores de guerra tanto que las dos han salido en los Emmys de la categoría "Animación" a "Mejor comedia"... a la vez. ¡Qué pena no estar allí pa ver la ceremonia!