lunes, 22 de noviembre de 2010

Finde irlandés


La canción más famosa de Irlanda es Molly Malone, que hasta tiene una estatua en Dublín. Trata de una joven pescadera que arrastra su carro por las calles vendiendo berberechos y mejillones hasta que un día muere de fiebre. Las malas lenguas decían que Molly llevaba una vida desordenada por las noches y ejercía la prostitución, de ahí su fiebre, pero eso son habladurías. Todos querían a la buena Molly.

Hoy se ha confirmado ya el rescate de Irlanda por la UE y el FMI y cada cual trata de hacer sus análisis. Como Molly se nos ha desplomado en mitad de la calle, y aunque todos queríamos a la buena Irlanda (para mí es un lugar muy especial en mi vida, por muchas razones, hasta mi película favorita es Quiet Man) no sabemos si tendremos que hacer caso a los rumores de que estaba llevando una vida licenciosa en materia económica. Tan ligera de cascos en sus exenciones fiscales, paradigma de las políticas neocon. Muchos de sus proxenetas ahora reniegan de ella.

Quien más quien menos publica estos días los halagos pasados de líderes conservadores al modelo irlandés que hoy suenan ridículos. Yo voy a contar mi experiencia de este fin de semana.

Comienza en Menéame, en la lista de candidatas a llegar a portada, topé este artículo (a esta hora aún no ha llegado y no creo que lo haga). ¡Caray!, uno lo lee y no podría más que suscribirlo, hasta empieza diciendo que esto es "Socialismo para ricos: Privatizar Beneficios, Nacionalizar Pérdidas". Extraña porque el blog Nada es gratis no es precisamente un antro del rojerío, y tampoco es heterodoxo su autor, Luis Garicano. De hecho, quien costea este blog, Fedea, tiene un patronazgo de esos que rezuman independencia, compuesto por organizaciones sin ánimo de lucro (algunas de ellas, por cierto, empresas que han tenido que recurrir a los rescates del gobierno en el caso de las autopistas radiales de Madrid). Lo digo irónicamente.



El caso es que leyendo ese artículo, me puse a rebuscar en el propio blog Nada es gratis y me topé dos artículos más que me interesaron. Este, en el que se hace una denodada defensa de las reformas de pensiones y se exponen las, en su opinión, injustas críticas que se suelen (suelo) hacer por la ineptitud de los economistas a la hora de prevenir esta crisis y también a la hora de proponer soluciones. Claro que luego me topé con este otro. Se llama Envidia sana de Irlanda. Lo leí y dejé este comentario en el hilo de Menéame:

"Artículo del mismo autor, en el mismo blog, fecha abril de este año, título "Envidia sana de Irlanda", ahí va:


Perlas:

"(...) el plan es transparente, claro, y decidido, y permite a Irlanda resolver de una vez el problema del sector financiero"

"Un contraste similar entre Irlanda y España se produce en las medidas de consolidación fiscal. (...) El mercado ha considerado los planes presupuestarios irlandeses creíbles, y esto ha reducido su prima de riesgo"

"En definitiva, en Irlanda se han adoptado medidas drásticas de forma decisiva, rápida y transparente, y sin mucha resistencia popular. En España, no se ha tomado prácticamente aún ninguna medida impopular (la subida del IVA será la primera). Como consecuencia, mientras que Irlanda tenía, de partida, una situación mucho peor que la española, es muy probable que la salida de la crisis sea mucho más rápida en Irlanda, cuyo gobierno parece decidido a acabar con la crisis de inmediato."

"cuando la crisis vuelva a arreciar (recordemos que pasaron 6 meses entre Bear y Lehman), los que hayan hecho sus deberes, como Irlanda, respirarán tranquilos; los que no, nos encontraremos, de nuevo, en el ojo del huracán".

Es un línce el Garicano, qué tío, qué hacha."

Me parece bastante descriptivo porque no hablamos de declaraciones de hace unos años sino que Garicano, que ahora se escandaliza del rescate de los bancos irlandeses, defendía sólo hace meses en abril, las maravillas del plan de reajuste irlandés, la seriedad de sus medidas, en comparación con las de España. Si Garicano critica hoy el rescate bancario lo hace con la hipocresia del capitán Louis Renault, el gendarme de la Francia colaboracionista de Casablanca, que recogía sus fichas en el casino del Rick Café mientras lo cerraba escandalizado al descubrir que allí se jugaba. Pero Garicano y sus colegas no han hecho críticas al capitalismo de casino. Alguien dejó un comentario en su blog enlazando mi comentario en Menéame y ésta fue su respuesta:

"(...) ese post al que te refieres ya decía que Irlanda tenia un problema bancario mas serio que España; segundo creo que las dos cosas son compatibles, el hacer el banco malo y tratar de limpiar de una vez los balances bancarios, como defendía en la entrada a la que te refieres y sigo defendiendo para España; y el criticar el que Irlanda haya garantizado y rescatado a todos los bancos. Creo que en todos mis posts desde el principio he defendido el tener las tres palancas (1) decidir que insituticiones son solventes y cuales no; (2)a las que no son solventes, dejarlo caer- los acreedores (excluyendo a no los depositantes) deben pagar—recordemos que EEUU lleva 150 quiebras bancarias este año y no ha pasado nada; (3) los que son solventes deben ser saneados con ayudas públicas en forma de inyecciones de capital (para compartir la subida y la bajada) – no podemos dejar esto en manos de los propios bancos, porque el peligro es que se conviertan en “bancos zombi” que estrangulen la economía. Sobre si Irlanda o España son mas viables a medio o largo plazo, creo que “the jury is still out” y es bastante probable que Irlanda tenga mejores perspectivas a medio plazo, si consiguen no ser ahogados por el rescate Europeo."

Creo que son malas excusas de perdedor. Como le contesté en Menéame, es cierto que ya advertía de que los problemas bancarios de irlanda eran mayores que los españoles, pero era él quien trataba de hacer una comparación constante entre los dos países para cargar las tintas contra España. Y presumía de que ya estaba en la buena senda, libre de las presiones especulatorias de los mercados, frente a las rigideces del modelo nuestro.

Realmente yo no tengo ni mucha ni ninguna idea de economía. Cursé dos asignaturas de esa materia en la universidad y las aprobé con muchos apuros. Pero pese a las quejas de su blog sigo insistiendo en que los economistas, aunque sean catedráticos, se está comportando como videntes echadores de cartas. Y lo hacen por un prejuicio ideológico. Llevan décadas defendiendo la superstición de las virtudes de una mano invisible que opera en los mercados y que lo arregla todo por arte de magia. Cuando todo se ha ido al traste, insisten en que es necesario más descontrol y más ley de la selva. Creo que no lo hacen inocentemente ni por ingenuidad, sino porque precisamente reciben el patrocinio de los depredadores.

Y sí, creo que hay que hacer muchas reformas en España y Europa, algunas en el mercado laboral, o donde sea; pero para arreglar la crisis la primera reforma, la única eficaz, es poner coto a una economía financiera que no tiene ninguna relación con la producción real, que se basa en la especulación y en la estafa piramidal. Y creo que son los mercados los que deben someterse a los ciudadanos y sus instituciones. Y no al revés.

1 comentario:

Small Blue Thing dijo...

Eres el mejor.