jueves, 24 de junio de 2010

Usted puede dejar de ser gilipollas

Durán i Lleida, que había logrado engañar a los más ñoños disfrazándose de hombre de Estado en los últimos debates en el Congreso, se nos destapa en su blog como lo que realmente es: un pacato cristofreak y homófobo. Entre todas las desgracias que nos legó la dictadura de Franco no es de las menos importantes que pudieran llegar a la democracia con un barniz chic y avanzado, posturas absolutamente retrógradas pero que pasaron los filtros guays porque fueron perseguidos por el tirano. Y es que, al lado de un fascista, cualquiera parece razonable.

Durán ha salido a defender a las clínicas que dicen "curar la homosexualidad". No lo doy todo por perdido, eso también tiene cura:



Llámenos.

No hay comentarios: