domingo, 22 de agosto de 2010

Algo no es lo que debiera




A mí sí me gustó Inception (Origen), que me pareció muy entretenida, sugerente y además tiene a Michael Caine. Me pareció destacable la banda sonora --le han dedicado un buen artículo en uno de los blogs de Fotogramas--, por supuesto los efectos especiales y las interpretaciones.

Pero este no va a ser un artículo de crítica de la película, ni para exponer alguna de las múltiples teorías sobre su final abierto, usen Google si les interesa, hay a patadas, geniales y mediocres. Diré, en todo caso, que no me pareció en absoluto una película difícil de seguir, el montaje resulta perfectamente explicativo, pero como ya he visto a gente de pocas luces repetirlo, ahí va un gráfico con la línea temporal de los sueños.



No, lo que me vino a la cabeza al terminar la película es que la idea de que hay algo que no es como debiera, de que la sospecha de que últimamente la realidad no es la realidad de la buena, se ha convertido en uno de los motivos más recurrentes de la creación de ficción en la última década. Por supuesto no es un tema nuevo, viene de tan lejos como el mito de la caverna; o en los clásicos de la lengua castellana desde la siempre vigente La vida es Sueño (obra y wikipedia) de Calderón de la Barca. Pero --salvando todas las distancias-- hay algo en común entre Inception, Matrix e, incluso, Abre los ojos, solo las primeras que me vienen a la cabeza.

Es curioso que el tema del engaño general, de la posibilidad de hacer creer a alguien o a un grupo de gente de que vive en un mundo totalmente artificial mientras que la verdad --porque es horrenda, o porque ya no es interesante-- se oculta bajo un velo imposible de levantar. Si las películas --cualquiera que sea su género, o su calidad-- nos hablan siempre del tiempo en el que fueron rodadas, ¿qué es eso que tanto nos preocupa ahora? ¿por qué nuestros autores nos sugieren constantemente que no nos fiemos, que nada es lo que parece, que hay algo más que alguien no quiere que sepamos?

La respuesta parece obvia. O no.

No hay comentarios: