lunes, 14 de junio de 2010

Modelo bombero


De entre todas las imágenes de la fallida huelga de funcionarios de la semana pasada --desde las declaraciones de los que desistieron porque no podían permitirse no cobrar un día, hasta la lluvia torrencial de los discursos de Méndez y Toxo que puso un final gris a la jornada de protesta-- hubo, pese a todo, una que brilló por su alegría y por su acierto; fue la de los bomberos de la Comunidad de Madrid irrumpiendo en la bolsa de la capital para desplegar dos pancartas con estos lemas: “El ciudadano paga vuestra avaricia” y “Los mercados causan la crisis”. Muchos analistas han aprovechado el tropezón de esa huelga para augurar un posible fracaso de un futuro paro de carácter general y, de paso, acusar a los sindicatos de estar anquilosados y estancados en un tiempo que hace mucho que quedó atrás. Tienen razón, y, sin embargo, los bomberos de Madrid han sido unos adelantados.
Los estados han quedado paralizados y han claudicado ante la rapidez con la que los mercados son capaces de imponer las medidas que a ellos más les convienen, se manejan con soltura en una economía globalizada mientras que los gobiernos de Europa son incapaces de aunar esfuerzos para hacerles frente. Probablemente ya no tiene sentido plantear una huelga general a escala nacional, ni estatal; porque los estados-nación se han quedado obsoletos ante una nueva fuerza que puede devorarlos uno por uno. Pero todos a la vez sería más difícil. Si es el euro, el modelo de bienestar europeo, el que sufre los ataques del capital global, sólo valdrá hacerle frente, (primero, pero no sólo con eso) con una huelga general a escala europea, una respuesta continental que apunte más allá de cada pequeño gobierno de la unión para que vean que sólo pueden sobrevivir siendo eso: unión. Y, además, como los bomberos, no contra cada pequeño gobierno que apenas pintan nada ya en este asunto, sino contra las bolsas y la banca.



No para cualquiera (14-06-10)

No hay comentarios: