domingo, 18 de abril de 2010

Yoda economista


Toda la semana discutiendo sobre si había posibilidad de imponer una tasa a la banca europea para afrontar futuras crisis, un fondo que sirviera de red para que la próxima --la habrá-- debacle no la paguen los contribuyentes. Estuvieron varios días mareando la perdiz que si se hará que si no. Nada mejor que tomar en cuenta el consejo del maestro Yoda cuando hay que tratar un asunto peliaguado, algo que exige mucha confianza en uno mismo: "no lo intentes, hazlo o no lo hagas".

Bueno, pues finalmente los ministros de economía de la UE han optado por no hacerlo. No se vaya a encoger un poco la banca por una tasa ahora para que "no se lastre la recuperación". ¡Eh!, un momento; yo pensaba que la crisis era una época de sacrificios, de apretarse el cinturón, todos debemos aprender a ser menos manirrotos, bájense los sueldos, alarguen la edad de jubilación, reformen sus leyes laborales para abaratar el despido; todo por la recuperación futura.

Pero a la banca no le pidan sacrificios, la banca es ella misma un altar sacrificial, donde se derrama la sangre de los otros, siempre de los otros. No hay otro lado oscuro.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Es triste que hay todavía tanta ignorancia en la "clase trabajadora" que votan a los que amigos de la la banca y sus secuaces, no hay más que ver donde estaban, están y/o han acabado sus ex-militantes (véase Rato y cía). De verdad creéis que se acordarán de vosotros? Incrédulos...