lunes, 15 de marzo de 2010

Vuelve el hombre


Quizá piense que en estos tiempos de crisis hacen falta propuestas meditadas, análisis profundos, sesudos estudios para desplegar estrategias extensas a medio y largo plazo. Desista ahora, ahórrese sufrimientos, lo que se estila para la próxima legislatura asturiana es el cotilleo, cuchicheos en las esquinas, un rumor que va pasando de la boca a la oreja y que, cuando se sugiere en voz alta, recibe guiños y sonrisas pícaras. A buen entendedor pocas palabras bastan, todo a su tiempo, hay que respetar unos plazos, ya viene, ya viene.

No oímos nada de proyectos, pero tenemos un nombre. El Partido Popular asturiano ya ha descubierto hace tiempo todas sus cartas y después de pensarlo mucho resulta que no dan para un full, ni una escalera, nada de tríos –que eso es como querer mezclar peras con manzanas– y ni la pareja (que es lo tradicional y, siquiera, lo mínimo) acaba de cuadrar. Pero hay un comodín, al menos un as que sea de manga ancha, tenemos a Álvarez-Cascos. Esta vez no es un farol, lo dicen con cara de póker.

No se puede esperar mucho más de una sociedad a la que le pierde el espectáculo por encima de la reflexión, pero tiene un alto interés sociológico ver cómo el conservadurismo asturiano cede a sus instintos primordiales y abraza por fin, a cara descubierta, la idea del líder providencial. Para los próximos cuatro años no tenemos muchas cosas que decir, pero le ofrecemos un mesías, viene ahora un profeta que ha pasado un tiempo viviendo en el desierto y se ha alimentado de langostas pero en salsa Thermidor. Vuelve el hombre, busco a Jacks.

De momento el protagonista se hace de rogar, bien saben las estrellas del rock que hay que dejar que el auditorio se caliente un poco y pierda la paciencia en los primeros minutos del concierto. ¿Qué dirá, cuál será la primera canción? No importa, queremos al ídolo, su presencia nos basta. Él sabrá qué hacer. Que empiece ya, que el público se va.


(No para cualquiera, 15-03-10)

2 comentarios:

J. C. Gea dijo...

O sea, que en realidad, según tu teoría del póker asturpepero, Cascos es el Joker. Entonces la primera canción del espectáculo tendría que ser "Partyman" (¡bendita polisemia, la fiesta es el partido, el partido es una fiesta!). Y la entrada, exactamente igual que la de Nicholson en Gotham.

EFTomas dijo...

Cuanto se alegra el ser humano de leer articulos como estos, de verdad gracias PUBLICO xDDD