jueves, 25 de febrero de 2010

Alison Jackson


Me suena haber leído algo de Alison Jackson hace tiempo, alguna polémica por alguna de sus fotos. Es una artista que usa dobles de famosos --muchos de la familia real británica-- para retratarlos en situaciones cotidianas o maniqueístas. Tiene gracia porque el efecto está muy logrado. Sin duda la reina de Inglaterra se sienta para mear como el resto de los mortales, es probable que George W. Bush atragantado con un pretzel tuviera la misma pinta que en sus fotos, sin duda el príncipe Harry disfrazado de nazi hace el gilipollas así con sus amigos.

Lo interesante es que nos haga pensar sobre qué realidad nos ofrecen las fotos oficiales. ¿Son una manipulación en sí? ¿Por qué nos escandalizan menos que los recortes o los montajes?

miércoles, 24 de febrero de 2010

Me sobran los cargos


Juan José Corrales, alcalde socialista de Siero, dimite tras atravesar una rotonda, la noche de Les Comadres, y haber dado positivo en la tasa de alcoholemia.

Nacho Uriarte, presidente de Nuevas Generaciones, vocal de Seguridad Vial del partido y diputado, choca con otro coche en la calle Serrano y también da positivo. Ha dimitido como vocal de Seguridad Vial --supongo que lo exige tener un mínimo, minúsculo, microscópico ápice de vergüenza--, de lo de NNGG y de diputado, nada, que se está muy bien en el asiento.

Pobre Corrales, que sólo podía dimitir de una cosa, la única que era. Otros son mucho más ricos. Bastante como poder desprenderse de algún cargo de vez en cuando sin problemas.

domingo, 21 de febrero de 2010

Ni plomo ni oro

Me tentó pedir que, ya que nuestros servicios secretos se pusieron a investigar esta semana la identidad de los especuladores que han atacado nuestra economía, les diéramos una ración de lo que va entregando por ahí el Mossad. Algo de plomo para los que buscan oro, muerte a hierro para los amantes del vil metal. Pero aunque cuanto más se sabe de este asunto más lo pide el cuerpo, casi que no, mejor no.

Casi mejor contestar con cifras y datos, la mejor respuesta a unos ataques --hay que decirlo-- abiertamente racistas. No otra cosa es el regodeo con que la prensa financiera anglosajona llama Pigs (cerdos) en sucio acrónimo a Portugal, Irlanda, Grecia y España. Somos cutres, pero no tanto, o, al menos, quienes nos señalan son igual de cutres que nosotros. Extraídos de Financial Services Technology (en artículos bastante euroescépticos, por cierto) son estos dos gráficos:




Este muestra el nivel de deuda de los países del G20 increíblemente enorme en el caso de EEUU y el Reino Unido, mejor que se callen un poco ¿no?




Y este refiere la relación entre la aportación de cada país a la UE y lo que recibe de ella. España está muy equilibrada, un poco de mesura, entonces, para hablar de ella.


Problemas propios tenemos, y muchos, de los que casi no se habla. Aprovecho para enlazar este informe de la OCDE sobre las diferencias, según países, entre el nivel socioeconómico alcanzado por los individuos respecto al que tenían sus padres, es decir, la movilidad social que permite la educación:



En el medio andamos, con mucho que caminar hacia donde están los escandinavos, pero ¿y Gran Bretaña? Por favor.

jueves, 18 de febrero de 2010

Dedo para un joven español


Aznar, ex presidente destroyer.


Actualizado: Probablemente te hayas creído la propaganda progre sobre el por qué de ese dedo de Aznar. La realidad es otra. Es un Globe Trotter.



Bueno, y estudió magia con Harry Potter:

miércoles, 17 de febrero de 2010

Remake

Que en Hollywood andan faltos de ideas a menudo y tienen tendencia a volver a filmar --llevándolas a su terreno-- películas que se han rodado en otros lares es algo que ya se sabía. Lo nuevo es que el remake haya llegado a las grabaciones con el móvil, porque este Epic Beard Guy:





Es un remake del Niñato del metro de Valencia.




Eso sí los efectos especiales son mejores y la camiseta del Epic Beard Guy (I Am a Motherfucker) es genial, de márketing sí que saben.

martes, 16 de febrero de 2010

Copago, por favor


Todo el mundo se ha lanzado a ofrecer sus recetas para recuperar la economía española. Todo el mundo es, por supuesto, los popes del capitalismo financiero --catedráticos de universidades de nombre anglosajón que siempre terminan en Business School, columnistas de diarios neocon y apoltronados en general-- y sus recetas son, por supuesto, cirugía por las bravas; muchos recortes (en salarios y en gasto público) y frugalidad extrema para los currantes, aún hay clases.

No digo yo que no tenga que ser así, quizá. Pero la experiencia nos dice que en cuestión de recetas los excesos son malos, sobre todo si nadie de entre quien las firma se hace responsable de ellas. Algo de copago será necesario, digo yo, para esta terapia tan austera.

Quiero decir, que junto a todas estas medidas que hemos oído, será necesario tomar unas cuantas más si queremos que el enfermo salga adelante. Tenemos poca productividad, dicen. Y es cierto, pero también somos uno de los países de la UE con más horas laborales. ¿Qué pintan los trabajadores en sus puestos de sol a sol sin hacer nada sólo para que el jefe pueda disfrutar de sus ensoñaciones de autoridad ocho horas al día? ¿No será mejor trabajar bien en poco tiempo que poco en tanto? Eso no es responsabilidad de los trabajadores.

Queremos más formación. Es necesario, ¿pero no es España uno de los países de la UE donde más trabajadores ocupan puestos por debajo de su cualificación? ¿han usado alguna vez alguna empresa las ayudas que se ofrecían por la contratación de doctores, los estímulos que se ofertaron para invertir en investigación y desarrollo? No nos suena, contamos por millones los licenciados mileuristas. Eso no es responsabilidad de los trabajadores.

Es necesario recaudar más para el Estado, ¿dónde está el jugoso dinero negro que movió el desarrollo inmobiliario, no se les ocurre cómo sacárselo a sus detentores? ¿Cuándo piensan tomar medidas contra la economía sumergida, existen de verdad los inspectores de Hacienda y de Trabajo? Eso no es responsabilidad de los trabajadores.

Crece el consenso entre el establishment de que los sindicatos se han convertido en una fuerza reaccionaria que nos impide tomar las medidas necesarias para cambiar nuestro modelo de trabajo. Quizá, pero no podemos olvidar que al frente de la patronal se encuentra (respaldado ya unas cuentas veces por sus secuaces, perdón, por sus colegas) un tipo que ha estafado a sus trabajadores y a las arcas públicas y sigue tan campante. Definitivamente nos toman por gilipollas. Demostrarles que no tienen razón, eso es responsabilidad de los trabajadores.

Eso


Y dice Paul Krugman: "Así que no hay marcha atrás: para hacer que el euro funcione, Europa tiene que avanzar mucho más en la unión política, para que los países europeos empiecen a funcionar más como estados de Estados Unidos."

Eso quiero yo, los Estados Unidos de Europa.

lunes, 15 de febrero de 2010

Garzón o vencidos


Vencedores o vencidos tiene la virtud de que, además de tratar como el mejor cine clásico sabe hacerlo, el juicio de Nuremberg, lo hace escogiendo como asunto central el tribunal que juzga a los jueces que dieron carta legal a los crímenes nazis. Más allá de la reflexión sobre hasta qué hondo puede llegar la vileza humana se aborda además como el legalismo se presta en ocasiones a disfrazar con sus togas inmaculadas las mayores injusticias. El personaje de Burt Lancaster, el juez Ernst Janning, es un hombre atormentado, consciente de haber obrado mal, de haber colaborado en dar soporte legal al nazismo pero se siente ofendido cuando sus colegas tratan de escaquearse de sus responsabilidades por la "obediencia debida" o el mal entendido patriotismo.

¿Y aquí? Aquí no hubo ni habrá jamás un juicio similar a Nuremberg, ni nada que se le parezca. Jamás los tribunales españoles volverán a querer acercarse a juzgar los horrendos crímenes del franquismo. Quizá sobre los ataques a Garzón haya más de mezquindad e inquinas personales que interés en dejarlo todo atado y bien atado como quiso el dictador en su testamento. Quizá. Pero la patada que sus colegas en puñetas quieren darle a Garzón se la dan bien fuerte en el culo de las víctimas de la represión franquista. A los vencidos, dejando tranquilamente que un partido fascista como La Falange haya tenido acceso, por su personación en la causa, a los datos de todos esos familiares que buscan a sus muertos tirados por cunetas y fosas comunes. Cosas así son las que nos hacen añorar que no haya habido aquí jamás una depuración ejemplar como en Alemania, lástima de que no haya Nuremberg en España, qué pena, qué asco.

Ernst Janning le ruega al final al personaje de Spencer Tracy --el juez que le ha juzgado-- que piense que jamás creyó que se pudiera llegara a esto. "Se llegó a eso la primera vez que condenó a un inocente a sabiendas", le responde Tracy. Pues eso.

viernes, 12 de febrero de 2010

Nuevas meninas


Llegó la hora de darle cera a Marichalar a cuenta de su divorcio, tanto que le han retirado la figura del museo del ídem. Salió el muñeco con escarnio de programas del cotilleo que le siguen llamando "Don Jaime" pero ahora con recochineo. Será un tiempo de exceso de habladurías catódicas pero tanta desmesura no va a equilibrar el silencio católico.

Será por refranes --quien calla, otorga; uno vale más por lo que calla que por lo que dice; el hombre es dueño de sus silencios y esclavo de sus palabras-- pero la Iglesia española, que brama por las separaciones de los plebeyos, no dice ni mu sobre el divorcio real, bien dosificado desde la "suspensión temporal de la convivencia". No se escuchan amenazas de negar la comunión a los implicados en la ruptura de tal sacramento; y eso que bien que hablaron cuando nos planteamos quitar el crucifijo de los juramentos de los ministros en la casa del rey. ¿Se saben los obispos su propia doctrina, saben distinguir los ritos insustanciales de los siete que, según ellos, son misterio de la gracia divina? No lo sabemos, no dicen nada. Está la Conferencia Episcopal hecha un museo de cera en este asunto, todos cirios negros que arden callados.

Aparte de supersticiones, la marcha de Marichalar pone de relieve la hipocresía absoluta de las grandes empresas que se le disputaron como consejero ejecutivo y hoy le repudian como un paria. ¿Cumplió bien sus servicios, cuáles fueron? El Marichalar de cera que va transportado por dos operarios camino del almacén dibuja por completo unas Meninas de la monarquía contemporánea. Siempre en la frontera entre los intereses públicos y los privados, ajena a la transparencia fiscal, que trasnocha en parrandas de sala vip de discoteca pero quiere madrugar para ir a misa los domingos. Lo que pueblo, plebeyo él, llama ir de empalmada. Pero no hay un Velázquez que nos lo pinte. Seguimos siendo el perro o el enano del cuadro.


jueves, 11 de febrero de 2010

Noticias y tópicos



En Sociological Images (una vez más) me he encontrado esta joya de la BBC. Hay que saber inglés para disfrutarla, se trata de una parodia sobre los clichés y lugares comunes que se repiten en casi todas las noticias de televisión realizado en ese mismo formato; y aunque tiene algún punto muy británico, es perfectamente aplicable a lo que se emite aquí en España también.

El reportero describe cómo la noticias arrancan con un plano general de algún emplazamiento especial, cómo la cámara lo captará hablando hasta detenerse para dar pie a nuevas imágenes. Quizá un gráfico con Hechos que Aparecerán, De uno en Uno, En la Pantalla (XD). Sigue con imágenes de transeúntes a los que no vemos la cara, y opiniones de gente que no tiene ningún conocimiento en profundidad sobre el tema que se trata. Especialmente hilarante es el tópico del protagonista afectado por la noticia que narra sus penurias desde la cocina de su casa (XD XD), más gráficos recurrentes, la silueta de la familia tipo, y, para terminar, señales de tráfico en una otra dirección, una ventana, vuelta al narrador y un giro de cámara hacia arriba que se detiene en el nombre de una calle.

Enorme gag de humor.

martes, 9 de febrero de 2010

No estamos tan mal



"No estamos tan mal" dijo Zapatero en el congreso del año 2000 en el que se hizo con la secretaría general del PSOE. Su discurso fue el único no catastrofista, animó al personal.

"No estamos tan mal" ha sido el mensaje que una y otra vez ha ido repitiendo Zapatero, desde el comienzo de la crisis a los ciudadanos, y, en la última semana, a los principales autores de la opinión publicada (que no la opinión pública) del capitalismo financiero. Es malo creer en conspiraciones, pero es de tontos creer en las casualidades y más cuando se habla de especulaciones en la vorágine mercantil. No es cierto que los tiburones de las finanzas le tengan tirria a ZP porque es de los pocos líderes socialistas europeos, no es cierto. Tan falso como la acusación del PP de que el único problema de la crisis es Zapatero y que cuando se vaya todo se arreglará por arte de magia. El chiste de El Gran Wyoming, "la que está liando Zapatero" lleva tiempo siendo una consigna que la carcundia repite como un mantra que todo lo explica. Lo peor es que explican mejor la situación los Monty Python con su corto The Crimson Permanent Assurance, que el Financial Times, tan cutre que traduce las declaraciones de un ministro español con el servicio de Google.

No hay conspiración. Tampoco casualidades, hay gente que pretende forrarse a costa de nuestra ruina, como hizo George Soros cuando se llevó por delante la libra. Se ha dicho que los especuladores atacan porque se resisten a que se regulen más los mercados financieros. Ojalá fuera cierto, pero visto el paupérrimo balance de actuaciones de los estados contra el capitalismo de casino en los últimos dos años más bien se trata de una exhibición de su poder absoluto. La misma gente a la que se salvó a costa de los contribuyentes se divierte ahora quebrando países. Quizá de esta haya quien aprenda la lección y se pongan las pilas. Un consejo, este tipo de gente sólo conoce un lenguaje: el dinero. Es lo único que les duele. Durísimas multas, amenazas (veraces) de expropiación y largas penas de cárcel serán su única pedagogía. ¡Ah!, y seamos realistas, pidamos lo imposible. Ningún estado sólo podrá con ellos. O la UE actúa totalmente coordinada con EEUU o no habrá nada que hacer. Como dice Zizek, política es cuando se piensa lo imposible.

No estamos tan mal y es cierto. Mejor dicho, estamos mal, pero no tanto como quieren hacer creer quienes pueden sacar tajada de sus maldades. Para ZP se trata en realidad de un mensaje gastado, a fuerza de repetirlo tanto se ha quedado en ruido de fondo. Mejor que no lo diga más, que hable con decretos. Y una última reflexión. De los griegos --los clásicos-- aprendimos que el héroe no buscaba las hazañas sino que le fueron impuestas por el destino. El héroe no sale a buscar aventuras, se las topa cuando pensaba llevar una vida tranquila y sosegada, lo que le hace héroe es la manera en la que afronta las terribles adversidades que se le presentan. Ese podría ser un buen consejo para ZP, pero sería aún mucho mejor para que todo el mundo se lo aplicara.

PD. La aventura de los protagonistas de Seguros Permanentes Crimson (parte II) termina con su bajel arrojado al vacío porque la Tierra es plana. Eso es lo que quieren que creáis.

lunes, 8 de febrero de 2010

Ganadores y perdedores

En esta web han publicado este didáctico gráfico sobre qué grandes compañías han salido beneficiadas o perjudicadas de la crisis en 2009.





viernes, 5 de febrero de 2010

Cuchillo de palo para La Voz


"En casa del herrero cuchillo de palo" es un refrán que conocen bien todos los periodistas. En los medios siempre (o casi siempre) habrá espacio y tiempo para denunciar ante la opinión pública despidos y desmanes laborales de los más variados sectores económicos. Todos menos uno, el propio. Porque la prensa vive en la más extrema ley del silencio, más callada que la mafia, a la hora de hablar de los despidos de periodistas. De los propios o de los de la competencia.

En esta semana se ha culminado la última purga en La Voz de Asturias. Purga porque ha habido mucho más que motivos económicos para cerrar el acuerdo de venta entre el Grupo Zeta y Público del periódico con la salida de alrededor de una treintena de trabajadores. 30 números más (para los prohombres de nuestra economía los curritos no son más que números) para sumar a la docena que nos fuimos el pasado mes de abril en el ERE abierto por todo el Grupo Zeta.

Desconozco --y no tengo tiempo, ni ganas, sólo rabia-- la legalidad de apañar tal número de despidos sólo 9 meses después de que la autoridad de Trabajo haya dado su visto bueno a un ERE que, en teoría, se lleva a cabo para garantizar la viabilidad de la empresa. Nunca sabremos la respuesta, pero digamos aquí nuestra pequeña verdad.

En los despidos presentes de La Voz de Asturias --en los que Zeta y Público han querido jugar al poli bueno y el malo a veces, y otras a la mano derecha inmaculada que deja que la izquierda le haga el trabajo sucio-- no ha pesado ningún criterio empresarial, ni de reorganización laboral. Se ha despido en bloque a los 11 redactores más jóvenes que en el pasado ERE denunciaron que trabajaban sin contrato y ganaron en los tribunales los derechos que la ley del silencio de la prensa les negaba. A ellos se ha sumado una torna de otra decena, pero de los denunciantes no ha escapado ninguno. No ha importado la sección del periódico en la que trabajaran, sus cualidades profesionales ni su experiencia mayor o menor. Su delito, su culpa, su tremendo pecado no ha sido otro del que querer gozar de los mínimos derechos laborales: tener un contrato, que la empresa les reconozca como asalariados, que se les pagara como al resto de compañeros la misma bonificación por trabajar los domingos. Ser iguales que el resto, ¡qué arrogancia!

Hoy que se va a discutir una propuesta de reforma laboral, que se discutirán los años de cotización, la edad en la que podremos jubilarnos. Sabed que los medios de comunicación que os lo cuentan callan sobre las condiciones de trabajo que imponen a sus escribas (eso quieren) y que, hasta que hablen, toda indignación, matiz, crítica, elogio, o lo que sea que escriban en sus editoriales no será más que pura hipocresía. Un cuchillo de palo con que nos apalean.

Actualizado: El increíble Juan Vega me enlaza el artículo en ECTV. Lo hace después de denigrar en el segundo comentario de la nota a los que hicimos el blog No Cerreis La Voz en el pasado ERE, y una vez más, tratando de arrimar el ascua a su sardina. Si de enero a marzo se pasó el trimestre calumniando con la inminente venta de La Voz a Carlos del Castillo para hacer una plataforma "arecista" --falacia que sólo soñó él y sus secuaces y que, es evidente, era del todo incierta-- ahora puede seguir con la matraca aprovechando el despido de más trabajadores para cargar contra Roures y sus otros fantasmas personales. Sigo esperando una disculpa por tus mentiras. Dentro de unos meses tendremos que exigírtelas por las que cuentes hoy.

jueves, 4 de febrero de 2010

El traje nuevo de Adolfo


No deja de ser curioso que haya sido un modisto, encargado de vestir a la gente, quien haya mostrado de manera tan desnuda el afán depredador del liberalismo mal entendido. Adolfo Domínguez --empresario, por llamarle algo, al que no pienso comprar nada en lo que me resta de vida-- se despachó ayer con una sarta de tópicos en los que no faltó ni el manido recurso a la falta de esfuerzo de los trabajadores ni la hipótesis nunca demostrada de que detrás de cada baja por depresión se oculta un malvado interés de cogerse un año sabático por la cara.

Bueno, Adolfo primero nos habló de las bondades del despido libre porque estimularán a los empleados a ganarse "cada día" su puesto. Quizá esté pensando en hacer contratos de un día, o directamente no hacerlos, como parece que se estila en sus factoría de Marruecos y China (aquí se recogen un par de denuncias genéricas sobre el sector textil que le incluyen). ¡Ah!, los derechos laborales, las bajas por enfermedad, la prohibición del trabajo infantil... ¡qué tremendas cargas para los emprendedores, aquellos que sólo quieren aportar su capital e ideas por el progreso!

Pero he aquí que Adolfo se mostró como es realmente, con su traje nuevo del emperador que no es otro que lucir en bolas, cuando ese esfuerzo que reclama para los currelas le parece un obstáculo insalvable para los empresarios. Fue "solidario" con el presidente de la patronal, Gerardo Díaz Ferrán, en oposición a "algún pillín" que --según él-- anda por los sindicatos. Y no seré yo quien me ponga a defender a los sindicatos a estas alturas, pero si a Adolfo le parecen esos pillines, ¿cómo llama él a no pagar a los trabajadores, adeudar millones a Hacienda, y dejar en tierra a miles de pasajeros en un pufo de Nochebuena? Eso sí que es pillaje, sastre.

En fin, una vez más, vemos que quienes se llenan la boca con la necesidad de que se asuman responsabilidades entre los trabajadores se olvidan enseguida del esfuerzo, o la necesidad de ganarse el puesto "cada día" si de lo que se habla es de ejecutivos, directivos y toda esa casta que se llaman a sí mismo emprendedores cuando las cosas salen bien, pero que se lamentan de la mala lotería que les ha tocado cuando fracasan.

lunes, 1 de febrero de 2010

Espejo del alma

Hace mucho tiempo comentamos aquí una web que publicaba promedios de rostros tomando en distintas ciudades una serie de retratos para componer la cara más común del lugar. En esta otra imagen han tomado las fotografías de varios atletas de distintos países europeos para componer la faz media de cada estado.



Pero esta idea no tiene nada de nuevo. De hecho, cien años atrás el periódico New York Tribune ya se atrevía a especular con el futuro de las caras de América tomando como medida los rasgos --bastante estereotipados-- de los inmigrantes que llegaban al país.

Nada de negros, nada de asiáticos, nada de chicanos. Era demasiado suponer en aquellos tiempos lo mestizos que llegarían a ser los estadounidenses del presente. Pero lo inquietante de esta imagen es a quién me recuerda el rostro del americano del futuro imaginado por el Tribune. Ponedle el pelo más largo y el bigote más recortado, apenas hay que tocar los ojos o las cejas. Sí, es él.




Oh, my god!