sábado, 22 de agosto de 2009

Tolkien: homenaje y parodia

A la espera de que los planes de Peter Jackson y Guillermo del Toro se concreten para dar luz verde a las dos películas en las que adaptarán El Hobbit, los seguidores de El señor de los anillos podemos matar el gusanillo con The hunt for Gollum (La caza de Gollum).



Se trata de un fanfilm bastante potable para la media que cuenta entre sus virtudes una cuidada intención por mantener la misma estética en vestuario, banda sonora y ambientación con la trilogía de Peter Jackson. La trama se centra en la búsqueda de Gollum por parte de Aragorn después de que Gandalf se haya convencido de que el anillo heredado por Frodo no es otro que el Único forjado por Sauron. Aragorn viajará hasta el sur siguiendo el rastro de Gollum y esquivando a los orcos que tratan de capturarlos hasta llegar a manos de los elfos, que lo custodiarán mientras dura el interrogatorio del mago gris.

Este cortometraje, dirigido por Chris Bouchard, tiene el mérito de haberse filmado con un presupuesto nimio (unos 5000 dólares), muchos actores voluntarios y que se distribuye libremente por la red. Entre las pegas diría que el afán por mantenerse fiel al texto original (el guión se ha trabajado a partir de los Apéndices del ESDLA) pero sobre todo a la trilogía de Jackson , hace que los diálogos se vuelvan un poco cansinos, a veces como un copia/pega de distintas partes de los largometrajes. Pero no voy a negarles el mérito, menos a gente que trabaja por amor al arte.



Y del homenaje a la parodia, una que también destaca por encima de la media. Hablo del libro El último anillo, de Kiril Yeskov, una lectura muy recomendable para lo que os reste de vacaciones por lo entretenido que es y el buen humor que guarda en sus páginas.

Yeskov parte de la idea de que ESDLA no es más que la leyenda construída por la historia de una guerra que, no puede ser de otra manera, siempre escriben los vencedores. En su libro se muestra todo lo contrario, el punto de vista de los derrotados orcos que aquí no son ningunos monstruos sanguinarios, sino unos seres humanos industriosos y diplomáticos, que han optado por la tecnología frente a la magia y que sufren el genocidio de los pérfidos elfos en su afán por dominar el mundo. Su tierra es Umbror --buen cambio por Mordor-- y lejos de ser un páramo de ceniza y gas venenoso se trata de una tierra fértil aunque algo castigada por errores de ingeniería agrícola e irrigación planificada.

El último anillo está escrito con mucha coña y retranca, se disfruta de verdad si se conoce bien ESDLA porque en sus episodios iniciales juega a que descubramos qué sórdido y mundano suceso se oculta detrás de cada mítica aventura narrada por Tolkien. Aquí Gandalf es un conspirador sin escrúpulos, Aragorn un usurpador que juega con artes oscuras, Saruman un sabio conciliador y el reino de Lorien un nido de malvados que no piensan en otra cosa que en apuñalar por la espalda a sus semejantes con tal de trepar un escaño en el poder. Además de esta parodia de la que parte el argumento general, el libro tiene en su parte central una muy bien construída trama de espías con trampas, engaños y aliados que cambian a enemigos en función de lo que interese por la mañana o por la tarde.

No diré mucho más del libro por no ser revientafinales y porque verdaderamente merece la pena que se lea, aunque cojeé en un par de puntos. Tengo dicho que yo sólo respeto las cosas de las que me puedo reír, y diría que si Yeskov se burla así de ESDLA es porque conoce bien el libro de Tolkien, su intención es mostrar cómo los vencedores ennoblecen sus patrañas y tiñen de oscuridad los méritos de sus adversarios jugando con la idea de que ESDLA es libro encorsetado por el canon de la leyenda fácil en la que las cosas son blancas y negras.

En mi opinión no es así, creo que la trilogía de Tolkien, lejos de ser un novela escapista que idealiza el mítico mundo medieval, es profundamente contemporánea y además una historia crepuscular, una de las primeras que se escribió en el siglo pasado. Pero esto es otra historia y no tengo tiempo ni ganas de meterme a ello ahora. Que os aproveche si os apetece.