viernes, 5 de noviembre de 2010

Manual para defender a B-16


Mañana llega a España el papa Benedicto 16, a Santiago de Compostela y la Barcelona. En Gijón, hay un festival erótico, mucho más recomendable para pasar el fin de semana; pero si ha optado por lo duro, misas multitudinarias, báculos y mitras, aquí le ofrecemos unos consejos para sobrevivir a tanto fervor.

Como en esta ocasión se han desatado las protestas laicistas (que si se sufraga con millonarios fondos públicos, que si es un teócrata que ataca constantemente los derechos civiles mientras no se toma en serio el problema de los pederastas...) por la llegada del pontífice los tertulianos carcas han tenido que sacar un arsenal de argumentos para defender este viaje tan interesante; vamos a verlos:

Vale, el viaje del Papa nos sale caro, muy caro, ¿pero y los beneficios que vamos a sacar? ¿La de bocadillos, banderines, rosarios y demás parafernalia que vamos a mercar? Dijo una tertuliana ayer en CNN+ que si no quieren que se pague el viaje del Papa con el dinero de todos, que los beneficios de todas esas ventas se repartan sólo entre los católicos. Eso, eso, a ver si todos esos ateazos renuncian fácilmente a todo eso, no sé cuánto, lo que sea. Por no hablar de los beneficios inmateriales del evento; porque eso de mirarse el bolsillo cuando hablamos de enriquecer el alma es de una gran pobreza de espíritu. El dinero no nos importa nada, por eso queremos el de los demás.

Vale, el Papa no viene esta vez como jefe de Estado, pero ¿es eso razón para que no sea recibido con toda pompa por nuestros representantes políticos? ¿No recibieron todos a Michelle Obama cuando vino de vacaciones a Marbella el pasado verano y no es jefa de Estado ni nada? Bueno, lo cierto es que, aunque no tenga rango oficial, el de Primera Dama es un puesto con una tradición muy arraigada en EEUU, se remonta a los tiempos de la guerra de Independencia y cuenta con su propia oficina en La Casa Blanca. No es oficial del todo, pero un poco sí. Digamos entonces que el pontífice también tiene glamour, que B-16 más que ninguno de sus antecesores es un fashion victim pendiente de todos los detalles y que si no es Michelle, es Susan. Su Santidad.

Y vale (este es el argumento definitivo cuando falla todo los demás), ¿por qué no os meteis con los moros tanto que criticais a los católicos? No hay huevos, que teneis miedo de que os pongan una bomba, porque criticar a los cristianos es mucho más barato, ¿no?

Y es verdad, fuera hipocresías. Si mañana se le ocurre venir a España al Rey de Marruecos, no como monarca, sino como Comendador de los Creyentes, que también lo es, y nos dice que va a visitar un par de mezquitas señeras y dirigir algunas admoniciones a los musulmanes aquí residentes y, de paso, criticar algunas de las medidas aprobadas por el Parlamento Español que no le gusten; seguro que todos los españoles de bien saldrán en masa como un solo hombre a defender su derecho a hacerlo y a que se dé unas cuentas exenciones fiscales a las empresas que colaboren. Seguro.

2 comentarios:

Small Blue Thing dijo...

Un matiz, nene. El título... los títulos de Comendador de los Creyentes de los alahuitas y de más al Oriente son títulos civiles y además, simbólicos desde hace como 200 años. Ya sé que queda muy raro, y no sé quién ha sido el lumbrera que ha escrito el artículo de Wikipedia; pero el monarca alahuita, en este caso, es Comendador para los cristianos, judíos y musulmanes de Marruecos.

Es cierto lo que dices, que la gente de bien saldría como un solo hombre (cf. titular de La Razón cuando vino el Presidente iraní Hatami en el 99 a ver los Reyes), pero los sunníes no tienen autoridad religiosa alguna equivalente ni al Papa... ni a un obispo siquiera.

Lordo dijo...

Gracias guapa, tu siempre aportas calidad.