jueves, 18 de noviembre de 2010

Del flash al plomo

¿Y si el juego mata-inmigrantes del PP catalán no fuera un error? ¿Y si se tratara más bien de una prueba? La respuesta a la polémica que ha despertado el Alicia Croft ha sido vacilante. Primero se dijo que se retiraba el juego, luego que no, que ahí seguía pero que no se podía acceder porque el servidor estaba saturado; después se reconoció que el juego no era muy buena idea pero, en todo caso, era de otros, de la empresa que lo desarrolló.

La verdad, con los antecedentes del PP catalán --con sus carteles equiparando a rumanos con delicuentes, con el sus racist-tour de eurodiputadas de Sarkozy para desmantelar campamentos, y demás-- es difícil no creer que, más que un error, se trata de una estrategia destinada a ganarse al posible electorado xenófobo de Anglada aunque sea con iniciativas que se anuncian y se retiran pero que son guiños descarados al racismo descarado.

Suena a tópico decir que quien juega con fuego se acaba quemando, pero visto como está el panorama internacional, y ya que el conservadurismo ha elegido a los inmigrantes como su chivo expiatorio para la crisis --mientras que el chivo de verdad, (los cabrones quiero decir, que son los bancos), reciben rescates indirectos-- se corre un grave peligro de que de los disparos en flash se pase a los de plomo de verdad.

¿Que no? Miren lo que pasó en EEUU cuando se debatía la polémica ley de Arizona que convertía a la inmigración irregular en delito:



Se trata de un concurso puesto en marcha por una radio ultra de Ohio el pasado mes de mayo, los ganadores conseguían un fin de semana en la frontera del desierto cazando inmigrantes, con el hotel pagado y algunos pesos en metálico.

No hay comentarios: