miércoles, 23 de diciembre de 2009

Tic tac, Díaz Ferrán


Tic tac, tic tac, a ver con qué cara se presentan ahora los empresarios de bien (que alguno habrá, digo yo) a pedir la dimisión de su presidente, Gerardo Díaz Ferrán que ha quebrado su empresa y dejado en tierra a varios pasajeros sólo una semana después de que le ratificaran en su cargo como el mejor de los posibles para representar a la patronal.

Fue, hay que explicarlo, una dimisión sui generis, fuera del orden del día, Díaz Ferrán pidió el apoyo de la directiva como los curas de las bodas de las películas, quien tenga algo que decir que hable ahora o calle para siempre. Y eso es demasiado tiempo. Si no fuera porque hay mucha gente que lo está pasando mal de verdad por culpa de este tipo habría que reconocerle que es un cómico como pocos. Aquí recopilamos algunos de sus grandes éxitos, en el programa Tengo un pregunta para usted (que compartió con los dirigentes de CCOO y UGT) se despachó con largas a la pregunta sobre sus impagos, ignoró de forma autoritaria a la presentadora cuando le pedía premura y, al terminar preguntó algo así como ¿ya se ha acabado esto? e hizo mutis por el foro. Ana Blanco se quedó a cuadros (aquí los vídeos del programa). Hoy remató el show asegurando que él no hubiera viajado en su propia compañía, la mejor respuesta la dio un comentario que leí en Menéame: "Sólo falta que diga yo no haría caso a la CEOE en ningún momento".

Y es que es eso. Tic tac, tic tac. Cada segundo que pasa la patronal española une su credibilidad general a la de su presidente que ya ha llegado al cero y corre un largo camino por los irracionales números negativos. Tic tac, tic tac. En los últimos meses la patronal no se ha cansado de repetir que, en el tema de la crisis, los empresarios no son el problema sino la solución. De momento y si siguen así, perdonen que lo dudemos. En el caso Air Comet ha sido Fomento quien ha tenido que poner la pasta y los aviones para salir del atolladero, dinero público (el que se recauda de los impuestos de los asalariados, no de los ejecutivos con cuenta en Suiza o las Islas Caimán) para pagar sus desbarres privados. Sí que es ejemplar Díaz Ferrán, es un ejemplo perfecto para entender de qué va toda esta crisis.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Bravo, Lordo.
No se puede explicar mejor y con más gracia (aunque el asunto en realidad no tenga ni puñetera).