martes, 8 de junio de 2010

Empezar de nuevo


Todo el mundo está enfadado y tiene miedo. El temor no vale para nada, de la ira aún se podría sacar algo productivo. Hoy se ha cerrado una huelga de funcionarios que bien podría ser antesala de una huelga general. Y no ha salido bien como ensayo. No es por la guerra de cifras, ni porque la descentralización autonómica haga difícil el cálculo, ni porque se hayan fijado unos servicios mínimos "abusivos". El fallo es la desunión: los hay que a la vez desean darle una bofetada al gobierno y a los sindicatos y no saben a quién atizar primero, los hay que desconfían de los funcionarios y se lamentan de que las protestas lleguen con ellos después de dos años de masacre en el sector privado; los hay también (muchos) que se han acostumbrado a la crítica destructiva y sólo les satisface la desesperanza.

Levantémonos un poco para mirar mejor. El problema no es Zapatero, ni Merkel, ni la incompetencia de Rajoy, ni el euro, ni los sindicatos mayoritarios. El problema es el mercado salvaje, el toro de Wall Street que está desbocado. Si todo nuestro Estado de Bienestar se va al carajo, si la socialdemocracia está aturdida; empecemos de nuevo. Urge recuperar el concepto de conciencia de clase, porque lo que nos une es ser un guiñapo en manos de sátrapas con corbata. Este es nuestro desembarco de Normandía, aquí hay que defender la democracia frente a los tiranos del dinero.

2 comentarios:

J. C. Gea dijo...

Me temo que, como no redefinas el concepto "clase" para que englobe sin antagonismos grupos antagonistas en el viejo reparto de clases, no es el tipo de conciencia que vaya a facilitar la unión que urge. Todo lo contrario.
Quizá se trate solo de comprender en toda su crudeza que vivimos en una tiranía; que, hoy por hoy, hay dos clases a escala global: los que deciden y aquellos sobre los que se decide. Y que el 99,9999% de la población del paneta nos hacinamos en el segundo grupo.

joven dijo...

hi, you have nice blog.. u can view also mine..http://akoniwares.blogspot.com