lunes, 22 de marzo de 2010

Liberales de palo


A la hora en que escribo estas líneas Gerardo Díaz Ferrán sigue siendo el presidente de la patronal. A lo mejor llego demasiado tarde y cuando se publique esto la CEOE ha reaccionado y ha cambiado de directiva. Puede ser, en todo caso y aún así, aunque empezaran la semana con un nuevo presidente, la organización empresarial ya se ha convertido en un bloque obsoleto, es un papel sólo apto para envolver pescado.

Seguro que hay empresarios muy dignos y honrados pero ocurre que han elegido para representarlos a uno que no sólo es que no pague a sus trabajadores, sino que adeuda millones a la Seguridad Social y hay que intervenirle las empresas para que no quiebren una detrás de otra.

Que sí, que también hay gente emprendedora, pero esto no es de ayer sino que ya lleva meses de respaldos, aplausos y confirmaciones en el cargo. Ahora son cómplices de un elemento que juega a la contabilidad creativa con sus múltiples sociedades y no encuentra con qué abonar salarios pero se compra un Ferrari

Aún sin Díaz Ferrán, la patronal no sabe estar a la altura de las circunstancias. Exige despido barato después de haber enviado al paro a 4 millones de personas en un plis plas porque eran contratos temporales que bastaban con no renovarse. Exigen sueldos más bajos cuando en época de supuesta bonanza se condenó a una generación entera al mileurismo y al pago en negro.

Las propuestas contra la crisis de la CEOE (y de los mercados, cómo no), hasta ahora, no han sido más que pura rapiña. Para salir de la depresión se piden sacrificios a los currantes, pero ¿dónde está la inversión en I+D, la renovación de infraestructuras y modelos de negocios? Parece ser que se gastaron en coches deportivos y mariscadas. ¿Qué no, que no todos son iguales? Pues cambien al menos al tipo que les representa, ¿ni siquiera de eso quieren hacerse responsables? Vaya liberales de palo.


2 comentarios:

Anónimo dijo...

Llevas razón, imposible!! Por cierto, estábamos todos impacientes por tu regreso a los ruedos...se te echaba de menos jeje Un saludo.

Anónimo dijo...

Vaya, sobra lo de imposible...