domingo, 16 de mayo de 2010

Una solución verde

Pues sí que hay alternativas que no sean neocon al recorte de déficit que se ha impuesto a los Estados. En Público ofrecen algunas ideas; yo aporto aquí una propuesta más que vi en Reddit.



Se trata de un retoque con photoshop de un cartel de la Fundación Industrial de la Unión de Cerveceros de EEUU; publicado en el año en el que se terminó con la Ley Seca. Lo hermoso es que los retoques apenas se reducen a cambiar Beer (cerveza) por Weed (yerba). Y se entiende muy bien. La legalización de la marihuana es tan positiva para la sociedad que sus beneficios son evidentes para diversos sectores sociales: el policía te dirá que con la colaboración de los productores, la ley se cumple mejor; el doctor que, con un consumo moderado, sirve para abrir el apetito; el granjero que supondrá un salvavidas para sus ventas; y, los más importantes, el ama de casa que sabe cómo ameniza las fiestas con amigos y el recaudador de impuestos que explica la fuente de ingresos que suponen para el Estado lo que ayuda a bajar otros impuestos.

Siempre ha defendido la legalización por una cuestión de derechos civiles, para aumentar las libertades individuales; es también --y hoy resulta especialmente pertinente-- una forma lícita de dinamizar la economía. Pero más que nunca sería una cuestión de justicia poética. La prohibición de las drogas, y su consecuente impulso de la mafia narcotraficante es un ejemplo perfecto de cómo funciona el capitalismo salvaje, un lugar donde no hay más ley que la de la selva, donde las vidas no valen nada, no existen controles sanitarios y la iniciativa privada es sinónimo de crimen. No hay ninguna diferencia entre la Camorra, la Ndrangheta, el cartel de Cali o los principales actores de los hedge funds. Ninguna. Por regular algo se empieza.

No hay comentarios: