domingo, 29 de noviembre de 2009

Fue miedo reverencial


Hay una metáfora sugerente en los motivos que podría aducir la infanta Elena para pedir la nulidad de su matrimonio católico con Marichalar. Dicen que los motivos que podría argumentar serían los de inmadurez o miedo reverencial. No entro en qué inmadurez o temores tendrían estos para casarse, ni me importa.

Pero es curioso porque ambos sirven para explicar por qué tras la muerte de Franco terminamos siendo una monarquía y nunca se preguntó por el justo regreso de la república. Hubo inmadurez, porque somos una democracia aún muy joven que todavía se consolida entre zancadillas; pero, sobre todo, hubo miedo reverencial a que volviera otra guerra civil si se trataban de poner todos los puntos sobre las íes al principio. Hubo muchos motivos, pero el temor a un pronunciamiento militar fue definitivo, y al 23F me remito.

Pero ya somos más maduros, y esos miedos los hemos dejado atrás. Si quisiéramos pedir la nulidad de este matrimonio que nos ata a los Borbones tengámoslo en cuenta. Seguro que vivimos buenos momentos juntos, pero los años se nos hacen pesados y tenemos a sensación de que nos toca cargar siempre con la peor parte y todas las tareas domésticas. Si llegara el caso de separarnos, sepan que nos quedamos con la casa, ya era nuestra antes de que ellos llegaran. Los hijos pueden llevárselos.

sábado, 28 de noviembre de 2009

Pudor republicano


No he leído casi nada interesante o mínimamente reflexivo sobre el divorcio de la infante Elena y Jaime de Marichalar, notas de sociedad en la prensa, algún apunte sobre qué pasará a la hora de pedir la nulidad del matrimonio católico. Parece un tema tabú más allá de la prensa rosa, hay un pudor republicano para hablar de este asunto, ¿por qué? hay cosas que tendríamos que comentar sobre esto.

Que Elena y Jaime se divorcien sería un asunto privado y sin ningún interés en el que yo no malgastaría tres letras si se tratara de dos personas anónimas, ciudadanos que se gana el pan con el sudor de su frente y que tendrán sus cuitas como todo hijo de vecino. No lo son. Y sus cuitas nos afectan porque su boda (y probablemente su divorcio, y con toda seguridad el dineral que se dejarán en Rota para declarar este matrimonio nulo) lo pagamos nosotros.

Y no se trata de si se casan o se divorcian o si practican parafilias en la intimidad, que bien poco me importa, se trata de poner de relieve cómo se van sumando los anacronísmos a la muy obsoleta institución de la monarquía. Que ya es bastante malo tener que cargar con un Jefe de Estado que no lo ha votado nadie, sino que encima haya que tragar que --en representación de un Estado en el que convivimos ateos, católicos, musulmanes, budistas, judíos y quién sabe qué más confesiones-- el monarca y toda la familia extensa que vive de nuestros salarios se rija públicamente por la fe católica en exclusiva, per secula seculorum.

Que ya está bien de jurar la Constitución delante de la Biblia y crucifijos, que ya está bien de funerales de Estado con obispos, que no deberíamos considerar más matrimonio y ceremonias que los civiles para la gente que dice que nos representa a todos. Porque no es verdad y ellos lo saben, pero al menos --y no se cansan de reiterar que de eso se trata-- por lo menos que guarden las formas.

Responsabilidad de la prensa

Portada del ABC, hoy:



El joven de mirada asesina está libre, fuentes de la investigación afirman que seguramente habrá sido un accidente.


¿Presuncion de inocencia? ¿qué es eso? Eso es un privilegio sólo para imputados en la trama Gürtel.

miércoles, 25 de noviembre de 2009

Cigüeñator

Son geniales las viñetas de Matt Bors, la pega es que, en general, suelen ceñirse lógicamente a la política interna estadounidense. Quizá ésta también, pero con un poco de imaginación no cuesta mucho adaptar el chiste a las penurias de la política hispana.


Traducción: "Los pro-vida no quieren que ni uno de los dólares de sus impuestos se destinen al aborto. Ahora están desarrollado la idea de "Cigüeñator". La primera máquina de guerra que rastrea al no nacido (e, inevitablemente a la mujer) antes de bombardear la boda afgana"*

*La madre será volada por los aires después de dar a luz.

martes, 24 de noviembre de 2009

Merkel subliminal

Ya en la campaña de las últimas elecciones alemanas, la propaganda de los democristianos apostó --quizá subliminalmente-- por el refrán español de: tiran más dos tetas que dos carretas.


"Tenemos más que ofrecer", reza el lema de este cartel con la pechuga de la canciller. En Sociological Images al principio lo entendieron mal (creyeron que era un ofensivo cartel socialdemócrata) pero supieron rectificar y marcarse un brillante post sobre la sexualización de los candidatos electorales. A ver qué son capaces de hacer con esto.



Merkel nos quiere decir algo pero yo no sé qué es. Y creo que no quiero saberlo.

viernes, 20 de noviembre de 2009

We couldn't vote


Ya están elegidos, un presidente de la UE belga y democristiano y una jefa de exteriores británica y laborista. Se han cumplido los cambalaches que necesitaban cuadrar los ejes país grande-pequeño, derecha-izquierda, hombre-mujer.

A este anuncio le han seguido las críticas por la forma en la que se han escogido, nada de sufragios directos, una negociación algo oscura de jefes de gobierno. Y es verdad. Sin duda yo también preferiría unas elecciones a escala continental, ahora bien, ¿sabe todo el mundo lo que eso significa?

A menudo por aquí nos sonreímos con las vaguedades de los candidatos de EEUU, un país que es casi un continente y que, aún así, habla una misma lengua. ¿Os imagináis qué tendrían que hacer unos que se postularan a presidir la UE? Tendrían que recorrer 27 países, con muchos idiomas diferentes, historias muy variadas. Para tratar de contentar a un amplio espectro del electorado no se podrían lanzar mensajes muy audaces, os lo aseguro, todo tendría que equilibrarse desde Lísboa a Varsovia, desde Estocolmo a Creta. Todo lo que se propusiera al comienzo de una campaña tendría que llegar aguado sin remedio al final, ¿queremos eso? Aun así, yo lo preferiría pero no estoy muy seguro de que todo el mundo haya contado con una situación así.

jueves, 19 de noviembre de 2009

Es Cars

A la pregunta de ¿Qué peli de Pixar se convertirá antes en un clásico? los lectores de este blog han respondido:

--Toy Story (I & II): 23 (79%)
--Cars: 3 (10%)
--Monstruos S.A: 6 (20%)

Bueno, sí. Tenéis razón, la doble entrega (a la espera de la tercera) de aventuras de los juguetes de Andy es una maravilla, yo diría que ya es un clásico del cine de animación, o del cine a secas, por sus muchísima virtudes. Pero, con todos los matices que haya que poner a lo que voy a decir, Toy Story es una película que disfrutan (aún) más los adultos que los niños; nos hechiza porque nosotros jugamos con juguetes como esos, nos es más fácil identificarnos con ese paraíso perdido de la infancia que nunca volverá. Voy a ser hereje, el futuro es Cars.



Quien tenga hijos me comprenderá. Cars es una de las películas que más veces he visto en mi vida, es mano de santo para cesar terremotos infantiles, tiene algo hipnótico para los que miden menos de un metro. Al principio (y es curioso ya que hablamos de Toy Story) pensé que Cars era una producción pensada para vender juguetes, metros de estanterías en todas las jugueterías avalaban esta hipótesis. Pero no fui justo, lo sé después de haber visto el filme varias decenas (quizá ya alguna centena) de veces.

El argumento de Cars arranca en la carrera final de la Copa Piston, a la que han llegado empatados El Rey, ganador durante muchas temporadas, el eterno aspirante y malvado Chic Hicks, y nuestro héroe Rayo McQueen, un talento natural del motor a quien le pierde la soberbia. Tal es así que por ahorrar tiempo en los boxes sólo reposta combustible y no cambia las ruedas; de manera que a falta de unos metros para la meta, pincha dos veces y sus dos rivales superan su gran ventaja y entran juntos en la meta. No se ha producido el desempate así que la organización decide que se celebrará una carrera entre los tres aspirantes en el plazo de una semana. Rayo parte rápido camino de California, donde tendrá lugar la carrera, pero un incidente nocturno --debido, de nuevo, a su falta de consideración con el prójimo-- le hará perderse y verse detenido en Radiador Springs, donde terminará siendo condenado a asfaltar la carretera principal del pueblo.

El contraste entre el mundo de las carreras --moderno, veloz, tecnológico-- y el de Radiador Springs --aburrido, abandonado, obsoleto-- es vital en la película. La semana de condena de Rayo le servirá para un doble descubrimiento: la historia del pueblo, antaño boyante cruce de caminos pero hoy abandonado por culpa de la autopista (un carreta que corta la tierra en lugar de amoldarse a ella), y el pasado del juez de Radiador Springs, Hudson Hornet --Paul Newman en la versión original--, que en realidad es una gloria de las carreras en los años 50, desengañado por la banalidad de ese mundo. Rayo conocerá el amor en la figura de Sally (la fiscal del pueblo) y la importancia de ayudar a los demás. En plena ceremonia de reconciliación con los habitantes de Radiador Springs y a punto de besarse con Sally, Rayo es descubierto por la prensa y llevado en volandas a California. Hudson Hornet les ha dado el chivatazo.

Llega la carrera final y Rayo --que siempre había mostrado una cabeza fría en la competición-- está desorientado y confuso, no deja de pensar en los amigos que ha dejado en Radiador Springs. De pronto aparecen en sus boxes (Rayo estaba solo porque su equipo le había abandonado por insufrible) y todos tienen su pequeño papel en la trepidante remontada del protagonista. La carrera está decidida, de nuevo a falta de unos metros Rayo se dispone a ganar la Copa Piston, Chic Hicks se resiste a quedar una vez más por detrás de El Rey y lo empuja violentamente fuera de la pista, en el linde de la meta Rayo ve el accidente del rival y frena. Retrocede, ayuda a El Rey a terminar la carrera, Chic gana sin honor, y Hudson Hornet se ve redimido.

La moraleja es que no importa tanto ganar como hacer las cosas bien, y que incluso una derrota honorable es mejor que una victoria ganada de malos modos. Hay también un cierto mensaje ecologista (que abarca tanto a un entorno como a sus moradores), se enfatiza el respeto por la experiencia y la amistad. No creo posible un lectura socioeconómica a través de los patrocinadores de los protagonistas contendientes. Si bien a Rayo lo patrocina la cutre y familiar empresa de Crema Medicinal Rust-Eze; y a Chic Hicks el banco HTB (es decir, Hostile Takeover Bank, esto es, el Banco de la Opa Hostil); a El Rey y con quien sueña correr Rayo, le promociona la empresa Dinoco, claramente una petrolera de la que es propietario un tejano con cuernos de vaca en el capó. Algunas curiosidades de la película son este tema rap (que escuchan los coches tuneados que provocan que Rayo se pierda y termine en Radiador Springs) que no recoge la banda sonora original; o que, en su alocución ante los seguidores de Rust-Eze, cuando Rayo se queda callado alguien desde el fondo grita ¡Free Bird!. Una broma americana que no se puede traducir (¡que cante!, dicen en la versión doblada) y que, por lo visto es muy común por allí, se trata de pedir esta canción de Lynyrd Skynyrd en cualquier evento público aunque no venga a cuento.

Gran virtud de la película es la maravillosa antropomorfizazión de los coches, con algunos estereotipos muy logrados como la furgoneta hippy Filmore, o el vendedor de neumáticos italiano Luigi. No sé, algo tiene que encadila a los enanos, y el caso es que crecerá una generación entera con el cálido recuerdo de las animadas aventuras de Cars, abonado en los dulces ensueños de la primera infancia. Así nacen los mitos, amigos.

Y sí, este post es una gran chapa, pero a mí --que tengo que ver la película cada día, y creo que por unos cuantos años más-- me ha servido de catarsis personal. Perdón, por el peñazo y muchas gracias.


La coherencia no es decente

Esta imagen fue un escándalo facha (entre la carcundia todavía llaman a la vicepresidenta: María Teresa de la Vogue)



Esta no



Y esta de esta semana previsiblemente tampoco.




PP, como no tenemos ideas para cambiar la realidad te ofrecemos otra paralela. Porque la coherencia es cosa de maricas y progres.

martes, 17 de noviembre de 2009

Piedras ambulantes

Están en el Valle de la Muerte, el escenario predilecto de los Western. Son piedras que se deslizan por el seco llano dejando una estela detrás.




Los geologos creen que la explicación está en que la humedad que retiene el barro tras la estación húmeda y pequeños fragmentos de hielo bajo las piedras permitirían que el viento las empuje.

Flipante el reportaje completo aquí.

miércoles, 11 de noviembre de 2009

Gráficos estadísticos

Poco se puede añadir al completísimo artículo de Strange Maps acerca de este gráfico lineal que reproduce el argumento y sus distintas líneas temporales de El Señor de los Anillos; es una imagen grande que tiene la virtud de representar las interconexiones --temporales y espaciales-- de los personajes de un vistazo.




Por si fuera poco, los autores de esta curiosidad, también han diseñado gráficas parecidas sobre Star Wars y otras películas.




En Strange Maps terminan de hacer redonda la entrada con la alusión a un mapa gráfico espectacular que describe el avance y retroceso de la Grande Armée de Napoleón en Rusia, mostrando el desarrollo en el tiempo, en el espacio hacia Moscú y la huída, así como el descendente número de soldados franceses que participó en esa imposible batalla con el frío.

lunes, 9 de noviembre de 2009

Orgía porrón

¡Ah!, el porrón, recipiente amado por los dipsómanos, nostalgia de los ancianos bebedores, elemento iniciático de las borracheras adolescentes, motivo de risión con los güiris. Pues es algo más, allá en el Chicago de los años 70 se adoptó como juego alcohólico sexual en finas fiestas de gente liberal rebautizado como Orgy (Orgía).



El anuncio es todo él un descojono. Desde la etimología del producto, que la wikipedia indica de "origen incierto" en el catalán, pero que en Chicago --con todo atrevimiento-- se traduce como To pour it on (literalmente, vertirlo, casi escanciarlo). El juego, por equipos, tiene por objeto ver quién consigue una trayectoria mayor en el manado de la bebida (escogida a gusto del consumidor) y menores derrames fuera del objetivo, la diana, bucal.

Lo mejor: el premio es "opcional", por favor usen su imaginación; y si no tienen miren las churris del anuncio.

Además, Orgy incluye un precioso porrón, baberos, y libro de instrucciones, por sólo 10 dólares. Ya sé que voy a pedir a los reyes magos estas navidades.

domingo, 8 de noviembre de 2009

Mérito


Hay gente que destaca por su belleza, una mera cuestión genética, una lotería de cromosomas. Vamos, que no tiene mérito.

Otros tienen una inteligencia privilegiada, no porque se hayan formado más o sean cultivados, sino porque la naturaleza les fue favorable. Vamos, que no tienen mérito.

Los hay que nacen con talento, con un espíritu favorable a las artes que los hace comprender la música, los colores o las formas mejor que el resto de los mortales. Pero son así porque sí, y no tienen mérito.

Otros tienen que esforzarse toda su vida, luchar para aprender, superar toda clase de obstáculos. Tienen un don especial que les hace continuar donde el resto se rendiría, tienen algo innato que les permite seguir adelante.

Vamos, que no tienen mérito.

jueves, 5 de noviembre de 2009

¿Bueno para quién?


En el artículo de la Wikipedia explican que la frase atribuida a Charles Erwin Wilson (presidente de General Motor en los años 50) "lo que es bueno para General Motors es bueno para el país" se ha malinterpretado. Wilson había sido nombrado secretario de Defensa por Eisenhower y, cuando le preguntaron por posibles incompatibilidades entre su actividad privada y el cargo público, lo que en realidad dijo fue que durante años pensó que "lo que era bueno para el país" lo era también para la compañía, "y viceversa". Sea como sea, la anécdota da para muchas interpretaciones malévolas ahora que la que fuera quizá la compañía industrial más importantes del capitalismo ha sido intervenida por el Gobierno norteamericano. Lejos están los tiempos en que un presidente sentado en la Casa Blanca llamaba a un alto ejecutivo de la fábrica de automóviles para formar parte de su gabinete. En este siglo, Obama puso como condición para entrar en la compañía (y así ayudar a salvarla de la bancarrota) que su presidente se fuera a casa. Pero de forma tenebrosa la frase --la verdadera o la apócrifa-- de Wilson sigue vigente.

De pronto, y sin que nadie se lo esperara GM cambió de parecer, dejó a Merkel con el culo al aire, y anunció que no vende Opel a Magna, que se queda con el invento, que se siente con ganas de sacarlo adelante. Las interpretaciones sobre si en esta decisión ha pesado el temor a pasar tecnología a Rusia (y algo habrá, que Putin se ha puteado --no soy yo, es el idioma--), o sobre si la decisión favorece o perjudica a la factoría española de Figueruelas, se las dejo a otros que sabrán más que yo del asunto.

A lo que voy es a la enorme lección que nos enseña esta noticia sobre cómo se está desarrollando esta crisis que nos aqueja. GM --emblema del capitalismo-- se comió sus principios liberales y aceptó ser intervenida por el Estado, precisamente en uno (el de EEUU) que ve cosas así como
anatema. Después siguió pasando la gorra en Europa donde ya había sacado 1.500 millones en Alemania y la promesa de otros 3.000 para ayudar a reflotar la empresa, con venta incluída. Todo esto aliñado con ayudas y subvenciones de todos los Estados --en el nuestro con 2.000 euros por la compra directa, más los que aporten las CC.AA y rebajas en la matriculación buenas para los pijos que adquieran carros de lujo en Madrid-- para salvar la maltrecha industria del automóvil. Con todo este panorama ningún ejecutivo se corta a la hora de plantear despidos por decenas de miles, mientras el mullido sillón donde se apoltronan sus culos se salva a costa de los impuestos de decenas de miles de curritos.

Que a lo que voy es que los gobiernos europeos se están equivocando al no exigir cabezas a la hora de ayudar a las empresas que peligran. Obama se pulió al consejo de administración de GM pero aquí sólo se exige responsabilidad a los obreros. Y así es que esta banda se está riendo en nuestra cara desde hace meses. A ver si ahora que se han reído en la cara de una canciller se toma alguna medida más seria. Me temo que no.

miércoles, 4 de noviembre de 2009

;)


Después de la del 11-M, y de la del caso Gürtel, el PP vuelve a la carga con la conspiración, esta vez con un sistema de grabaciones --el SITEL-- que fue aprobado por el propio Mariano Rajoy.

Definitivamente está bajando el nivel. ¡Qué tiempos en los que se conjuraban contra España judíos y masones!

A ver si aprenden de los maestros.

martes, 3 de noviembre de 2009

Like a pimp



Comencé el día casi seguro de que se trataría de una jornada triunfal para Rajoy. Casi, algo me decía que no, pero pensé que yo debía estar equivocado, hasta Público daba por sentado que el presidente del PP se había pulido a Aguirre. Jockin the bitches, slappin de hoes, es uno de los versos de esta versión de Boyz in the hood, (la original es de Eazy-E), genial parodia de Dynamite Hack, que no me quito de la cabeza desde hace días. No hay que perderse el vídeo, esta banda de blanquitos se disfraza de pijo, lleva al pop un letra nigga y gansta a más no poder y cada estrofa cuadra a la perfección con cada plano. Así pensaba yo que terminaría el día y cómo iba a encaminar mi comentario. Vacilando a las putas, azotando (en el culo) a las zorras (creo que se puede traducir así, si me equivoco me corrigen), pero en plan pijo, era la versión que nos estaba vendiendo la totalidad de la prensa nacional sobre el puñetazo en la mesa de Rajoy, el fin del santo Job, la primera derrota de Aguirre.

Bueno, pues esta ho nos ha salido respondona. Cospedal salió anunciar que no habría una próxima vez, y la siguiente llegó sólo horas después de que se cerrara el conciliábulo popular. Aguirre no fue a la reunión, después se quejó de la equidistancia del líder supremo entre víctimas y verdugos. Cospedal quiso vender una imagen de partido sin fisuras, todos unidos de nuevo, monolíticos tal y como siempre les percibió su electorado. Le faltó decir Espejo de lo que somos, para que la cosa tuviera más guasa.

Decir ahora por dónde seguirá la cosa es algo vano, Aguirre es impredecible y Mariano, aunque le guste pensar que es todo lo contrario sigue ganándose el título de pusilánime del año a cada minuto que pasa. No, la cuestión es otra, ¿por qué toda la prensa nacional sin excepción daba por zanjada esta crisis cuando no era así? Pues porque se pretende vender la moto de que se trata de una querella por la dirección de Cajamadrid, y con la opción definitiva por Rato se acababa todo.

Pues no, sigue siendo una guerra muy antigua por ver quién los tiene más puestos --los cojones y los ovarios-- dentro del PP. Y sobre eso, todavía queda mucho por decir.

lunes, 2 de noviembre de 2009

Mi blog de derechas


Bueno ya me cansé. Estando como estoy de acuerdo con esa sentencia que dice que en democracia cada uno tiene a los políticos que se merece, lo que ya no puedo soportar es el bajísimo nivel de conservadurismo español y, lo que es peor, el de sus votantes. Una y otra vez maldecimos que los electores de derechas acudan de forma masiva y acrítica a las urnas. Toleran corruptelas, mentiras, escándalos, burdas manipulaciones... lo perdonan todo. Bueno, ellos se lo merecen, pero nosotros no. ¿Tu, izquierdoso progre, no sientes que deberías toparte con adversarios más curtidos en el debate? ¿Con gente que, al hablar de la Guerra Civil, sepa decir algo más que ¡Paracuellos del Jarama!? ¿Gente con otros puntos de vista pero no cafres?

Bueno, pues ya que ellos no se ponen tendremos que ponernos nosotros. He creado Mi blog de derechas, un intento de fomentar un conservadurismo español alejado de cristofreaks, filofascistas, euroescépticos y etcétera de chifladuras. Mi intención no es hacer un fake a la manera del genial Quesitos, ni tampoco una parodia (aunque mis primeras entradas puedan parecerlo, me ha costado, me esforzaré más en el futuro); no, mi intención es ponerme sinceramente en la piel de un derechista normal, demócrata, liberal, sin demasiados prejuicios (o al menos, que no los abrace como señas de identidad) y exponer el punto de vista con el que a mí, en realidad, me gustaría toparme para debatir en serio. Lo hago yo porque a ellos no les veo ganas ni condiciones, y pido ayuda a todos. Si eres de derechas expón allí lo que quizá temas exponer en esos pozos de inmundicia carcas por los que seguramente circulas, y que no haces por temor a que le llamen maricomplejines. Si eres de izquierdas, colabora tu también, se supone que quieres ayudar a lo más necesitados y, la verdad, la derecha española está muy necesitada, lleva siglos en manos de una exquisita selección de tontos del pueblo.

He escogido ilustrar esta entrada con gráfico idealizado de las propuestas y sentires generales de la izquierda y la derecha estadounidenses, espero que me sirva de inspiración.

Todos iguales

Ya sabéis que yo no lo creo, que todos sean iguales. Pero llegados al punto de que, según CIS, la clase política es el cuarto motivo de preocupación de los españoles, si hay que generalizar hay que hacerlo con estilo: