jueves, 11 de noviembre de 2010

Sólo es una palabra


Ha dicho la candidata del PP catalán, Alicia Sánchez Camacho, que ella se opone al matrimonio homosexual, a que se le llame así, porque defiende un modelo de familia tradicional, en el que el matrimonio es de hombre y mujer. Sólo es una palabra.

El caso es que Sánchez Camacho es madre soltera, madre por inseminación artificial, ella misma se define como familia monoparental lo cual es muy correcto. Pero, lo cierto, es que en ese modelo de familia tradicional, el de toda la vida, de gente de bien, de orden y tal; a las mujeres que han tenido un hijo solteras no se les llamaba monoparentales, sino zorras. Sólo es una palabra. Supongo que a Sánchez Camacho no le importará.



Actualizado: El primer comentario de Franjo, me ha recordado esto, la pareja heterosexual que quiere una unión civil y no un matrimonio. Porque el absurdo se combate con el absurdo.

4 comentarios:

franjo dijo...

Estimado colega bloguero quisiera hacer una matización, por matrimonio se define la unión de un hombre y una mujer a través de unos ritos. La unión de dos personas del mismo sexo no puede definirse matrimonio, hay multitud de adjetivos para esas uniones, pero no es viable matrimonio.

Lordo dijo...

Franjo, si sabes inglés, lee esto:

http://www.sunherald.com/2010/11/09/2622661/straight-british-couple-seeks.html

Para que veas qué absurdo.

Small Blue Thing dijo...

Esto... no.

Matrimonium era la pastizara que pagaba la familia del esposo por el derecho a la legitimidad de sus hijos. O sea, que ni unión, ni ritos.

Tan es así que podemos cuestionar o no la poligamia (por quedarme cerca de casa) y su necesidad a fecha de hoy... pero no he visto a ningún detractor de los matrimonios polígamos negar que lo son; o no llamar a las segundas esposas "esposa". Se habla de la dignidad de la mujer, del comercio subyacente en algunos países, pero no otra cosa.

Por otro lado, ya que hablamos de ritos, estamos hablando del matrimonio civil. Ese que, en su vertiente heterosexual, no reconoce la Iglesia Católica (sí las protestantes, y otras religiones presentes en el Estado, ejem), y gracias a lo cual el príncipe Felipe se pudo casar con una divorciada.

¿Es tan difícil distinguir entre matrimonio civil y matrimonio religioso? Me las tengo que ver a menudo con señoras y señores mayores de Marruecos y pensamiento homófobo que, llegados a este punto pillan la diferencia ("si uno de los dos hombres muere joven, el compañero puede quedar en la calle"... "¡Ah no, eso no! ¡Hacerle eso es haram!"). Resulta bastante triste ver que personas como Sánchez Camacho, más jóvenes y supuestamente más preparadas, no llegan a hacer la distinción.

franjo dijo...

Mi intención es plasmar el significado de Matrimonio en la lengua Castellana, nada mas. El Diccionario de la Real Academia Española dice lo siguiente;

(Del lat. matrimonĭum).
1. m. Unión de hombre y mujer concertada mediante determinados ritos o formalidades legales.
2. m. En el catolicismo, sacramento por el cual el hombre y la mujer se ligan perpetuamente con arreglo a las prescripciones de la Iglesia.
3. m. coloq. Marido y mujer. En este cuarto vive un matrimonio.
4. m. P. Rico p. us. Plato que se hace de arroz blanco y habichuelas guisadas.
~ a yuras.
1. m. matrimonio clandestino.
~ civil.
1. m. El que se contrae según la ley civil, sin intervención del párroco.
~ clandestino.
1. m. El que se celebraba sin la presencia del propio párroco y sin testigos.
~ de conciencia.
1. m. El que por motivos graves se celebra y tiene en secreto con autorización del ordinario.
~ de la mano izquierda.
1. (Porque en la ceremonia nupcial el esposo daba a la esposa la mano izquierda). m. El contraído entre un príncipe y una mujer de linaje inferior, o viceversa, en el cual cada cónyuge conservaba su condición anterior.
~ in artículo mortis, o ~ in extremis.
1. m. El que se efectúa cuando uno de los contrayentes está en peligro de muerte o próximo a ella.
~ morganático.
1. m. matrimonio de la mano izquierda.
~ por sorpresa.
1. m. El que se celebraba expresando su consentimiento los contrayentes ante testigos aptos y un sacerdote con jurisdicción, pero no requerido para ello. Siguió siendo válido, aunque nunca lícito, hasta principios del siglo XX.
~ rato.
1. m. El celebrado legítima y solemnemente que no ha llegado aún a consumarse.
constante el ~.
1. loc. adv. Der. Durante el matrimonio.
□ V.