viernes, 21 de agosto de 2009

Charlot en color


Siempre me conmueve ver imágenes en color de los tiempos en que, lo más normal, era verlas en blanco y negro. Impresiona ver los tiempos de guerras pasadas, porque la escala de grises distorsiona lo real que era el horror a los ojos de quienes estamos acostumbrados a ver el color desde muy jóvenes. En esta ocasión se trata de algo mucho más alegre y que además de uno de mis mitos personales. Son cuatro autocromos de Charles Chaplin (uno, dos, tres y cuatro).

A disfrutar mitómanos, visto en Dark Roasted Blend.

1 comentario:

Velda Rae dijo...

Yo que pensaba que eran tus pinitos con el potochop, mecachissss.