domingo, 31 de octubre de 2010

Fátima sin milagros



En un encuentro literario en el que también participó Terenci Moix; en el auditorio de Oviedo, y acompañado por Juan Cruz como presentador, Manuel Vicent nos contó cómo había conocido a la Virgen de Fátima en persona, en un café de Lisboa, ya anciana. Claro que cuando se convirtió en Virgen de Fátima, a comienzos del siglo XX era una joven lozana, británica para más señas, y con la tez muy blanca, que se desplazó a Portugal acompañando a su marido, un topógrafo que trabajaba en obras que se contruían en ese tiempo en la zona que hoy acoge un santuario y centro de peregrinación. La joven muchacha, que se llamaba Mary, paseaba por el campo vestida de blanco (algo verdaderamente llamativo en el campo portugués de aquél entonces) y con un chal azul que les sirvió para cubrirse la cabeza cuando el pilló la lluvia en medio del paseo. Se subió a un arbol para atecharse, se durmió y cuando despertó se encontró con tres pastorcillos que la miraban fascinados. Les dijo que se llamaba María y en los días en los que coincidió con ellos hablaron de lo que pasaba en el mundo en aquellas fechas, la Primera Guerra Mundial y esas cosas. Después su marido terminó sus trabajos y se marcharon; cuando regresaron no sé si al año siguiente, o alguno más después, el árbol en el que se había guarecido era un centro de veneración mariano de primer nivel y hasta hoy.

Creo que Vicent cuenta esta historia allá por donde va, y ya la leído en varios blogs con distintas variantes de nombres y detalles. No sé si será cierta o una invención literaria; desde luego tienen que admitir que es un relato mucho más lógico y posible que la versión de los tres pastores y de la Iglesia Católica.


Lo cierto es que hace tres años, publiqué un reportaje en La Voz de Asturias, con este texto, sobre un ensayo de Umberco Eco acerca de las revelaciones de Sor Lucía. Eco no dejaba de darle vueltas a que tanta imaginería del apocalipsis le sonaba de algo, y era, claro de las ilustraciones del Beato de Liébana.

Eso sí, tanto los descreídos racionales, como los que hacen caso de estas fantásticas fabulaciones, todos podemos disfrutar de las bellísimas ilustraciones de ese Beato que se han recopilado en gran tamaño aquí.

jueves, 28 de octubre de 2010

Sánchez Cagón


Para mí, lo peor de toda la polémica de Fernando Sánchez Dragó --que empezó aquí, en una columna de opinión-- ha sido su rectificación, su aclaración, su mala coartada.

Destaco lo de dónde salió primero la historia de su trajín con dos púberes niponas porque en su escrito de respuesta la primera reacción, de mal perdedor, es decir que le atacan desde medios "de un determinado signo ideológico". No es cierto, no sé la tendencia de Noticias de Navarra, ni la del articulista que sacó a la luz esta historia (era una columna de opinión), pero donde se propagó todo, antes de que lo recogieran los medios tradicionales mayoritarios fue en internet, neutral por antonomasia.

Y en fin, cuando uno decide voluntariamente convertirse en un personaje antes de tener personalidad propia --que es el caso de Dragó y el resto de los enfants terribles de la carcundia nacional (que de vez en cuando se fuman un peta o hacen alguna payasada fuera de tono pero que en el día a día siempre acaban defendiendo los principios clásicos de la reacción)--, si tenemos que mirar al bufón en el escenario, digo, lo mínimo es que se atenga a lo que marca el papel, Pantalón, Arlequín o Polichinela. Pero no una día uno y al otro, otro.

Quiero decir que yo me esperaba que Dragó dijera, algo así como ¡pues sí!, me follé a las dos niñatas por delante y por detrás, qué pasa, que hay jovencitas que se desarrollan pronto y si menstruan es que ya están para ello, ¿qué pasa?

Pero no, dice que igual no tenían trece años, que seguro que tenían más; que del trajín no hubo nada, que fueron besitos y miradas, dice incluso que él no dijo nada, que fue un chascarrillo informal que luego lo trascriben gentes de las editoriales, correctores, qué sé yo. Vamos, que no había escrito el libro.

Supongo que, a veces, es mejor quedar como gilipollas antes que como malvado. Quizá tenga algo que ver que ya haya perdido un contrato con viajes Barceló y que peligre su continuidad en Telemadrid. Pero, como diría en estos tiempos, Arturo Pérez Reverte, menudo tío mierda el Dragó; ni para rectificar tuvo huevos.

miércoles, 27 de octubre de 2010

El que vota es Botín

Si bueno, creo que Rajoy hizo ayer algunas propuestas económicas --más privatizaciones y reducir el Estado de las Autonomías-- pero ni a los suyos le han parecido interesantes, lo que importaba era la foto, vean la prensa carca de hoy:



Vamos que, lo que cuenta es tener el favor del mayor banquero de España. Algún día nos maravillaremos de haber vivido un momento de nuestra historia marcado por el realismo mágico y la poesía; de tal manera que e mayor financiero del país se apellida Botín. Si un autor lo escribiera en una novela para una una ficción, lo llamaríamos recargado e hiperbólico.

En fin, que como ni Rajoy ni el conservadurismo se toma muy en serio esas propuestas económicas, vamos a las verdaderamente relevantes. La lucha contra el fraude fiscal, 260 millones recuperados de las cuentas de Suiza. Se trata "una cantidad que equivale a una cuarta parte de los ingresos obtenidos por Hacienda en 2009 por regularizaciones voluntarias (1.111 millones de euros), y similar también a lo que han pagado por IRPF unos 72.000 contribuyentes este año".

La reforma laboral, la reforma de las pensiones, los recortes en las autonomías, en los ministerios... Eso no es nada. Lo que vale es perseguir a los defraudadores del fisco. Y, al hilo de esto, ¿no podrá Wikileaks o alguien semejante contarnos los nombres de los 659 defraudadores? Quiero señalar con el dedo a quien me roba.


martes, 26 de octubre de 2010

La casta sin husos horarios


Apenas llevamos 200 años disfrutando del final de la sociedad estamental, esa en la que uno nacía noble o siervo y poco o nada contaba su mérito para estuviera condenado a pasarse la vida empuñando la espada o el arado hasta el final de su días; apenas dos siglos de una cierta movilidad de clases y ya nos la estamos cargando. Así es, en las sociedades occidentales la mayoría de la población vive con la presunción de que independientemente del lugar donde nazca, de su raza o su sexo podrá valerse de su esfuerzo para buscar su lugar en la vida; y a trancas y barrancas, con muchísimas dificultades y prejuicios en contra lo íbamos logrando. Pero desde hace muy poco hemos dado un paso atrás, o dos en realidad, porque se nos han ido instalando de nuevo los estamentos, dos castas cerradas, una por arriba y otra por abajo ante la indiferencia general.

Es una cosa rarísima, porque el 90% de la gente rica es hija de gente rica, pero es posible que una persona humilde logre enriquecerse con el tiempo, puede medrar, formarse, ser una eminencia, presentarse a unas elecciones y ganarlas. Nada de eso importa; hay ya una élite intocable formada por corporaciones internacionales a las que no ata ninguna ley de ningún Estado sino que es capaz de forzar a los países a su antojo por sus intereses particulares. Hablamos de personas jurídicas que, en realidad, se saltan toda jurisdicción y para las que no existe más norma que la de enriquecerse sin pararse en nada, ya sea destruyendo bosques, océanos o cualquier paisaje que puede convertirse en dinero contante y sonante; o explotando a niños de lugares remotos que producen en fábricas infectas alguna baratija de marca que aquí luego vale su peso en oro. Son entidades, pero formadas por personas físicas que también son intocables. Hay una casta de ejecutivos financieros que ha sobrevivido a esta crisis gracias al sostenimiento público pero que se esfuerza en empobrecer a quienes han pagado sus platos rotos porque cobran bonos millonarios por ello. Ninguno ha tenido que rendir cuentas por sus fechorías, no existen las leyes que permitan perseguirlos, su hogar salta a conveniencia por los 24 husos horarios.

Esos son nuestros amos, pero han tenido a bien entretenerse entregándonos a nuestros propios esclavos. Así, mientras abríamos todos los muros para el flujo de capitales, cerramos con alambre de espino todas las fronteras y los inmigrantes que logren traspasarlas forman un cómodo grupo de parias de usar y tirar. Hoy convive con nosotros un grupo de trabajadores clandestinos que no tiene ningún derecho social, que se ocupa en la economía sumergida sin posibilidad de salir de ella. En algunos lugares ya se discute que, incluso sus hijos nacidos en los países receptores del primer mundo, puedan ser privados como sus padres de todo derecho para poder expulsarlos y perseguirlos cuando ya no puedan ser explotados. En épocas de bonanza sudarán por el pan bajo el plástico de un invernadero, y tiempos de crisis servirán de chivo expiatorio por la degradación social y la delincuencia. El surgimiento de ambas nuevas castas, la superior y la inferior, está estrechamente relacionado porque la primera es la responsable de que la segunda haya llegando huyendo hasta aquí. Sólo los tontos pueden contentarse por ir tirando en este mundo del medio donde a duras penas se mantienen los mimbres del Estado de derecho, porque todo el tiempo que toleremos vivir apretados entre dos estamentos irá carcomiendo sin remedio nuestra fugaz sociedad de clases, efímera democracia.


domingo, 24 de octubre de 2010

Unos tacones muy lejanos

Es una discusión clásica sobre un clásico. ¿Quién disparó primero, Greedo o Han Solo?


Más allá del debate sobre los retoques que George Lucas ha ido haciendo con el tiempo a sus revisiones de la trilogía original, con añadidos digitales, escenas recuperadas o el cambio del actor que interpreta a Darth Vader en la visión fantasmal de la Luna de Endor con Yoda y Kenobi; la cuestión del duelo entre Solo y Greedo atañe al carácter de uno de los personajes principales, el anárquico contrabandista que lucha por su propio interés, tan chulo que cuando Leia le confiesa que le quiere él puede despacharle que ya lo sabía, un tipo tan guay que de verdad no nos importaba que hubiera disparado primero porque no necesitábamos de moralina barata para quererle tal y como es. Pero nos hemos entretenido un buen rato discutiéndolo.

Animada discusión que llevó a George Lucas a hacer el troll en el rodaje de Indiana Jones y la Calavera de Cristal.






Ahora ha llegado esta fotografía:



Y han sido demasiados los comentarios jocosos sobre quién sería más rápido.


Y de propina, unas fotos inéditas del rodaje de El Imperio Contraataca. Cada año sacan algunas nuevas; aunque aquí hay una verdaderamente reveladora de una escena fundamental. Y un nuevo libro sobre Darth Vader.

sábado, 23 de octubre de 2010

Palabras con Touraine


Terminábamos la entrevista con Alain Touraine preguntándole su opinión sobre el Tea Party en EEUU y sobre si podría tener alguna influencia en Europa, de manera que se desarrollasen aquí movimientos similares. Touraine nos respondió que, en Europa, el Tea Party debería ser la menor de nuestras preocupaciones, mucho peor lo tenemos con un auge de la xenofobia racista tradicional de este continente de toda la vida que ha logrado meterse en gobiernos como el de Holanda, que ha logrado representación parlamentaria en Suecia (¡en Suecia!) y que tiene suficiente capacidad de influencia como para que partidos conservadores a los que se supone centrados, como el de Sarkozy en Francia, a el PP español, acaben asumiendo parte de su discurso beligerante contra los inmigrantes.

Antes le habíamos preguntado sobre si en esa tendencia podríamos incluír a Angela Merkel con sus declaraciones sobre el fracaso del multiculturalismo. Touraine es claro, se desespera por quienes tratan de buscar la confrontación entre un modelo unívoco de sociedad y quienes pretenden que las particularidades destaquen por encima de los valores comunes. Ambos modelos deben convivir. "La sociedad debe respetar el derecho de cada iglesia, de cada fe religiosa, pero también el derecho a no pertenecer a ninguna de ellas", explicaba el sociólogo para quien la respuesta son los valores universales de los derechos humanos a los que todos deben someterse. En su opinión, sí hay un fracaso del llamado multiculturalismo si en lo que se traduce es en la formación de células aisladas en la sociedad, en cada cual cada pequeña comunidad se rige por sus propias normas, donde pueda imponerse la sharia en un barrio, mientras que a la vuelta de la esquina es de obligado cumplimiento la ley gitana y tres calles más abajo se tenga aprecio al derecho romano. Están muy bien las costumbres de todo el mundo, pero la ley aprobada en los parlamentos por gente votada en elecciones generales es para todos.

Touraine es autor del concepto de "desmodernización", algo que exige mucho más tiempo y espacio del que le vamos a dedicar aquí, pero que en cierto modo, venía a adelantar muchas de las causas de la actual crisis económica. En la entrevista se mofó de cómo los ganadores de esta recesión han sido justamente quienes la provocaron, es decir las entidades financieras que son las que siguen sumando beneficios mientras el resto nos empobrecemos, y ¿por qué? Pues porque la política ha desistido hace tiempo de hacer frente a los mercados y ahora se encuentra impotente para poder actuar contra ellos. La política o una política, porque según el sociólogo, lo cierto es que ahora mismo en Europa se está imponiendo la visión conservadora triunfante, favorable a los recortes sociales.

¿Y la socialdemocracia? Para Touraine está necesitada de un gran renovación, tanto que hasta en Suecia (¡en Suecia!, como dijo antes), uno de los países ejemplares del Estado del Bienestar hay un gobierno conservador y la ultaderecha ha entrado en el Parlamento. Touraine está al tanto de los entresijos de la política española y se le nota, pero no hizo muchas valoraciones. Se refirió en cambio a lo que ocurre en Francia y a su ola de huelgas sucesivas para paralizar la reforma de pensiones que pretende Sarkozy. Muchos aquí ven esas protestas como modelo. Touraine no. Reconoce que, cuando Sarkozy planteó su propuesta se enfadó y simpatizó con las protestas. Una reforma de las pensiones, nos vino a decir, exige un amplio y largo debate, en que se tenga en cuenta a la gente que ha trabajado en sectores muy duros o que ha pasado una larga parte de su vida en el paro, no se puede despachar con el argumento de que crece la esperanza de vida. Pero luego se decepcionó, porque en las protestas y las huelgas no se han presentado alternativas, no se han aportado soluciones, no hay el debate que él quiere. Dice Touraine que en el partido socialista francés "hay algún empresario, pero ningún obrero".

Tendremos que empezar por ahí. A ambos lados de los Pirineos.


*La fotografía pertenece a Irene Bews

jueves, 21 de octubre de 2010

Interpornografía





¿Va a perder el tiempo leyendo sesudos análisis sobre la remodelación del gobierno de Zapatero? ¿para qué? No hacen falta ni mil, ni cien, ni dos palabras. La Gaceta se lo da en una imagen: Rubalcaba, ese lobo feroz que con sus grandes orejas nos escucha a todos, es el nuevo hombre fuerte y se ríe viril en su nuevo cargo. Tan viril es esta etapa que ya no existe el Ministerio de Igualdad, así que que podemos sugerir que el superministro lo celebra con una felación, como es debido, sí señor.

Actualizado:

Quizá lo de La Gaceta sólo sea un síntoma, basta ver las declaraciones del alcalde de Valladolid; y ahora, esta otra foto:


En realidad sólo es un efecto óptico pero ya hace furor por internet. Definitivamente, no sólo es necesario un ministerio de Igualdad, sino que urge hacer uno del sexo porque una parte de este país, del centro a la derecha, está muy necesitado. Y se les nota.

martes, 19 de octubre de 2010

Un timo global


Es duro decirlo pero, para salir de la crisis, los empresarios españoles van a tener que contratar más y ganar menos. Digo que es duro decirlo porque, aunque es lo más lógico, no se lo acabo de escuchar a nadie en ninguno de los debates que padecemos hasta el tedio en los últimos dos años. Todo lo contrario, de hecho, la semana pasada el todavía presidente de la patronal, Gerardo Díaz Ferrán, proclamó todo lo contrario, él que ha estado meses sin pagar las nóminas a muchos de sus trabajadores, y aunque se ha llevado alguna colleja no se le han acabado de poner todos los puntos sobre las íes como es debido.

Sí, los empresarios deben contratar más. Y no se trata solo de que haya que mejorar las tercermundistas condiciones de precariedad que hemos sufrido incluso en épocas de bonanza (que es cuando nació el mileurismo, no en la crisis, y en las que se ha permitido que se encadenen contratos temporales de días, u horas, sin que pasara nada); que va. Eso ya sería demasiado, seamos más humildes y empecemos por pedir simplemente que la patronal firme contratos con sus trabajadores, porque lo cierto es que una cuarta parte de nuestros negocios se mueven en la economía sumergida, lo que supone un robo para todos. Y lo extraño, lo que ya es verdaderamente sospechoso, es que no sean los mismos empresarios los que pongan el grito en el cielo ante este relajo con el mercado negro, porque se está castigando a quien sí cumple las normas. Son, o deberían ser, los primeros interesados en que se acabara con este fraude generalizado.

Y, sí, van a tener que ganar menos. Y no se trata de imponerle a la gente que arriesga su dinero en un negocio qué es lo que debe hacer con él. Sino de que, para ser un verdadero emprendedor, parte del beneficio tiene que invertirse en la propia empresa, en renovar la producción y en desarrollarse con investigación y nuevas tecnologías. Eso es ser más competitivo y más productivo. Es obvio que buena parte de las empresas españolas no lo han hecho, no han sabido aprovechar el talento de una nueva generación más formada que arrastra títulos, másters y dos o tres idiomas por las oficinas de desempleo hasta que se marcha a otro país.

La crisis exige sacrificios y los trabajadores los han hecho. A muchos se les han congelado o se les han rebajado los sueldos; se ha abaratado el despido y se amenaza con endurecérseles las pensiones. Pero no vemos un firme propósito en la patronal ni de luchar contra el fraude fiscal, ni de promover reformas en los horarios laborales para producir mejor, ni de apostar por la estabilidad en los contratos. Sólo oímos hablar de exprimir aún más a los currelas . Pero esos trabajadores son también los consumidores de los productos que ellos venden, ¿cómo los comprarán? Son ellos sobre los que recae casi en exclusiva la imposición de tributos, ¿cómo podrá la inversión pública tirar de la economía si la iniciativa privada se escaquea constantemente? Lo cierto es que fue el dinero público el que tapó el agujero financiero con el que comenzó esta crisis, pero los mismos que la causaron siguen en sus puestos, cobrando bonos millonarios mientras exigen recortes a los demás. Si los beneficios de la banca y Wall Street suben como la espuma pero no crece el empleo ni hay crédito quizá es que no estamos viviendo una crisis. ¿No será más bien un estafa de escala mundial, el primer timo global de la historia?


domingo, 17 de octubre de 2010

Star y Star

No soy muy trekkie, nada en realidad; y además suelo disfrutar chinchando a los que sí lo son con el tema de qué es mejor si lo suyo o Star Wars. Me parece obvio, por muchas razones:






En todo caso aclararé algo, tengo el mayor de los respetos a los trekkies estadounidenses. Los que crecieron viendo la serie original de niños, y luego llenaron las salas de cine para ver las películas. Ellos me parecen gente auténtica, un ejemplo para los fans de cualquier tipo. Los europeos en general, y los españoles en particular, me parece unos advenedizos que, salvo honrosas excepciones, se apuntan al sol que más calienta porque, ahora que existe internet y somos globales, esto mola. Diré además que me encantó la película Star Trek 2009, de lo más entretenido que me encontré en mucho tiempo; no sé si los verdaderos trekkies comparten esta visión. Me gustó sobre todo por su descarado plagio en todo tipo de escenas de El Señor de los Anillos (como cuando llega el joven Spock a rescatar al consejo vulcano de la destrucción, que parece que va a tirar el Anillo Único al Monte del Destino) o a los episodios de batallas en los capítulos I, II, y III de Star Wars. Pero han copiado bien, como debe hacerse.


Toda esta parrafada sólo es para acompañar la publicación de este hermoso mapa del universo Star Trek, que el de Star Wars lo sacamos hace poco:



Larga vida y prosperidad en este domingo.

sábado, 16 de octubre de 2010

Peón Party

Esta semana Esperanza Aguirre ha manifestado sus simpatías por el Tea Party, y están todos a la búsqueda de un bautizo apropiado. Café Party, propuso ella; Tintorro Party, apostó Iñaki Gabilondo; nos queda por saber si habrá un Capuccino Party allá en Italia.

El Tea Party nace casi en el mismo momento en que Obama jura como presidente en el Capitolio. Es fruto de esa extraña soberbia redneck que se enorgullece de su ignorancia y que ejemplificó en la campaña electoral Sarah Palin. Nace también de la conspiración; los miembros del Tea Party están convencidos de que Obama falsificó su certificado de nacimiento; que es un musulmán oculto; que sus planes para extender mínimamente la sanidad pública son la antesala de un estado totalitario de corte comunista y nazi a la vez. Son un grupo esencialmente folclórico (en el peor sentido de la palabra) que nadie se tomaría en serio sino fuera porque, con el apoyo de Fox News, y la radicalización de las bases republicanas han podido colocar a varios de sus candidatos en las primarias del partido.

Pero todo esto ya lo hemos visto aquí. Radicalización de las bases, y teoría de la conspiración. Por una vez España ha ido por delante y el Tea Party americano es sólo una copia renovada y mucho más grande de Los Peones Negros de la pasada legislatura. Si allí lucen las barras y estrellas hasta en los calzonzillos, aquí hubo gente que sólo guardó en su armario prendas de rojo y gualda; también aquí eran ellos los auténticos defensores de la unidad de destino en lo universal que es España, y mucha, mucha conspiración. Si Obama tuvo que aguantar desde el primer día las calumnias sobre su pasado y sus creencias, en España hemos leído que ZP era protagonista de una trama secreta pactada con ETA, el islamismo radical, los servicios secretos de Francia y de Marruecos, la masonería y el eje del mal con Hugo Chávez y Evo Morales. ZP ha sido el anticristo, el destructor de España con los estatutos de autonomía, terrible carnicero que arrojaba bebés a las máquinas descuartizadoras en las clínicas abortivas, en definitiva, es un hombre muy malo:




Los Peones Negros no necesitaron primarias ni nada semejante para contar con el apoyo de los más destacados líderes del PP:


Y a falta de Fox News, aquí ha habido una auténtica pelea entre los medios de comunicación de derechas por ver quién la soltaba más gorda. Claro que mucho se apagó con una sentencia y unas nuevas elecciones; pero sobre todo con la crisis. ZP no tuvo los tradicionales 100 días de tregua en su primera legislatura, son ya seis años en los que se ha consolidado una industria facha de banderines y libros revisionistas en los que unos pocos se han hecho de oro con ese nuevo nicho de mercado del tardofranquismo español. Pero ya no es necesario recurrir a la masonería, ni a ETA, ni la destrucción de la familia. ¿Para qué si ZP es el directo responsable de que haya 4 millones (o cinco, según, convenga) de parados? Si es que los ha despedido él en persona.

Aquí todo es mucho más razonable.

jueves, 14 de octubre de 2010

Anonymous


Después de que la semana pasada las páginas webs de la SGAE y Cultura sufrieran un ataque, varios medios españoles comenzaron a referirse por primera vez a Anonymous. Con etiquetas como ciberactivistas, hackers de medio pelo, o gamberros del No future, creo que pocos han acertado a calificar lo que realmente es, y supone para nuestro tiempo, Anonymous.

"Somos anónimo, somos legión, no perdonamos, no olvidamos. Espéranos". Con algunas variaciones, estas son los versos que más se repiten en las muchas versiones de una especie de himno o manifiesto de Anonymous, pero el lema "Porque ninguno de nosotros es tan cruel como todos nosotros", les define mucho mejor.

Nacidos, como casi todo, o al menos mucho, de la Web 2.0 en 4Chan, Anonymous es un primer intento de consciencia colectiva de la red, una sin pepito grillo ni cabeza que la guíe, anárquica y gamberra por antonomasia. No puede ser de otra forma siendo en realidad, fruto de /b/.

La primera, y también la segunda, norma de internet es que no se habla de /b/. Es un claro homenaje al Club de la Lucha y también un criterio muy eficaz. En el frontispicio de /b/ se lee: "Las historias e información que aquí se escriben son obras artísticas de ficción y falsedad. Sólo un estúpido tomaría algo escrito aquí como un hecho". La esencia de /b/ es la pura provocación, hasta límites inmorales, y se jactan de ello. A menudo nos toparemos allí imágenes snuff, escatología, lo más desagradable de la red, con el objetivo de "mantener la pureza" de ese foro y que no se acerque cualquiera. El racismo es recurrente y siempre se juega en el límite de publicar pedofilia porque de lo que se trata de es de romper todos los tabúes. En eso /b/ es coherente, se han reído de todos y de todo, y no sienten el menor respeto por nada. Se autodenominan "superhéroes de internet" porque nada es sagrado para ellos. Por otro lado, son absolutamente geniales, increíblemente divertidos, y un sitio así debe existir.

Ya he hablado demasiado de /b/, y en todo caso, no son Anonymous. Es frecuente que allí, alguien entre buscando bronca contra alguien o algo y se tope desde el primer momento con el aviso de que "no somos tu ejército personal". Anonymous actúa sin cabeza, ni premeditación, aleatoriamente, hasta que fija su objetivo. De entre sus muchas hazañas, se ha destacado su firme campaña contra la Iglesia de la Cienciología, que llevó a algunos a lucir en manifestaciones caretas con el rostro de Guy Fawkes, pasado por el tamiz cinematográfico de V de Vendetta, y que ya es otro icono de Anonymous. Pero también son los protagonistas de hechos menos loables, como el linchamiento --digital-- este verano de una niña de 11 años, alias Jessi Slaughter, que sirve muy bien para explicar un concepto clave en esta historia. Lo que se hace "for the lulz".

Lulz es una derivación del más conocido LOL; viene a ser la risa, o risotada, malvada con la que se carcajea quien nos acaba de gastar una broma muy pesada, es la apoteósis del troll. Jessi Slaughter era una niña boba que se hacía la guay en su canal de Youtube, la tomaron con ella y la martizaron por teléfono e internet hasta provocar su llanto en directo en la webcam. En un momento dado, su padre cree que manifiesta tendencias suicidas, entra como una fiera en la habitación, se arrodilla para que le enfoque la webcam y empieza a lanzar una bravata inconexa y con errores gramaticales contra quienes se han cebado con la niña. El rostro iracundo de ese padre, eso es el lulz. Y Anonymous, muchas veces, se mueve por eso.

El establishment ya ha tratado a Anonymous como terroristas. Los perroflautas con pedigrí, revolucionarios con tradición, los tratan con desdén. Todos se equivocan, seguramente Anonymous no es el origen de un nuevo movimiento de protesta que vaya a cambiarlo todo, pero es un síntoma muy interesante. Que la hayan tomado con las entidades que defienden los derechos de autor es paradigmático. Por fin alguien se toma en serio el viejo lema de la propiedad es un robo, aunque sea la intelectual; y a la vanguardia del proletariado le parece que molestan unos niñatos.

Para mí, lo definitivamente más interesante y novedoso de Anonymous es que haya tomado el humor como arma. No es el humor que a mí más me gusta, y prefiero cosas como los Yes Men, pero les seguiré la pista. También esta semana se estrenó la intro de Banksy para los Simpson, ésta:





Diciendo lo que llevan denunciado tantos libros y autores en la última década, ha llegado a mucha más gente.

martes, 12 de octubre de 2010

El suicidio es colectivo


Cuando Zapatero anunció su cambio de política económica, una fuerte reducción del déficit, una reforma laboral que abarata el despido y, ahora también, una reforma de las pensiones; dijo que lo haría “cueste lo que me cueste”. En la víspera de la huelga general, los sindicatos dijeron que el presidente se estaba “suicidando”. Y es verdad, pero ¿cómo? Para parte de su electorado, Zapatero se suicida como un kamikaze, que se lanza sobre ellos, porque todas estas medidas económicas se dirigen únicamente a recortar derechos de los trabajadores mientras que los financieros responsables de la crisis no han sufrido, si quiera, una reprimenda. Dentro de su partido, el suicidio se espera que sea a lo bonzo, y algunos asisten en silencio a la inmolación; mientras que, los más veletas como el presidente de Castilla-La Mancha, sacuden la pierna de vez en cuando no vaya a ser que se chamusquen.

Pese a todo, para ser justos, lo que está ocurriendo aquí es un suicidio colectivo, en el que casi todo el país ha desistido de todo y solo espera que los rescoldos se apaguen para ver qué pasa con las cenizas. Lo hace el PP, con un Rajoy que ha decidido tomarse legislatura sabática y ha hecho de ZP el chivo expiatorio de la crisis. No aportan ninguna alternativa y, cuando lo hacen, o bien da risa (como cuando sugieren aumentar el gasto social a la vez que bajan los impuestos) o dan miedo (como cuando proponen aumentar el contrato de formación hasta los 30 años). Pero lo más sibilino y malvado es cuando se insinúa que los mercados no confían en este gobierno pero lo harán con otro. No basta que esos mercados hayan derrotado a nuestras democracias imponiendo la política económica que más les conviene, ahora también nos dirán quién conviene que no presida.

Si el suicidio de ideas fuera exclusivo de los partidos políticos, tendríamos un problema menor, pero la desidia es generalizada. La iniciativa privada que exige tantos recortes, llora luego porque no hay el estímulo de la inversión pública. Sesudos expertos nos advierten de que hay una generación escasamente formada que ya no podrá trabajar en el ladrillo, pero al mismo tiempo, los doctores, investigadores y políglotas jóvenes que podrían aportar su talento tienen que irse de España porque las empresas no les contratan o lo hacen en la más absoluta precariedad. Se llaman a sí mismos emprendedores, pero acabada la época de la estafa piramidal del ladrillo, ya nadie emprende nada, porque una cosa es dar pelotazos, y otra competir de verdad. De los fracasos de Gerardo Díaz Ferrán, sus colegas de la patronal dicen que tuvo “mala suerte”. Los empresarios españoles se arrogan todos los éxitos, pero nunca asumen la responsabilidad de los fiascos.

En las bolsas, nos dicen que está mal que hablemos de especuladores, que sólo son gente que ha prestado dinero y que quiere recuperarlo. ¿Por qué no decimos, entonces, que a esa gente le prestamos nosotros el dinero cuando hubo que tapar sus pufos hace dos años y siguen tan campantes? Si los bancos no dan crédito, ¿a qué se dedica el gobernador del Banco de España? Pierde demasiado tiempo extendiendo recetas a los demás, pero no se ocupa de los suyo. Nadie quiere decir nada que no sea señalar al de al lado como máximo culpable. Y mientras tanto, quienes de verdad construyen el país, los que madrugan, siguen en el tajo. Laboriosos en la hecatombe.




Banda sonora: You're too old to lose it, too young to choose it, Rock 'N' Roll Suicide, de David Bowie.

miércoles, 6 de octubre de 2010

Alianza pacata

Es un alivio saber que, con todos nuestros problemas, todavía hay gente que acumula el ocio suficiente como para preocuparse por cosas banales, como el sexo de los demás.

Ha pasado en Valencia, donde las presiones del arzobispado, ha servido para que la Generalitat elimine las clases de educación sexual de los cursos de Secundaria. Nada mejor que los cuentos del polen y las abejas, o las cigüeñas que traen niños de París, para evitar los embarazos adolescentes o la propagación de enfermedades de transmisión sexual. De toda la vida.

Pero nada de lo que digamos de los arzobispos será nuevo, malo es que coincidan en su mojigatería con un nuevo sector pacato en auge, la alianza invencible de los carcas de toda la vida con el feminismo bienpensante. Su última victoria ha llegado en Gijón --donde se va a celebrar un festival erótico-- y donde este cartel les parecía demasiado:



Así que decidieron que era mucho mejor este:



No tiene nada de original (ya se usó en festivales similares) y además, es una mala copia de un gag de El Peor Programa de la Semana del que no encuentro ningún enlace. Además, resulta ya cansino este tema en Asturias.

Desconfiad de quienes quieren deciros cómo debéis gozar, solo buscan controlaros con el sufrimiento.

martes, 5 de octubre de 2010

Volvamos a ir a la yerba


En Noviembre, el estado de California votará si se aprueba la legalización de la venta y posesión de marihuana. Si la iniciativa sale adelante se habrá dado un paso fundamental para una de las reivindicaciones más lúcidas sobre los derechos civiles y, probablemente, desencadene un efecto dominó de procesos similares que lleve a muchos otros estados a lo largo del mundo a replantearse la nefasta política sobre drogas que hoy padecemos. Más que nada porque, si la padecemos, es sobre todo porque fue EEUU quien impuso desde mediados del siglo pasado el absurdo rigor prohibicionista que sólo ha traído desgracias.

Se huele, y no puede estar mejor dicho ya que hablamos de marihuana, el viento de cambio sobre la cuestión. Porque, donde sólo hace unos años, se concentraba un pequeño grupo de librepensadores y hippies que reivindicaba la legalización de la marihuana, hoy ya hay varios ex presidentes mexicanos y hasta uno español. No es extraño, que el cannabis regrese a la normalidad de donde nunca debió ser marginada, es --ya lo he dicho-- en primer lugar una cuestión de derechos civiles que busca ampliar las libertades individuales; pero, además, ya a muy pocos se les escapa que resolvería muchos otros problemas de índole social y económica. Si hay tres ex mandatarios mexicanos que se han decidido a reclamar en voz alta esta medida es porque México está muy cerca de ser derrotado como estado por el gigantesco poder de la mafia del narcotráfico, grupos de delincuencia organizada a los que se ha cedido alegramente una fuente multimillonaria de ingresos con la que financiar sus instrumentos de extorsión y compra de armas, en ocasiones, superando a fuerzas policiales o militares. Es preciso que cambiemos nuestra política sobre las drogas para desarmar a estas mafias, para garantizar a los consumidores que obtendrán sustancias que hayan pasado los correspondientes controles sanitarios y, por último pero no menos importante, para que ese tremendo flujo de caudales pague impuestos y empiece a darnos beneficios a todos en vez de miseria.

No hay momento, además, más oportuno que éste para que comience a tomarse en serio esta iniciativa en España. En un país en crisis, en el que se calcula que una cuarta parte del Producto Interior Bruto se va al pozo de la economía sumergida, no estaría mal sacar a la luz algo del mercado negro; aunque sea para compensar, porque no parece que el Gobierno se vea con el ánimo suficiente para combatir el fraude fiscal y a la Seguridad Social con el que tan alegremente flota la iniciativa privada por aquí. El descaro con el que se nos roba a todos por medio de artilugios financieros o se paga en negro a trabajadores para no tener que cotizar; eso sí que es flipante. Y, dado que tampoco parece que ni desde las administraciones ni desde los muy emprendedores empresarios se vaya apostar por cambiar nuestro modelo productivo hacia la investigación y el desarrollo, por lo menos la legalización de la marihuana daría un buen impulso a la hostelería y al turismo, que deben ser los únicos sectores que se les ocurren.

Bueno, y a la agricultura, claro. Ya que en Asturias dan por cerrado el ciclo de la industria; y que a la minería se le ha puesto fecha de caducidad en el año 2014, volvamos a los orígenes. Sin garabatu, ni guadaña. Sin tener que cabruñar. Volvamos a ir a la yerba.


domingo, 3 de octubre de 2010

Madrid y el indio gorrón


El chiste del indio gorrón es así: Un vaquero, forastero, llega a este poblado del oeste y entra en el saloon. A su llegada todos le advierte, ¡cuidado con el indio gorrón!, pero el vaquero sigue impertérrito hacia la barra. Y allí se lo topa. El indio gorrón le mira y le pregunta; forastero, ¿de dónde eres? De Wisconsin, le responde. ¿De Wisconsin? --dice el indio-- ¿Conoces a ¿Thomas? ¿Qué Thomas? pregunta el vaquero; y el indio grita: ¡Un whisky doble!

Claro que el Tomás del que hoy hablamos es palabra aguda, y no llana. El secretario general del PSM será el candidato socialista para presidir la Comunidad de Madrid. No entraré en los entresijos de poder que han llevado a estas primarias, ni a cómo quedará la situación de ZP que apostó por Trinidad Jimenéz. No sé nada de eso. Sí que somos un país patético si unas primarias, que deberían ser la normalidad de la vida política, nos parecen lo extraño, lo raro y fuente de división.

Gómez ha ganado porque se ha ganado justamente la etiqueta de rebelde, y nosotros, los hombres y mujeres de este tiempo, amamos a los rebeldes, todos nuestros héroes lo son. Gómez ha logrado con su rebeldía el apoyo del 51% de sus militantes, y también de todos los que dentro y fuera de su partido quieren darle un bofetada a ZP. También con la rebeldía ha superado su mayor obstáculo que era el no ser muy conocido. Ya no nos pillará el indio con la pregunta, todo el mundo conoce a Thomas.

Ahora tiene una popularidad y un barniz de rebeldía; pero tendrá que rebelarse ahora contra quienes quieran usarlo como ariete contra ZP y amigos de ayer, serán mañana acérrimos enemigos. De cómo sepa llevar a los que hasta ayer eran rivales a su alianza dependerá que el PP no logre tomarse en mayo en Madrid su whisky doble, en la alcaldía y la comunidad.

sábado, 2 de octubre de 2010

Los del terror


De entre todas las portadas de la prensa carca el día siguiente al de la huelga general, la de La Razón brilló con especial fulgor. Puestos a denigrar a los huelguistas, nada mejor que compararlos directamente con los terroristas, ahí queda eso.


Tiene bemoles viniendo de un periódico que, según algunas informaciones , era cliente de la imprenta donde se atropelló a una mujer miembro de un piquete que resultó gravemente herida. En esa imprenta se trabajaba para La Razón y ADN, y el periódico borroka se hizo eco del caso como si no fuera con él. ¿Es esto terrorismo patronal? Quizá sí o no. Pero ya sabemos que al periódico con el que Lara juega a Juan March está encantado con la externalización de servicios, eso que trae precariedad y miseria.

Pero ya que vamos a hablar de terroristas, hablemos de los verdaderos. Por si acaso ZP fuera a caer en la tentación de ceder en la reforma laboral, la semana ha terminado con una serie de amenazas desestabilizadoras desde la "prensa económica", por llamarla algo.

Primero el Financial Times, que reprodujo en uno de sus blogs, las tesis de un anónimo que apuntaban a la manipulación de las cuentas del Estado. El blog, Alphaville, retiró la entrada pero dejó abiertos los comentarios. En ellos se apuntó pronto que, con toda probabilidad, el autor del anónimo provenía de Libertad digital, el primero que reprodujo la bobada reproducida por FT. Es probable, ya que los autores del artículo, poco antes habían publicado uno semejante.

¿No es demasiado burdo que el Financial Times publique una información anónima que llega desde una cuenta de Gmail creada ex profeso para remitírsela? Nada es demasiado burdo para la nueva economía global. Hoy el Wall Street Journal le dedica un vídeo a España, con toros, flamenco y sangría --sobre todo sangría de derechos laborales-- con una frase redonda: España “es el Lehman Brothers de Europa”.

¿Estáis bastante aterrorizados ya o tienen que seguir? Otra cosa, ¿por qué no sacaron un vídeo así el Wall Street Journal o el Financial Times hace dos años sobre el Lehman Brothers? Hay que joderse.