jueves, 30 de abril de 2009

Toda la economía


"Toda la filosofía es también una filosofía", decía Nietzsche. Ayer vi al ecónomo popular Cristobal Montoro criticar al ahora ministro Chaves por haber llegado al gobierno, no para hacer "economía", sino "política". Para Montoro, toda la economía es una economía, y política es eso que se puede hacer mientras no cambie nada de la economía.

Por si había alguna duda sobre su criterio, Montoro explicó hoy, en Los desayunos de TVE, con Pepa Bueno, que el PP considera gasto público a la inversión pública cuando lo hacen los demás y que, desde luego, no apoyarán el despido libre ni el despido más barato. "Lo que hay que hacer es que las nuevas contrataciones sean más atractivas". Contratos como los de antes.

Toda la economía es una economía para Montoro, y el PP siente que les basta cambiar el diccionario para arreglar la crisis.

martes, 28 de abril de 2009

El 23F y el resto del calendario

Gracias al Día del Libro cayó en mis manos el nuevo de Javier Cercas, Anatomía de un instante, que se adentra en los entresijos del golpe de Estado del 23-F y que tanto el autor como los editores tuvieron el buen gusto de no sacar a la venta en ninguna efeméride. Anatomía de un instante no ofrece ningún dato especialmente relevante ni novedoso, casi todo ha sido publicado ya y el autor es lo suficientemente honesto para advertir que sólo se limita a especular cuando se dispone a hacerlo en alguna página. No es rigor un libro de historia, cuadra mucho mejor si lo denominamos ensayo, que es en todo caso el género literario más logrado de nuestra época. Cercas se demora en el gesto, en el de las tres personas que se mantuvieron sentadas cuando los golpistas ordenaban tirarse al suelo; en la narración se sirve del play y del stop porque vuelve sobre las imágenes grabadas por TVE como eje del relato. En la página 272 la historia se vuelve redonda (o triangular o hexagonal) y creo que deja ver un atisbo de la novela que --como cuenta en el prólogo-- tenía pensado escribir en principio antes de decidirse por este formato, yo creo que con acierto.






Este es un montaje muy breve de algunas de la tomas a las que Cercas le dedica más espacio. El autor advierte de que muy poca gente ha visto la alrededor de media hora que comprende el metraje completo, no por ninguna conspiración, sino por burocracia. Lleva meses que RTVE le haga llegar una copia al particular. Precisamente (y aunque el autor juega y se burla un poco de la numerología en uno de los mejores chistes del libro) este tomo viene a dejar en su justa medida a cada uno de los implicados. Los héroes también cometen tropelías, los villanos también demuestran valor. Parece que nadie de entre los que vivieron aquella hora podría tirar la primera piedra en la lapidación de los cobardes. Pero eso seguramente también se sabía ya. No, Cercas no viene a contar nada nuevo sino otra cosa, un nuevo punto de vista. Y así lo recogió la prensa en el lanzamiento del libro.



Anatomía de un instante quiere huír de la hagiografía monárquica en la que cae el relato oficial del golpe y también del papanatismo puritano de una izquierda perroflauta a la que gusta dictar sentencia para la historia desde su torre de marfil sin que nadie les haga caso. Cercas recuerda que fue a la universidad la tarde del golpe buscando unirse a las barricadas de la resistencia y no encontró a nadie, pide que juzguemos el 23f por el resto de días que lo rodeaban en el calendario de 1981. Eso sería más justo. Es falso el dilema de transición o ruptura, se hizo lo que se pudo en medio de terribles presiones y lo cierto es que nadie consiguió lo que quería. No desde luego los vencidos de la guerra, que perdonaron más allá de lo imaginable a los asesinos. Pero tampoco los vencedores, que han ido contemplando entre la estupefacción y la vergüenza como a la España real le importa menos que un pimiento su ideal de patria mística y guerrera.



Pero yo ni siquiera recuerdo aquella noche, menos que a Mazinger Z, del que sólo tengo retazos de memoria. Coincido con Cercas en su honesta petición de juzgar la valentía de los que sacrificaron casi todo lo que defendieron durante su vida para ganar la democracia real que se logró en esa década. Quiero juzgar el pasado en su contexto, pero sobre todo porque quiero tener las manos libres para moldear el presente y el futuro. Quizá mañana, o pasado mañana, pero quiero que alguien tire la primera piedra.

viernes, 24 de abril de 2009

La utopía neoliberal


¿Odias los impuestos?
¿Odias al gobierno?
¿Odias las regulaciones?
¿Amas las armas?

Mucho mejor en Somalia.

jueves, 23 de abril de 2009

Pensarlo un rato

No sé que pensarán otros sobre el propósito de Aznar a la hora de reunir a su primer gabinete. Dicen que quería dar su apoyo a con-el-franquismo-no-se-vivía-tan-mal Mayor Oreja; en el PSOE dicen que quería chinchar a Rajoy; yo creo que sólo se trataba de darle este titular al ABC.







Pero pensémoslo un rato, ¿despegue económico?, ¿como una especie de reverso de la crisis actual? Más bien no. Sin duda Rato tiene algunas virtudes --se opuso a la entrada de España en la guerra de Irak, y la perilla le queda mejor-- pero se trata del responsable directo, como ministro de economía y vicepresidente durante 8 años, de eso que en el PP de ahora llaman la peculiar crisis nacional, el desastre del ladrillo. Fue durante su mandato cuando se terminó con la propiedad industrial pública, mediante privatizaciones, y se estimuló el crecimiento basado en el desarrollo inmobiliario. Para más inri, fuera de detalles regionales, Rato marchó de aquí para ser director gerente del FMI. Ha estado la última década o al frente de la economía española, o dirigiendo en parte la mundial. ¿Esta crisis no la vio venir mirando desde tan alto? ¿Es que no se enteró de nada o es que es partícipe de sus causas? Responda lo que responda no es para presumir.

miércoles, 22 de abril de 2009

¿Colabora Facebook con el patriarcado?

Soy fan de Sociological Images, un blog inteligente y ameno, que me gustaría que contara con una réplica a la altura en España --y cuando digo a la altura recuerdo cuando el original se dedicó a analizar durante la campaña estadounidense los memes racistas sobre Obama, los machistas sobre Hillary Clinton, pero también los que se burlaban de la edad de McCain--; con todo, a veces creo que se pasan, que ven fantasmas donde no los hay, sobre todo cuando afilan demasiado en la crítica feminista. ¿Será este en un buen ejemplo?


En esta ocasión se ceban en el avatar que aparece por defecto en Facebook, parece que una silueta masculina y además de raza blanca. ¿Qué pasa con las mujeres y los que no son blancos? En la misma entrada se detalla que la ilustración que acompaña las interconexiones de esta red social usa por igual siluetas masculinas y femeninas, todas de color naranja como una suerte de canon racial. Mi primer pensamiento fue, "ya estamos..."; el segundo "ya veremos". Lo cierto es que Sociological Images, lejos de pontificar usa cada entrada como una propuesta de debate. Lo relevante no es que Facebook participe en una oscura conspiración para mantener el patriarcado, es obvio que no, lo que importa es la redundancia de los símbolos, lo que se repite de forma cotidiana y cala en el imaginario colectivo. En ese blog me encontré estas imágenes de diferentes modelos de familia de Playmobil que me han hecho reflexionar:


La familia asiática...




La familia negra...


La familia "caucásica"....

Y la familia "mediterránea/hispana". Así la define la página web de Playmobil.

Nadie está libre de prejuicios, lo que importa es pararse a pensar un poco antes de hacer juicios.
En España deberíamos pensar que en EEUU, o al menos esta marca de juguetes, nos ve así. Sigo el ejemplo de Sociological Images, no pontifico más. ¿Vosotros qué pensais?

sábado, 18 de abril de 2009

Ahí se las den todas


Punto y final, aquí se acabaron los artículos dominicales de "Aquí me las den todas" que cada domingo desde hace unos cuantos años he publicado (anti) religiosamente en La Voz de Asturias. Ya no los quieren ni gratis.


Para poner fin a esta relación ha sido necesario que los cobardes apelen a las más altas esferas, desde fuera de Asturias ha venido la orden para acabar con los artículos semanales. Las excusas se han disfrazado de inconvenientes momentos, de fases en procesos, lo que sea. El caso era terminar con ellos cuanto antes. Me había ofrecido a mantenerlos por pura amistad, sin cobrar un euro, pero no se puede pedir que los mangantes entiendan la generosidad, que les es del todo ajena.


¡Cuánto odio, Joaquín! (digo tu nombre y no tus apellidos porque como los has cambiado de orden ya no sé cómo será más correcto llamarte; y yo siempre ha sido muy preciso) Allá tu, ahí te las den todas.


Yo sigo aquí.

viernes, 17 de abril de 2009

Propaganda fide

De la propagación de la fe viene nuestro término propaganda, una palabra con connotaciones negativas generalmente porque se asocia a engaño, a manipulación. Propaganda en un mensaje persuasivo, que pretende ganarse una opinión de tipo político (el tipo comercial se corresponde en rigor a publicidad, pero en el lenguaje coloquial se intercambian a menudo; y a menudo con razón sin darse cuenta). Esta chapa viene al caso de un ejemplo de propaganda que cunde esta semana en mi ciudad, e imagino que en otras tantas. Su contenido político me resulta deleznable, su técnica me merece muchos elogios. Es esta:




Se corresponde a un partido de ultraderecha, que por buen gusto no pienso enlazar aquí, pero la idea de estos carteles, tengo que reconocerlo, es genial. No se pegan en cualquier pared, o esquina. Cada cartel se sitúa estratégicamente en escaparates de comercios que están cerrados. La campaña tiene truco, por supuesto. Muchas de las oficinas y tiendas sobre los que se ha estampado este cartel ya habían echado el cerrojo hace años (al menos en mi ciudad). Pese a todo el efecto es certero. En Oviedo muchas oficinas de agencias inmobiliarias habían ocupado algunos de los locales mejor ubicados del centro. Ahora han cerrado algunas, otras se han trasladado buscando alquileres más baratos. Todas han cedido un escaparate de lujo a un grupo ultraderechista. Insisto en que el mensaje en falaz, pero peligroso porque es contundente. Me descubro ante el que ideó esta estrategia. Con la otra mano le daría un buen bofetón.

Llevamos años quejándonos de la crispación, del amarillismo de los medios de la derecha; pero la provocación, el gusto por tentar al establishment, molestar a los oídos bienpensantes... eso siempre tradición de la izquierda, de la bohemia. Esta crisis, habrá que repetirlo hasta cansar, es responsabilidad de un modelo neoliberal del capitalismo que ha despreciado las políticas sociales y la intervención en la economía, que hoy todos los pudientes mendigan. Pero ante la derrota de ese esquema conservador, los moderados están petrificados y los radicales (en el mejor sentido de la palabra) se contentan con hacer el saltimbanqui. En cada negocio cerrado debería aparecer la cara del banquero que ha cesado o puesto trabas el crédito del comerciante, bajo cada cartel de se vende o se alquila expuesto en vano, la de quienes decían que si los precios subían es porque había demanda.

¡Espabilad, coño!

martes, 14 de abril de 2009

Mono naranja



A la pregunta de ¿Qué medida urge más para atajar la crisis?, los lectores de este blog han respondido:


--Legalizar la marihuana: 4 (19%)

--Invadir los paraísos fiscales: 12 (57%)

--Meter a algún banquero en Guantánamo: 5 (23%)

Particularmente creo que todas son buenas medidas, igual de válidas, y sólo se diferencian en cuánto tiempo tardarían en ofrecernos resultados. Legalizar la marihuana (algo que creo que va a suceder, no por una cuestión de ampliar libertades civiles sino porque los poderosos necesitan que algo de dinero negro vuelva al mercado) es algo que mejoraría el flujo de efectivo a largo plazo. Invadir los paraísos fiscales (lo que debería haber aprobado el G-20) es una buena solución a medio plazo; pero lo más rápido, lo superefectivo, lo que resolvería la crisis mundial en menos de un año, sería encerrar en Guantánamo no a uno sino a un buen puñado de banqueros. Por supuesto me opongo a que se les torture, yo creo que vestirlos con el mono naranja ya les daría bastante pánico.

domingo, 12 de abril de 2009

Tambores para Sinde


No ya días, siquiera horas o segundos. Habría que contar por milésimas las 100 que se le concedieron de gracia a Angeles González-Sinde desde que la nombraron ministra de Cultura hasta que le lloviera un chorreo de críticas por su oposición al libre intercambio de archivos en internet. Pero es lo que tiene la red, que es casi instantánea, vayan tomando nota. Las descargas, mal llamadas piratas si no hay ánimo de lucro, están aquí para quedarse. Los tribunales acabaron con Napster, pero tendieron un alfombra al e-mule. Dos refranes sirven aquí: otro vendrá que bueno me hará, y no se debe escupir contra el viento. Se comprende el terror de los desbordados por los avances tecnológicos pero haríamos mal si a la compasión por ellos no le sumamos un poco de pedagogía; es un grave error ver un enemigo en un herramienta que bien aprovechada sólo puede traer beneficios. Los problemas del cine español --que apenas encuentra sitio en las salas por un sistema abusivo impuesto por las distribuidoras de superproducciones-- no se deben a internet. En el top manta arrasará Bisbal y bodrios melódicos, pero no se vende a Beethoven ni a Jimi Hendrix. Un libro descatalogado se mantiene en un limbo inalcanzable para los lectores porque una legislación de propiedad intelectual obsoleta impide que se reedite y también que se distribuya libremente. Yo sí le daré cien días a Sinde, pero le aconsejaría mirar a Buñuel, que si ponía los tambores de Calanda como banda sonora de sus películas era por amor al terruño, sí. Pero también porque sus redobles no pagan derechos de autor. Tam, tam.

domingo, 5 de abril de 2009

No tiene comparación



No sé cómo quieren comparar la comida entre el secretario del PP de Madrid, Francisco Granados y el juez Javier Vieira, que se va a ocupar del caso Gürtel, con aquella cacería en la que coincidieron el juez Garzón y el ahora ex ministro Mariano Fernández Bermejo. No tienen nada que ver, para empezar en la comida de Granados y Vieira, las viandas ya estaban muertas y no tuvieron que perseguirlas ellos con escopeta, ni acecharlas en los arbustos. Si se tocaron temas relacionados con el caso que se va a juzgar (y así fue, pues lo ha reconocido el magistrado que preside el Tribunal Superior de Justicia de Madrid) no fue entre tiros, ni ventoleras; sino entre el tintineo de copas y tañer de los cubiertos que se recogen. No se dijeron nada en voz baja ni alta. Además, Bermejo acabó reconociendo que estaba cazando sin licencia, y era el notario mayor del Reino. Seguro que en el restaurante donde yantaron el juez y el dirigente popular todos los papeles estaban en regla, la cocina limpia y desratizada; en los urinarios, una aromática pastilla nueva. No se puede comparar, habíamos cogido este asunto por la estética y de verdad que es mucho peor posar entre cornamentas y cañones que ir royendo el bollo de pan mientras traen el primer plato. A no ser que lo que discutiéramos fuera una cuestión ética, de si resulta más o menos inmoral que presuntos implicados en un caso compartan mantel con quien va a juzgarlos, o de doble moral, por si hay que aplicarse uno lo que se exige a los demás. ¡Ah!, entonces sí, más vale que vayan dimitiendo los dos.


(Aquí me las den todas 05-03-09)