miércoles, 8 de julio de 2009

La mujer barbuda


Un clásico de las ferias de monstruos, los freaks --nunca olvidemos el clásico de Tod Browning-- era la mujer barbuda. Una anomalía fascinante porque definitivamente el pelo en la cara era uno de los atributos masculinos por antonomasia, no sólo para distinguir un sexo del otro, sino al hombre del niño.

¿O no? Marianna es una mujer barbuda de verdad, y lo curioso es que tiene un blog en el que cuenta sus peripecias. En su descripción relata que después de 20 años de pasar muchos minutos al día perdidos con una pinza eliminando su vello facial decidió dejar "dejar de adaptarme a las expectativas de la sociedad, ya basta de intentar hacer lo que los demás quieren que haga". Quiere ser "lo que soy, lo que es, es bueno".

Y esta reflexión, que lo mismo vale para una mujer barbuda que para tantas cosas en la vida, es lo que me hace pensar, como a los protagonistas de Freaks, que es uno de los nuestros. O de los que yo siento como míos.

No hay comentarios: