martes, 16 de noviembre de 2010

El PER de los ejecutivos


La semana pasada se aprobó una enmienda a los Presupuestos Generales del Estado con una extraña unanimidad. PSOE, PP y CiU votaron juntos el rescate de las empresas concesionarias de las autopistas radiales de Madrid, vías de peaje, que por no cumplir el tráfico previsto, ahora presentan pérdidas. Pero no por mucho tiempo, las empresas participantes en las concesionarias -- Abertis, Acciona, ACS, Ferrovial, FCC, OHL, e Itínere-- recibirán créditos de hasta 250 millones de euros para solucionar sus problemas. Es un escándalo. Claro que la alternativa de dejarlas quebrar también era mala, habría que nacionalizar las autopistas asumiendo costes mucho mayores, hasta 5.000 millones de euros.

Es otro ejemplo perfecto de cómo se ha desarrollado la presente crisis. La iniciativa privada falla estrepitosamente y acude a solicitar ayuda al Estado --que se sostiene, no lo olvidemos, con los impuestos de los curritos, los directivos de esas empresas apenas tributan o lo hacen en paraísos fiscales-- se les rescata y después se dedican a dar conferencias exigiendo austeridad en el gasto público y recortes sociales y laborales. Literalmente los grandes directivos de España escupen a la mano que les da de comer.

Y ese es el problema, si la opción de dejarlas quebrar es peor que el rescate que se las ayude, pero ¿no se puede exigir algo a cambio? ¿Quizá la dimisión de tan inútiles cúpulas directivas? ¿Un compromiso de sostenibilidad en el empleo a cambio de las ayudas? ¿Siquiera la garantía de que no acudirán en los próximos meses a foros de nueva economía para elogiar las maravillas de la libertad de mercado que acaban de despreciar como pedigüeños? Nada, supongo que es cómodo ser liberal cuando sabes que el Estado cubrirá todas sus pérdidas. Si dejamos caer un banco o dos, o alguna constructora, los del Ibex 35 se nos van a hacer troskistas.

Pero las autopistas de peaje deficitarias no nacen como los hongos en los días de lluvia. Tienen alguien que las planifica y las pone en marcha. En este caso no es otro que el ex ministro de Fomento Francisco Álvarez-Cascos a quien, definitivamente, este asunto no se le da nada bien. Primero, en Asturias, prorrogó hasta el año 2050 el peaje de la autopista del Huerna, la única vía hacia la meseta que, además, queda en manos de unos gestores incapaces de hacer previsiones ante una nevada. Ahora la broma de las radiales de Madrid nos va a costar una millonada para el erario público gracias a una dogmática visión de la economía. La crisis se prolonga ya dos años y no acaba de arreglarse, ¿cómo va hacerlo? Los responsables de la depresión siguen tan campantes recogiendo beneficios. Podemos recortar salarios, abaratar el despido, alargar la edad de jubilación y no habremos resuelto nada. No podremos tener una economía productiva ni eficaz mientras los improductivos y los ineficaces sigan dirigiendo el cotarro. Hay toda una leyenda negra (y falsa) sobre el PER de los jornaleros andaluces, que se supone que cobran por no hacer nada cuando no hay cosecha. Pero, ¿no estamos pagando aquí un PER multimillonario a los ejecutivos de empresas que salvamos con dinero de todos? ¿empresas en las que se despide a la mitad de la plantilla pero siguen con los mismos holgazanes al frente? Un poco de capitalismo salvaje y darwinismo social para sus defensores, hagan el favor. Que hay que predicar con el ejemplo.

No hay comentarios: