sábado, 18 de diciembre de 2010

Roma paga a traidores


Es una constante de esta crisis. Directivos, ejecutivos, presidentes de consejos de administración puedne haber llevado a la ruina a sus empresas, pueden haber contado por miles o decenas de miles los despidos de sus plantillas; pueden haber terminado solicitando la ayuda del Estado, ya sea por una intervención o un resacte, pero todos siguen ahí. Ninguno ha recibido castigo por su mala gestión.

La iglesia católica tampoco es diferente. Hoy el papa B-16 ha nombrado como nuevo obispo auxiliar de Sevilla a Santiago Gómez Sierra; quien fuera presidente de Cajasur desde 2007 hasta la intervención del Banco de España. Una intervención, por cierto, que se tuvo que hacer después de enormes resistencias por parte de la jerarquía católica a la cesión de la entidad y en plena avalancha de presiones de los mercados hacia el país cuando se comenzada a poner en duda la fortaleza de nuestro sistema financiero. No se puede calcular cuánto supuso ese golpe en pérdidas paar empresas o de empleos. Pero Roma sabe pagar a sus traidores.

El caso es que la intervención de la católica entidad ha abierto la caja de los truenos. El Banco de España imputa faltas muy graves a sus consejeros y también a Gómez Sierra. Hasta la intervención Cajasur acumuló pérdidas por más de 800 millones de euros, y se han descubierto arriesgadas opereaciones inmobiliarias.

Luego dirán que su reino no es de este mundo. La pasta, al parecer, sí.

No hay comentarios: