martes, 9 de febrero de 2010

No estamos tan mal



"No estamos tan mal" dijo Zapatero en el congreso del año 2000 en el que se hizo con la secretaría general del PSOE. Su discurso fue el único no catastrofista, animó al personal.

"No estamos tan mal" ha sido el mensaje que una y otra vez ha ido repitiendo Zapatero, desde el comienzo de la crisis a los ciudadanos, y, en la última semana, a los principales autores de la opinión publicada (que no la opinión pública) del capitalismo financiero. Es malo creer en conspiraciones, pero es de tontos creer en las casualidades y más cuando se habla de especulaciones en la vorágine mercantil. No es cierto que los tiburones de las finanzas le tengan tirria a ZP porque es de los pocos líderes socialistas europeos, no es cierto. Tan falso como la acusación del PP de que el único problema de la crisis es Zapatero y que cuando se vaya todo se arreglará por arte de magia. El chiste de El Gran Wyoming, "la que está liando Zapatero" lleva tiempo siendo una consigna que la carcundia repite como un mantra que todo lo explica. Lo peor es que explican mejor la situación los Monty Python con su corto The Crimson Permanent Assurance, que el Financial Times, tan cutre que traduce las declaraciones de un ministro español con el servicio de Google.

No hay conspiración. Tampoco casualidades, hay gente que pretende forrarse a costa de nuestra ruina, como hizo George Soros cuando se llevó por delante la libra. Se ha dicho que los especuladores atacan porque se resisten a que se regulen más los mercados financieros. Ojalá fuera cierto, pero visto el paupérrimo balance de actuaciones de los estados contra el capitalismo de casino en los últimos dos años más bien se trata de una exhibición de su poder absoluto. La misma gente a la que se salvó a costa de los contribuyentes se divierte ahora quebrando países. Quizá de esta haya quien aprenda la lección y se pongan las pilas. Un consejo, este tipo de gente sólo conoce un lenguaje: el dinero. Es lo único que les duele. Durísimas multas, amenazas (veraces) de expropiación y largas penas de cárcel serán su única pedagogía. ¡Ah!, y seamos realistas, pidamos lo imposible. Ningún estado sólo podrá con ellos. O la UE actúa totalmente coordinada con EEUU o no habrá nada que hacer. Como dice Zizek, política es cuando se piensa lo imposible.

No estamos tan mal y es cierto. Mejor dicho, estamos mal, pero no tanto como quieren hacer creer quienes pueden sacar tajada de sus maldades. Para ZP se trata en realidad de un mensaje gastado, a fuerza de repetirlo tanto se ha quedado en ruido de fondo. Mejor que no lo diga más, que hable con decretos. Y una última reflexión. De los griegos --los clásicos-- aprendimos que el héroe no buscaba las hazañas sino que le fueron impuestas por el destino. El héroe no sale a buscar aventuras, se las topa cuando pensaba llevar una vida tranquila y sosegada, lo que le hace héroe es la manera en la que afronta las terribles adversidades que se le presentan. Ese podría ser un buen consejo para ZP, pero sería aún mucho mejor para que todo el mundo se lo aplicara.

PD. La aventura de los protagonistas de Seguros Permanentes Crimson (parte II) termina con su bajel arrojado al vacío porque la Tierra es plana. Eso es lo que quieren que creáis.

No hay comentarios: