viernes, 7 de agosto de 2009

Harry Potter y el príncipe mediocre


La sexta entrega de la saga, Harry Potter y el príncipe mestizo, estaba editada y enlatada lista para ser estrenada en las salas de cine las pasadas navidades, pero las premieres se retrasaron para este verano. Dijeron entonces que se trataba de una estrategia comercial, ya que la Warner contaba con bastantes previsibles taquillazos para el invierno y ninguno o muy pocos para las vacaciones estivales. Después de haber visto la película me planteo si el retraso no estaría debido, en realidad, a la vergüenza que les tuvo que dar ver el montaje final.

El príncipe mestizo es mala, muy mala, con mucho la peor película de la serie; y es una pena porque el libro no lo es. Hay dos tramas principales en el argumento de este volúmen: uno es el progresivo enamoramiento de los protagonistas (Ron y Hermione, como clásico ejemplo de pareja que no pueden vivir juntos ni separados; y Harry con Ginny, relación que se va cociendo a fuego lento desde La cámara secreta). En esto se apoya principalmente la película; el otro asunto, la indagación en la biografía de Voldemort, con el descubrimiento de los horrocruxes; y que culmina con la muerte de Dumbledore, ha quedado en segundo plano, en un avance incoherente y sin gracia.

Que sea Snape quien mate a Dumbledore tiene su intríngulis. Es una sorpresa cuando se lee el libro porque parece demasiado fácil; es decir, Snape es el profe siniestro que abomina de Potter desde su primer día en Hogwards; le tiene manía, no oculta su antipatía, en repetidas ocasiones el protagonista se plantea si, en realidad, no será un servidor del señor oscuro... Como lector son demasiadas pistas como para tomarse esa sospecha en serio, es tan evidente que no te imaginas que vaya a ser él el asesino. Por supuesto, todo tiene una explicación, pero se verá en la siguiente entrega que la Warner, en su afán de codicia sin freno, ya se ha planteado dividir en dos filmes.

No, muy mal, es preciso siempre (pero todavía más en una obra dirigida al público infantil) manejar con equilibrio la redundancia; aquí pasa desapercibido el misterio de quién es el Principe Mestizo, los flash back en forma de recuerdos sobre la estancia del joven Voldemort en el colegio se muestran a trancas y barrancas; en fin, la escena de los alumnos y profesores empuñando sus varitas iluminadas al cielo tras la muerte de Dumbledore da vergüenza ajena.

Vale, ¿que lo que se trata es de mostrar que los estudiantes de magia también tienen picores y hormonas adolescentes? Pues para eso me vuelvo a ver Porky's que tiene más gracia.

Reconozco que tiene interés ver cómo el público ha crecido con los personajes y ya miran de otra manera a la empollona Hermione, pero si ese es el juego, vamos a jugar bien:



¡¡Uh!! Se le ven las bragas...


Y además, la da a la birra, como es muggle...

7 comentarios:

ainHo dijo...

A mi tampoco me gustó. Nada.
Yo leí los libros y no me enteraba de la mitad. No sé cómo se dejaron atrás la historia de Tom Riddle y sus padres, su orfanato pero luego se gastan cinco minutos recogiendo una casa (esa escena del principio, con Jim Broadbent)

Lo único que se salva, creo, es Malfoy y la carga que tiene que soportar, a pesar de que los mortífagos entran por ahí como Pedro por su casa.

Menos mal que no la fui a ver al cine, menos mal!

Lordo dijo...

Pues sí, menos mal...

José Luis dijo...

No he leído los libros, esta entrega me la habían puesto mal y sin embargo cuando la vi en el cine, no fue como algún otro título previo, pero me gustó. Aunque le falta algo de garra.

Lordo dijo...

A mi me gustaron mucho los libros, disfruté de verdad leyendo el último en inglés (algo que no hacía desde hace mucho tiempo) y aún disfruté más haciendo poner los ojos en blanco a super culturetas que se creen que los niños tienen que empezar a leer por Kant...

Small Blue Thing dijo...

Pues yo no pasé del segundo. Monteys lo definió una vez en un Para ti... como "un niño que va a una escuela normal, pero de magia, pero como si fuera normal". Y lo cierto es que a mí me cansó la fórmula enseguida.

Otra cosa que como buena whedonita objeto a la saga es que la Magia, cuando la cuentas bien, es sagrada; ylas novelas de la Rowling convierten lo sagrado siempre en slitheriano y chungo. Eso sí, que Allah la bendiga muchos años por callar la boca de los que empiezan la cena de Nochebuena diciendo "los niños de ahora no leen na".


Ah, y la peli es un rollo de cuidao.

iñaki dijo...

a mi me gustaron todas las peliculas de harry potter ,yo digo no esta tan mala como para decir "menos mal que no fui a ver al cine", si bien hay mejores valio la pena ir al cine a verla

Anónimo dijo...

Sobre su comentario de la sexta entrega de la saga de harry potter, el principe mestizo o el misterio del principe. La pelicula no es muy mala no entiendo porque critican tan duramente a la pelicula es una de las mejoress de la saga la que da el incapie a la busqueda de horrocruxes para la destruccion de Voldemort. Los temas principales son revolver sobre el pasado de Voldemort y la dificil tarea encomendada a Draco Malfoy de tener que asesinar a Dumbledore es una pelicula muy entretenida donde se pueden cerrar conclusiones. La muerte del profesor Albus Dumbledore nunca quedo en segundo plano con los romances de Harry y Ginny, y Ron con Hermione.
Y por ultimo para poder criticar una pelicula, ensima una de categoria tan alta, hay que tener por lo minimo objetividad antes de decir es muy mala no la vayan a ver porque ais critica cualquiera esta pagina es una porqueria que no sirve para nada dejen de criticar a los actores y a las peliculas tan cruelmente.