miércoles, 5 de agosto de 2009

Breves


Esta imagen llena en forma de carteles las paredes y postes de Los Ángeles. Una denuncia anónima, supongo que cargando contra los planes de Obama para crear un sistema sanitario en EEUU, que, en realidad, pone de manifiesto lo carcas que son los carcas de EEUU. Menos mal que aquí no pasan esas cosas ¿eh? No, aquí pasan otras.

Camps se libra (de momento) de ser juzgado por sus trajes demostrando que la justicia vale menos que los refranes, quien tiene un amigo tiene un tesoro.

Rajoy opina que todo este asunto de investigar la corrupción en su partido es como "la inquisición". Y quien no esté de acuerdo con él debería ir a la hoguera.

Para aclararnos más qué es eso de velar por la moral pública como el Santo Oficio, en el PP de Cádiz han declarado una cruzada contra el nudismo en las playas. Dicen que esto está relacionado con mantener un ambiente familiar en la arena. Un respeto a la familia, porque, la verdad, una gente que haga creer a sus hijos que el desnudo es algo pecaminoso o sucio no son muy buenos padres ¿no?

Hala, a ver gente en pelota

4 comentarios:

Small Blue Thing dijo...

Y los maricones, que se queden en su casa, o que se atengan a las consecuencias, que tesolvida.

Lordo dijo...

Joder, qué fuerte. Qué cabrones.

El que dice ¡Ni! dijo...

Aunque pienso que Camps debería ser juzgado y condenado, hay algo que me fastidia en estos enfoques periodísticos y a la larga me hace dudar de todo lo que leo. Por motivos que no vienen al caso, sé que De La Rúa no es "amigo" de Camps sino un conocido más con el mismo contacto casual que pueden tener dos altos cargos que se encuentran a veces en eventos públicos. También sé que, tras esa frase (gratuita) de Camps "más que amigos", los fotógrafos han aprovechado cualquier acercamiento a menos de un metro para cazar "la foto" y así probar la conspiración. Si te fijas en el texto de El País, lo único que pueden decir de De La Rúa es que "se alineó con" (o sea, que "opinaba lo mismo que"), nada que no sea el ejercicio de sus funciones.

Ignoro si realmente, estudiando el caso en frío, el valor de las pruebas era tan escaso como para desestimar la causa por un observador imparcial. Lamento que fuera así; con lo que cuesta esperar a que los corruptos cometan un error por el que se les pueda inculpar con esperanzas de éxito. Pero lo que no me creo en este caso, es la teoría del amiguismo.

Lo que me preocupa del tema es que normalmente me creería esa versión, quzá porque (mea culpa) estoy metido en este juego de "creo a los que me dicen lo que quiero oir". ¿Hasta dónde nos dejamos manipular voluntariamente?

Ah, y la foto de los nudistas: im-pre-sio-nan-te.

Lordo dijo...

Me fío más de ti que del País; unque lo de Camps me cabrea porque librarse de todo después de quedar en evidencia que mintió sobre los trajes da la impresión de que hay una justicia distinta para cada tipo de persona. Y lo que dices sobre dejarnos manipular voluntariamente, totalmente de acuerdo contigo.