jueves, 29 de octubre de 2009

Nadie es nadie


Nadie es inocente y no hay futuro, son dos lemas punk que casi todo el mundo en España parece dispuesto a asumir como propios vistos los escándalos de corrupción que nos salpican estas semanas.

En el PP aún colea el caso Gürtel --complicado con la guerra interna del partido en Madrid porque Rajoy, como la gallina turuleta* pone huevos en la sala, y también en la cocina, pero nunca los pone en el corral-- mientras que en Cataluña acaba de estallar otra trama que salpica al PSC y a CiU. ¡Hala!, todos son lo mismo, todo es una mierda, pues no.

Para empezar no todo el mundo ha acogido los casos igual, mientras que en un lado llevamos meses aguantado la versión extendida de la teoría de la conspiración --en la que está implicados jueces, policías, quizá la ETA y olé y por qué no, los masones-- en otras partes se acogen al clavo de la presunción de inocencia, acarician la idea de tratar de vender la historia como un ataque a la nación y otros ha decido expulsar a los acusados. Es que es así, no todo el mundo actúa igual.

Puestos a generalizar la corrupción yo me voy a los extremos y hago tan culpables a los partidos como a los ciudadanos. ¿Qué los partidos han tolerado a mangantes? Pues porque la gente ha tolerado cada cuatro años que se los presentaran a las urnas. En Marbella daba vergüenza ver que el populacho que perseguía a los detenidos en la operación Malaya estaba formado por los mismos votantes que les había dado mayoría absoluta durante varias legislaturas seguidas. La gente se indigna ahora de que se descubran pelotazos urbanísticos en sus soleados municipios de la costa. Cuando se oyeron las primeras denuncias la indignación era para los ecolojetas que nos querían que progresáramos económicamente por salvar cuatro hierbajos...

Quiero decir que para proclamar con rabia: nadie es inocente, hay que saber que nadie es nadie. Eso es ser punki, lo otro maricón de playa.



*Ya sé que existe y perdura la versión de la gallina turuleca. No es la que yo oí en mi infancia, trolls a mí.

1 comentario:

Anónimo dijo...

A este paso van a nombrar a tu blog "Organo oficial del partido socialista"... Con la falta que hace que los periodistas critiquen, denuncien, persigan y pongan en duda al poder. Una pena