sábado, 1 de mayo de 2010

La crisis es un golpe de Estado


Cuando, como ahora sucede, hay una unanimidad sofocante a la hora de pedir reformas laborales, es hora de levantar la mano y señalar con el dedo. Es pasmoso que ya sin excepción los tertulianos de toda laya se apunten a la necesidad imperiosa de abaratar el despido y promover más contratos basura para que crezca el empleo, sin duda el mayor problema de nuestro país.

Es curioso porque hablamos de un lugar donde los contratos temporales son la norma, y donde al presidente de la patronal (aplaudido y respaldado hasta la saciedad por sus colegas) cada día se le descubre un nuevo fraude. ¿No será necesario también plantear una reforma empresarial?

Nadie habla ya de reformas financieras, de acabar con los especuladores, de reformar el capitalismo, ni siquiera de una tasa a los bancos que son quienes han causado la crisis. No al menos en Europa; paradójicamente en EEUU, donde la libertad de mercado es dogma sí se lo están planteando. ¿Por qué aquí no?

Porque la UE está apunto de desaparecer víctima de una visión nacionalista conservadora. Las ayudas a Grecia se retrasan por las elecciones en Renania, una región de 18 millones de personas está a punto de hacer quebrar a toda la unión monetaria. Es necesario relanzar la idea de unión política europea --a escala continental, como EEUU-- porque sólo una entidad de ese calibre puede hacer frente a la voracidad de los mercados. No es broma, la crisis --a esta hora-- es un golpe de Estado. Son unos pocos oscuros financieros los que están jugando sus bazas en los mercados para provocar tensiones, rumores de quiebras de países. Los gobiernos de todo color han cedido todo su poder y, ante estas amenazas (muy serias) nos imponen sus soluciones: despido barato y menos derechos laborales.

¿Dónde está nuestra soberanía? ¿elegimos nosotros cómo hacemos nuestra sociedad o lo eligen por nosotros los especuladores?

2 comentarios:

Evitadinamita dijo...

Pues visto lo visto parece que estamos dispuestos a dejarnos comer.
En Canarias la erupción del volcán islandés comosellame ha servido de excusa (por las cancelaciones de los aeropuertos) ,durante dos semanas, para que los hoteleros asomarán la patita amenazando con EREs. Así las gastan los grandísimos hijos de puta. Desde luego, cada día me parece más real lo representativo de que Díaz Ferrán esté al frente, tan pancho con sus fraudes y sus chanchullos (gurtelianos vía Fundescam, incluso).
Y Zp cagao, sin mandarles una horda de inspectores de trabajo y de auditorías fiscales.

pachi_online dijo...

No entiendo que no haya más voces públicas que ahonden en esta idea. Parece que todo el mundo se haya quedado ciego y/o tonto.