miércoles, 6 de octubre de 2010

Alianza pacata

Es un alivio saber que, con todos nuestros problemas, todavía hay gente que acumula el ocio suficiente como para preocuparse por cosas banales, como el sexo de los demás.

Ha pasado en Valencia, donde las presiones del arzobispado, ha servido para que la Generalitat elimine las clases de educación sexual de los cursos de Secundaria. Nada mejor que los cuentos del polen y las abejas, o las cigüeñas que traen niños de París, para evitar los embarazos adolescentes o la propagación de enfermedades de transmisión sexual. De toda la vida.

Pero nada de lo que digamos de los arzobispos será nuevo, malo es que coincidan en su mojigatería con un nuevo sector pacato en auge, la alianza invencible de los carcas de toda la vida con el feminismo bienpensante. Su última victoria ha llegado en Gijón --donde se va a celebrar un festival erótico-- y donde este cartel les parecía demasiado:



Así que decidieron que era mucho mejor este:



No tiene nada de original (ya se usó en festivales similares) y además, es una mala copia de un gag de El Peor Programa de la Semana del que no encuentro ningún enlace. Además, resulta ya cansino este tema en Asturias.

Desconfiad de quienes quieren deciros cómo debéis gozar, solo buscan controlaros con el sufrimiento.

No hay comentarios: