miércoles, 7 de octubre de 2009

Consejo Gore



De lo que leí ayer (en realidad, todavía hoy) en la prensa, lo que más me llamó la atención fue esta entrevista a Gore Vidal, publicada por The Independent que rebotó Público. No me interesó tanto el contenido de la entrevista sobre el papel de EEUU en el mundo, que Vidal deplora, ni sus interesantes puntos de vista (algunos que comparto y otros no) sobre diversas cosas, como esta frase: Obama "quiere gustar a todo el mundo, y creía que para ello le bastaba hablar razonablemente. Pero el Partido Republicano no es un partido político. Es una mentalidad, como las juventudes hitlerianas. Rebosa de odio", agrega. Según Vidal, "no hay forma de convencerlos para sumar esfuerzos. No merece la pena siquiera intentarlo. La única forma de tratar con ellos es aterrorizarlos, pero (Obama) es demasiado delicado para ello". La negrita es mía.

Detengámonos un momento en esa sentencia, miremos la entrevista original, para despejar cualquier duda. The only way to handle them is to terrify them. Sí hemos leído bien; quizá podríamos usar manejar por handle, o la expresión bregar con ellos, pero se entiende.

Lo destaco porque creo que tiene toda la razón del mundo, y además me parece que es una argumentación que perfectamente podríamos importar para tratar, manejar o bregar con nuestra patriótica derecha, el castizo conservadurismo hispano. Primero porque, casi sin darnos cuenta, la derecha española ha mutado del nacionalcatolicismo al liberalismo neocón calcado del estadounidense, (y esta mutación requiere un estudio más largo que no me cabe aquí); y porque, a la vista de cómo tratan ellos todas las cuestiones básicas del país cada vez siento un mayor convencimiento de que es inútil tratar de sumar opiniones con tal banda y (sin ninguna connotación violenta, por favor, da pereza hacerlo tan explícito) lo único que vale es arrinconarlos, acabar con las chulerías "sin complejos" e imponer (con la fuerza de los razonamientos ¿otra vez?) un estilo político más normal. El que nos merecemos. Bien Vidal.


PD: No me hago responsable del puto vaivén de fuentes y tamaños de esta entrada. Es el puto Blogger.

No hay comentarios: