viernes, 14 de mayo de 2010

Las riendas de la evolución


A la pregunta de ¿Qué hipótesis de ciencia ficción te parece más factible? los lectores de este blog han respondido:

--La colonización de otros planetas: 16 (32%)

--La evolución dirigida por la tecnología genética: 29 (58%)

--La guerra contra las máquinas: 5 (10%)

Desde el principio la apuesta por la evolución dirigida ha sido la más fuerte aunque la colonización de otros planetas ganó muchos adeptos en el último momento. ¿Lo veis posible? Quizá algún satélite de Jupiter, quizá algo se pueda hacer en Marte. Todo lo que hay más allá del Sistema Solar parece de verdad inalcanzable, aunque a mí particularmente me seduce la idea de una nave gigantesca en la que una enorme tripulación se ha juramentado para cruzar el espacio y llegar a otro mundo dentro de varias generaciones. Los primeros --hasta los nietos-- parecen seguros de la misión pero con el paso de los siglos, los herederos parecen perderle el respeto y no le ven sentido, no hallan un lugar donde asentarse, los fundamentos de esa mini civilización se resquebrajan y, entonces cuando menos se lo esperan, aparece un lugar, o un vecino... No sé, si nadie se anima voy a tener que escribirlo yo.

Pero la victoria es contundente para la evolución dirigida. Hay dos obras en este asunto fundamentales. Gattaca, porque es extremadamente realista y plantea los problemas sociales de discriminación que se plantearán (no lo dudo) en el momento en que se puedan seleccionar los mejores hijos. La otra es Las partículas elementales de Houellebecq (hablo del libro, no he visto la película). ¡Atención Spoiler! si quieres leer el libro (y yo lo recomiendo) no leas esto.

Al final de Las partículas elementales la trama se descubre como el relato compasivo de una nueva humanidad que rinde tributo a la nihilista desesperanza de sus ancestros, nosotros. La nueva humanidad, que no necesita religión porque ha encontrado en la ciencia paz y respuestas, no tiene sexo ni género, es andrógina, ha tomado las riendas de la evolución y de su propio destino. Es un final muy bonito, y está bien trazada la forma en la que se forja, con sus profetas, sus lemas y sus marginados. No negaría que, al leerlo, me pareció un futuro deseable.

Me sorprende los pocos que han creído en una rebelión de las máquinas contra sus creadores. Con lo bien que nos ha salido Galáctica y luego Cáprica. Con la terrible evidencia de cómo se controlan las bolsas de los mercados, algo que vi en Escolar.





1 comentario:

Fet dijo...

Yo lo de la evolución no lo veo nada claro, a la luz de los últimos acontecimientos. Involución puede.