sábado, 23 de octubre de 2010

Palabras con Touraine


Terminábamos la entrevista con Alain Touraine preguntándole su opinión sobre el Tea Party en EEUU y sobre si podría tener alguna influencia en Europa, de manera que se desarrollasen aquí movimientos similares. Touraine nos respondió que, en Europa, el Tea Party debería ser la menor de nuestras preocupaciones, mucho peor lo tenemos con un auge de la xenofobia racista tradicional de este continente de toda la vida que ha logrado meterse en gobiernos como el de Holanda, que ha logrado representación parlamentaria en Suecia (¡en Suecia!) y que tiene suficiente capacidad de influencia como para que partidos conservadores a los que se supone centrados, como el de Sarkozy en Francia, a el PP español, acaben asumiendo parte de su discurso beligerante contra los inmigrantes.

Antes le habíamos preguntado sobre si en esa tendencia podríamos incluír a Angela Merkel con sus declaraciones sobre el fracaso del multiculturalismo. Touraine es claro, se desespera por quienes tratan de buscar la confrontación entre un modelo unívoco de sociedad y quienes pretenden que las particularidades destaquen por encima de los valores comunes. Ambos modelos deben convivir. "La sociedad debe respetar el derecho de cada iglesia, de cada fe religiosa, pero también el derecho a no pertenecer a ninguna de ellas", explicaba el sociólogo para quien la respuesta son los valores universales de los derechos humanos a los que todos deben someterse. En su opinión, sí hay un fracaso del llamado multiculturalismo si en lo que se traduce es en la formación de células aisladas en la sociedad, en cada cual cada pequeña comunidad se rige por sus propias normas, donde pueda imponerse la sharia en un barrio, mientras que a la vuelta de la esquina es de obligado cumplimiento la ley gitana y tres calles más abajo se tenga aprecio al derecho romano. Están muy bien las costumbres de todo el mundo, pero la ley aprobada en los parlamentos por gente votada en elecciones generales es para todos.

Touraine es autor del concepto de "desmodernización", algo que exige mucho más tiempo y espacio del que le vamos a dedicar aquí, pero que en cierto modo, venía a adelantar muchas de las causas de la actual crisis económica. En la entrevista se mofó de cómo los ganadores de esta recesión han sido justamente quienes la provocaron, es decir las entidades financieras que son las que siguen sumando beneficios mientras el resto nos empobrecemos, y ¿por qué? Pues porque la política ha desistido hace tiempo de hacer frente a los mercados y ahora se encuentra impotente para poder actuar contra ellos. La política o una política, porque según el sociólogo, lo cierto es que ahora mismo en Europa se está imponiendo la visión conservadora triunfante, favorable a los recortes sociales.

¿Y la socialdemocracia? Para Touraine está necesitada de un gran renovación, tanto que hasta en Suecia (¡en Suecia!, como dijo antes), uno de los países ejemplares del Estado del Bienestar hay un gobierno conservador y la ultaderecha ha entrado en el Parlamento. Touraine está al tanto de los entresijos de la política española y se le nota, pero no hizo muchas valoraciones. Se refirió en cambio a lo que ocurre en Francia y a su ola de huelgas sucesivas para paralizar la reforma de pensiones que pretende Sarkozy. Muchos aquí ven esas protestas como modelo. Touraine no. Reconoce que, cuando Sarkozy planteó su propuesta se enfadó y simpatizó con las protestas. Una reforma de las pensiones, nos vino a decir, exige un amplio y largo debate, en que se tenga en cuenta a la gente que ha trabajado en sectores muy duros o que ha pasado una larga parte de su vida en el paro, no se puede despachar con el argumento de que crece la esperanza de vida. Pero luego se decepcionó, porque en las protestas y las huelgas no se han presentado alternativas, no se han aportado soluciones, no hay el debate que él quiere. Dice Touraine que en el partido socialista francés "hay algún empresario, pero ningún obrero".

Tendremos que empezar por ahí. A ambos lados de los Pirineos.


*La fotografía pertenece a Irene Bews

No hay comentarios: